Category

Motus Christi

Tocar el amor de Dios nos lleva a salir de nosotros mismos. Motus Christi en Loja

By | Ecuador, Motus Christi | One Comment

“Si uno de verdad ha hecho una experiencia del amor de Dios que lo salva, no necesita mucho tiempo de preparación para salir a anunciarlo, no puede esperar que le den muchos cursos o largas instrucciones. Todo cristiano es misionero en la medida en que se ha encontrado con el amor de Dios en Cristo Jesús; ya no decimos que somos «discípulos» y «misioneros», sino que somos siempre «discípulos misioneros»” (Papa Francisco, Evangelii gaudium, 120)

Del 22 al 24 de febrero del presente año se ha realizado en Loja-Ecuador un Motus Christi con la participación de 21 jóvenes universitarios de diferentes carreras de Loja y Cuenca. 

Desde el primer momento se percibió en los jóvenes un deseo de vivir un encuentro personal con Cristo en un espíritu de silencio, recogimiento, oración y alegría. Estos días han permitido que cada uno se sintiera tocado por el amor incondicional de Cristo, que todos somos llamados a una vida plena de santidad, y que esto nos compromete a ofrecer nuestro tiempo, nuestra creatividad, nuestros talentos, para ayudar a otros jóvenes a vivir este encuentro.Todos han manifestado su deseo de continuar este camino de conversión desde la vivencia del evangelio para poder responder a la llamada que Cristo les ha hecho. Han sido unos días de gracia y renovación espiritual tanto para los jóvenes como para los misioneros y misioneras identes que asistieron.

Motus Christi y JMJ de Panamá: Decir sí a Cristo ahora

By | Motus Christi | 4 Comments

La persona de María y su ‘fiat’ ha sido la gran protagonista de esta hermosa aventura del Motus Christi y de la JMJ de Panamá, que ha tenido como lema “He aquí la sierva del Señor, hágase en mí según tu palabra”. Aldea de María se llamaba la casa de retiros de Capira, a 75 km al oeste, donde celebramos el Motus Christi, y el “hágase en mi según tu palabra” ha centrado las catequesis y las palabras del Santo Padre durante toda la JMJ, además de cantarlo hasta la saciedad en el precioso himno de esta 34ª Jornada mundial.

El milagro de llevar un gran grupo de jóvenes, soñado por nuestro presidente, P. Jesús Fernández, y por nuestros superiores generales, P. Luis Casasús y María del Carmen García, se produjo. Asistieron 75 jóvenes de Bolivia, Colombia, Ecuador, Estados Unidos, Francia y México, acompañados por once misioneros y misioneras.

El Motus internacional se desarrolló en la localidad de Capira, a 75 km (unas dos horas de autobús) al este de la ciudad de Panamá, con la llegada de todos los grupos el día 16 de enero por la noche. Ya desde el gozoso encuentro en el aeropuerto de Tocumen se percibía el precioso ambiente de familia que viviríamos desde el primer día en el Motus.

No sólo la casa, de la comunidad Magnificat, era un lugar de recogimiento y silencio, sino que la misma estructura y espíritu del Motus fue introduciendo a todos los jóvenes en ese clima, incluso a los más desacostumbrados a ello. Fueron descubriendo con sorpresa que la santidad es posible y que vivirla en comunidad es la manera más bella y fructífera. En ese sentido, los testimonios de varios hermanos y hermanas, profesos y probantes, fueron momentos de mucha emoción para los jóvenes al ver cómo no hay un prototipo de santo ni circunstancias ideales sino que Cristo nos llama a todos en las situaciones más insospechadas.

Ha sido un momento de gracia, de mucha gracia, que ha tocado a todos. Cinco días que nos han parecido un poco de vida eterna, de cielo en este mundo. En sus diferentes momentos: charlas, oración personal, comunidades, comidas, ateneo se ha respirado un ambiente de comunión y de servicio que invitaba a volar mucho más alto y a sentir la presencia de Dios en cada uno.

Esta atmósfera de familia y de vida fraterna les ha sorprendido tanto que ha ayudado incluso a los más reservados a abrirse y a buscarnos a los hermanos y hermanas para hablar de su vida, de sus sueños y de su amor a Cristo.

El toque carismático, donde muchos expresaron su decisión de seguir a Cristo con todas las consecuencias, fue un hermoso broche de oro. Como muestra, uno de los jóvenes dijo algo que ilustra el sentir común de los participantes: “Yo antes de venir a la JMJ tenía ciertos proyectos, ideas, intenciones de cómo pasar esta experiencia, pero ahora, después de haber vivido estas jornadas del Motus, pienso que el viaje ha valido la pena solamente por el Motus.”

Con cierta tristeza por dejar el lugar y por terminarse una experiencia tan intensa, el lunes 21 en la mañana salimos hacia la ciudad de Panamá, pues al día siguiente comenzaba ya la JMJ. La organización de la misma nos había informado recientemente que nuestro grupo sería alojado en la Parroquia Cristo Hijo de Dios, en el barrio de Samaria, donde cada peregrino estaría viviendo en una familia. Aunque al principio pensamos que hubiera sido mejor estar todo el grupo unido, alojados en un colegio o en los salones de la parroquia, enseguida nos dimos cuenta de que vivir con familias era una bella oportunidad de conocer al pueblo panameño desde dentro y de comprender su profunda religiosidad y su espontánea amabilidad y alegría.

Por otro lado, la Providencia quiso que estuviéramos en un barrio, el de Samaria, con bastantes necesidades y carencias, para conocer no solo el lado turístico de la ciudad sino la realidad en la que viven muchos panameños. La pobreza, la falta de salubridad en las calles y en las casas y la marginación eran evidentes, pero lo compensaron la gran alegría y cariño con que nos acogió cada familia. Nos dieron de lo que no tenían, al más puro estilo evangélico. Nosotros no podíamos ser menos: decidimos asumir esas circunstancias como un momento de misión y de compartir con nuestras familias adoptivas toda la riqueza recibida en el Motus.

Los frutos no se hicieron esperar. La generosidad y fe los panameños nos hizo sentir como uno más de sus familias, creándose unos vínculos fuertes, que todos anhelamos que permanezcan. Y todo ello pese a que pasábamos casi todo el día fuera y los momentos de convivencia se limitaron a las noches y a las mañanas en el desayuno.

Uno de los jóvenes participantes manifestó que para él había sido una experiencia formativa, porque había visto la bondad y atención de las familias de acogida y porque había aprendido a valorar más lo que tenía, a ser más servicial y más atento a las necesidades de los de casa.

Desde los días 23 al 28 la jornada estaba llena con las actividades programadas por la JMJ, por la mañana y por la tarde.

A parte de la participación en los diferentes actos de la JMJ y la atención al stand de la ‘feria vocacional’, la jornada transcurría desplazándonos entre los escenarios de los actos, en una semana de calor húmedo intenso, más de lo normal según los mismos panameños. En resumen: horas caminando casi siempre al sol, horas de espera antes del inicio de los actos también al sol, horas de transporte y de espera en el metro… Éramos verdaderamente peregrinos dentro de la ciudad, viviendo todo con una alegría sobrenatural, como el resto de los miles de jóvenes que estaban allí. Fue también sorprendente cómo el Papa Francisco, es sus exigentes y tiernas palabras a los jóvenes, les dijo varias cosas que de alguna manera habían aparecido en el Motus: vencer la comodidad y el conformismo; vivir el amor incondicional del Padre; vivir el ahora de Dios y no el mientras tanto, y el ponerse a caminar en pos de Cristo sin detenerse, arriesgándolo todo como María.

Después de la misa celebrada por el Papa el domingo día 28, se dejó la tarde libre para que cada uno pudiera compartir con la familia que le acogió y también este tiempo fue muy hermoso para todos.

Contemplando ahora esta fuerte experiencia humana y espiritual, es evidente que la participación en la JMJ no era ciertamente para ‘ver al Papa’, a modo de un espectáculo, que seguramente lo habríamos visto mejor desde la televisión en casa, sino para vivir junto a Pedro, el vicario de Cristo, un peregrinaje hacia Cristo, con María, para vivir este gran Pentecostés junto con toda la iglesia universal, reunida en torno a su pastor.

Otro regalo de la Providencia fue el encuentro ‘casual’ en el aeropuerto con el Arzobispo de Panamá, Mons. José Domingo Ulloa. Fue el mismo día que partíamos todos a casa, el martes 29 de enero, cumpliéndose así el deseo de nuestro presidente, el P. Jesús Fernández, de que lo pudiéramos saludar, cosa realmente difícil durante los días con el Papa. Está claro que para Cristo nada es imposible. Al acercarnos a él, Mons. Ulloa nos identificó en seguida por la camiseta que llevábamos, con la palabra “identes” en grande, y nos transmitió la gran necesidad que los universitarios panameños tienen de nuestro carisma.

Ahora en cada lugar las misioneras y misioneros deberán estar atentos a los jóvenes que participaron en la JMJ para que el fuego que allá brilló no se vaya apagando, sino que, como decía el Papa Francisco, los jóvenes tomen decisiones ‘ahora’, no para después, y que digan ‘sí’ como María a la voluntad de Dios.

 

¿Me hace falta un acompañamiento espiritual? Motus Christi en Berlín

By | Alemania, Motus Christi | One Comment

El sábado 20 de octubre se celebró en Berlín un Motus Christi. El tema partía de la cita evangélica de “Quedaté con nosotros, porque atardece (Lc 24:29)” y preguntándonos: ¿Me hace falta un acompañamiento espíritual?

Participaron varios miembros de la Familia Idente y nuevos estudiantes que se interesaron mucho por nuestro Carisma, y veían la necesidad de dicho acompañamiento espíritual.

El tiempo de oración se hizo por primera vez en una sala de meditación de la casa parroquíal, ya que la Catedral de Sta. Hedwigs, donde solíamos hacerla en dicha actividad, está en obras de momento.

La celebración de las Comunidades despertó en los asistentes la apertura espiritual como ocasión única de seguir profundizando en su relación con Cristo.

Como siempre, compartir la propia vida durante la comida dejó en todos los presentes el sentido de familia adorable de hermanos que siempre nos transmitió nuestro Fundador.

El Motus culminó con el toque carismático, que recogió de diversas formas la impresión común de presencia viva de Cristo en todos y cada uno, de vivencia del milagro como respuesta al esfuerzo personal de apertura a lo divino.

Motus Christi Berlin

Motus Christi à Paris

By | Francia/Bélgica, Motus Christi | No Comments

El domingo 21 de octubre de 2018 tuvo lugar en París, en la residencia de las misioneras identes, un Motus Christi que reunió a 15 jóvenes de la región de París, la mitad de los cuales acudía por primera vez.

La lección espiritual, impartida por el Superior General de los misioneros, Luis Casasus, conmovió profundamente a los jóvenes. Hablaba de un Dios que pide ayuda – “¡Te necesito! – a través de los sufrimientos y sueños del prójimo, y la experiencia que todos los hombres tienen, creyentes o no, de la presencia de Dios en ellos, que se manifiesta por su deseo de hacer el bien.

¡Todos los jóvenes participantes quedaron envueltos por la atmósfera de alegría vivida durante esta intensa jornada!

Ven a la JMJ de Panamá y al Motus Christi Internacional con los misioneros identes

By | Eventos, Motus Christi | One Comment

Los misioneros identes y la Juventud Idente tenemos abiertas las inscripciones para todos los jóvenes que deseen participar con nosotros en la JMJ de Panamá 2019 (22-27 enero 2019) y en el Motus Christi internacional que se desarrollará los días previos (16-21 enero 2019).

La JMJ con el Papa Francisco en Panamá, bajo el lema de las palabras de María “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu Palabra”, será un gran Pentecostés de toda la Iglesia joven universal y el Motus Christi una hermosa oportunidad para experimentar el encuentro profundo con Cristo y para convertir nuestra vida al amor infinito del Padre.

Toda la información a través del facebook de Juventud Idente internacional: @identeyouthIO y del correo: jmj2019@identeyouth.org

Deja que Cristo mueva tu vida: Motus Christi internacional Italia 2018

By | Eventos, Motus Christi | No Comments

Del 5 al 11 de agosto de 2018 tendrá lugar en Arpino (Italia) la nueva edición del Motus Christi internacional que cada año organizan las misioneras y los misioneros identes en Italia, como encuentro de espiritualidad dirigido a jóvenes de todo el mundo. En esta ocasión, bajo el lema habitual “Deja que Cristo ponga en movimiento tu vida”, se profundizará sobre las palabras de Cristo: “Sed santos, como vuestro Padre Celestial es santo” (Mt, 5, 48) tomando como hilo conductor la última Exhortación apostólica del Papa Francisco “Gaudete et exsultate” sobre el llamado a la santidad.

A través de charlas sobre el Evangelio, oración comunitaria e individual, la Eucaristía, la reflexión en grupos, trabajos monásticos, la convivencia familiar, el goce del entorno natural y la expresión artística, se disfrutará de la experiencia de la santidad vivida en común. El Motus promueve un verdadero encuentro con Jesucristo, por medio de la vida comunitaria, como camino hacia el corazón del Padre, dejándose transformar por el Espíritu Santo, que nos inspira que la santidad es posible y elimina los obstáculos para decir sí a este llamado de Cristo.

El encuentro tendrá lugar en el Monasterio de San Lorenzo, en Arpino (Frosinone, Italia), que dirigen los misioneros identes en esa provincia italiana.

Como actividad adicional al retiro se ofrece la posibilidad de participar en el encuentro de jóvenes con el Papa que se celebrará los días 11 y 12 de agosto en Roma. Para mayor información se puede llamar al teléfono italiano: +39 389 875 3969 o escribir a identes.roma@gmail.com

Espíritu de familia, benevolencia y sencillez. El Motus Christi de Pentecostés en París.

By | Francia/Bélgica, Motus Christi | No Comments

¡Gaudete et exsultate! ¡No te conformes con una vidamediocre! Estas son las llamadas del Papa en su última exhortación a la cual respondió con ilusión un grupo de jóvenes de diferentes ciudades de la región Ile-de-France. Por invitación de las misioneras y misioneros identes, se reunieron durante tres días para un encuentro espiritual Motus Christi, en París, en la Casa de las Hermanas de la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora de Lourdes. Profundizaron esta exhortación y compartieron esa llamada a la santidad para ver cómo ponerla en práctica en sus vidas diarias.

A todos nos conmovió el espíritu de familia, la benevolencia y la sencillez que prevalecieron en nuestro trato mutuo durante estos días vividos en la presencia de María. La oración del Trisagio mañana y tarde, la fiesta de María Madre de la Iglesia celebrada el lunes de Pentecostés (¡otro regalo del Santo Padre!) han sacado a la luz este vínculo íntimo que nos une a ella.

El Motus Christi se concluyó con un ateneo donde donde cada uno pudo lanzarse a escribir un poema, interpretar una canción o un baile, e incluso crear un espectáculo de marionetas.

Difícil de despedirse después de estos tres intensos días pero somos llenos de una alegría y paz renovadas, ¡aquellas que vienen “del Cielo”! Y como la santidad se vive en comunidad … ¡se planean otros encuentros!

Una unión asombrosa. El Motus Christi de Pentecostés en Bad Lautenberg, Alemania.

By | Alemania, Motus Christi | No Comments

Como cada fiesta de Pentecostés  se realizó un Motus Christi en nuestro centro S. Benno en Bad Lauterberg en Alemania. Los participantes eran de Frankfurt Oder y Berlin. Por primera vez contamos con la participación de niños. El tema del Motus era la frase del Evangelio: „Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre si no es por mí“ (Jn 14:12).

El parroco de Bad Lauterberg, P. Paul Chodor, nos había invitado previamente a participar activamente en la misa de Pentecostés. Una hermana nuestra y dos niñas ayudaron como monaguillos; en el momento de la homilía, una hermana leyó el comentario al evangelio de dicho domingo de nuestro Superior General Luis Casasus, e hicimos  las peticiones y acompanamiento musical.

En el toque carismático varios expresaron su asombro por la unidad y servicio vividos durante el fin de semana. Todos volvieron a sus respectivas casas con mucha ilusión de poner en acción lo que habían escuchado y vivido es esos días.

Motus Christi de adolescentes en Yaoundé

By | Camerún, Motus Christi | No Comments

El Lunes de Pascua llegaban a la residencia las trece jóvenes adolescentes, miembros de Juventud Idente y alumnas de catequesis, que vivieron lo que fue su primer retiro con mucha seriedad y responsabilidad.

Respetaron “el ayuno del teléfono” y mostraron todo el tiempo una hermosa disposición y apertura. Vimos la película de S. Pablo, en la que se transmite el celo apasionado del apóstol. Los momentos en la capilla, los cantos y una alegre convivencia pusieron el toque final al Motus Christi.

Nuestra hermana Yvette dio un bonito testimonio en el que resaltó con gratitud y reconocimiento la fe recibida desde su infancia, lo que impresionó a las jóvenes. Varias muchachas manifestaron en el toque carismático, que nunca habían pasado un momento tan entrañable, sintiéndose en familia y con deseo de acercarse a las demás sin prejuicios.

En definitiva, nos llamó la atención la apertura entre ellas y con nosotras, sin refugiarse en los típicos grupos cerrados sino todo lo contrario. Para la mayoría era su primer retiro y su deseo es repetir la experiencia.

Motus Christi para niños en Constantina (Sevilla)

By | España, Motus Christi | No Comments

Del 2 al 4 de marzo ha tenido lugar en el monasterio idente La Victoria de San José, de Constantina (Sevilla), un Motus Christi dirigido a niños y niñas de 10 a 12 años procedentes de las parroquias de Cádiz y de Sevilla que tienen encomendadas los misioneros identes. Asistieron también dos jóvenes gaditanas.

El tema propuesto fue la oración, siendo impartido por la Delegada de Sevilla, Isabel Orellana Vilches. Las misioneras de Cádiz prepararon unos cuadernillos que contenían en su portada algunos de los puntos del código oracional de nuestro padre Fundador, Fernando Rielo. La Delegada de Cádiz, Manoli Blasco Gálvez, ha dirigido varios talleres, uno de ellos de elaboración de trisagios, que el grupo acogió con especial agrado. Nuestro hermano Juan César Ramírez celebró las misas y administró el sacramento de la penitencia a los asistentes.

Los distintos momentos del Motus, como las reflexiones sobre el Evangelio, comunidades, oración y de Eucaristía, se combinaron con juegos, que les familiarizaban con el Evangelio, y con la preparación del Ateneo artístico. Todo ello ha sido una gran oportunidad de convivencia con la comunidad de misioneros que vive en el monasterio. Siempre reinaba un clima familiar muy bello en el que todos se ocupaban de las tareas monásticas, como la limpieza, la ayuda en la cocina, etc…, con caridad y responsabilidad.

Todos han partido a sus lugares de origen llevando con ellos la gratitud por la experiencia que por primera vez han tenido de participar en esta actividad religiosa, que les ha permitido reconocer en su interior a Cristo, y anhelar vivir en adelante la oración que les ayude a ir creciendo humana y espiritualmente. Es el deseo que han expresado al final.

.