All Posts By

Taniya George

Padre, te escucho

By | Asia, Fernando Rielo, Filipinas | No Comments

Las misioneras identes en Filipinas celebramos el 14 aniversario del tránsito de nuestro amado padre Fundador al cielo el domingo 9 de diciembre de 2018, con una misa que estuvo presidida por el P. Tomy Mundankunnel, sacerdote claretiano, nativo de Kannur y amigo nuestro.
El P. Tomy enfatizó en su homilía las experiencias místicas vividas por nuestro Padre Fundador desde muy temprana edad y que la forma de expresarlo en sus poemas es única porque hablan de su constante comunión con nuestro Padre Celestial.
Destacó que para Fernando Rielo el significado de sufrimiento tenía una dimensión distinta a la que normalmente se entiende hoy, desde un sentido negativo. Para el Fundador de los misioneros identes estar físicamente lejos de nuestro Padre Celestial era su mayor sufrimiento desde su niñez. Su sufrimiento estaba unido al sufrimiento de Cristo. Dijo que el sufrimiento tiene un valor redentor y por ello es muy importante vivirlo de esa forma en nuestra vida, en la vida familiar. El sufrimiento de Cristo, su sacrificio nos da vida. Y es así como lo entendió Fernando Rielo y por eso pudo llegar a los demás. Así como él, debemos ser corredentores unos de otros, haciendo y dando todo lo que es posible por nuestra parte para hacer que los demás estén alegres y felices, en otras palabras, dar la vida por ellos.
Señaló también que nuestra experiencia de Dios debe manifestarse de forma activa: llegar a los demás y compartir con ellos, partiendo de que todos somos hijos de nuestro Padre Celestial, unidos a Él a través de Cristo, su Unigénito Hijo.
Concluyó su homilía subrayando que el trabajo que realizan los misioneros identes es un compromiso de amor y que “no es posible ayudar a los demás sin ser movido por un constante amor y una comunión con Dios”. Además, se unió a la súplica de todos sus hijos para que la Iglesia reconozca la riqueza de la vida mística de Fernando Rielo y del carisma idente así como la iniciación del proceso de su canonización.
A continuación, se proyectó el video “Sed Santos”, culminando con un almuerzo en un ambiente muy familiar. Nos acompañaron en esta importante celebración varios miembros de la Familia Idente, jóvenes del Parlamento Universal de la Juventud, Voluntariado Idente y amigos de nuestra Institución.
Finalizamos este nuevo aniversario con inmensa gratitud a nuestro Padre Celeste por la vida de nuestro amado Padre Fundador y con la súplica de que nuestra oración y nuestra vida sean como él nos enseñó: “Sabed que toda la oración de este mundo se resume en una sola palabra: Padre, te escucho”.

Aniversario del tránsito de Fernando Rielo en Chiang Mai

By | Asia, Fernando Rielo, Tailandia | No Comments

El jueves 6 de diciembre celebramos en la comunidad de Chiang Mai el XIV aniversario del tránsito de nuestro padre Fundador Fernando Rielo en la comunidad de Saraphi con una Eucaristía presidida por S.E.R. Mons. Francisco Javier Virá, obispo de Chiang Mai, quien nos honró un año más con su visita en esta fecha tan importante para nosotros. Fue concelebrada por seis sacerdotes entre los que se encontraban nuestros hermanos Tinnakorn Latoo y Tanongsak Bikho.
A la celebración asistieron unas setenta personas, en buena parte feligreses del centro pastoral y algunas religiosas y amigos de la Institución.
Durante la homilía Mons. Virá, refiriéndose al Evangelio que se acababa de leer acerca del hombre sabio que construye su casa sobre roca, manifestó que Fernando Rielo fue un cristiano sabio según la parábola porque centró toda su vida en cimentar sobre Dios Padre todas sus obras, unido a Cristo, que cobraron un gran fruto como lo atestiguan los misioneros identes. Recordó, como en otras ocasiones, a missioneros Identes Eduardo y Komkrit, a quienes él conoció personalmente.
Se refirió igualmente a la iglesia que está en proyecto construir próximamente en nuestra finca y nos animó a iniciar la construcción cuanto antes con el dinero de que disponemos actualmente porque él nos ayudará a completarlo, ya que considera que habrá un futuro pastoral importante en esta zona de Saraphi donde ve que hay familias con muchos niños y jóvenes. Además su intención es que se inaugure el nuevo templo coincidiendo con las festividades del 350 aniversario del nacimiento de la Iglesia en Tailandia que tendrán lugar el próximo año.
Al término de la misa fue ofrecido por nuestra parte un buffet que se disfrutó por parte de todos en un clima de alegre amistad y sencillez, con cantos incluídos.

“Sigo esperando… y sueño”

By | Filipinas, Sin categorizar | No Comments

Conocimos a este niño durante el taller del Parlamento Universal de la Juventud el 25 de noviembre de 2018. El tema de este taller fue “conociendo nuestra identidad como hijos de Dios a través de la oración.”

Una cosa que me impresionó de este chico fue su sonrisa auténtica. Le pregunté “¿De dónde te viene esa sonrisa?” Y enseguida señaló hacia el cielo. Es evidente que todas las cosas hermosas de este mundo vienen de nuestro Padre Celestial.  

Continuamos con nuestra conversación.

PUJ: ¿Cuánto tiempo llevas en este centro de chicos de la calle?

Niño: 2 años (ahora, tiene 11 años)

PUJ: ¿Han venido alguna vez tus padres a visitarte?

Niño: No

PUJ: ¿Qué haces cuando echas de menos a tus padres?

Niño: Rezo por ellos.

PUJ: Te voy a contar un secreto que lo puedes hacer realidad cada vez que reces.

Niño: ¿Qué es? (con ojos de asombro)

PUJ: Cuando reces, ofrece esa nostalgia por tus padres. ¿Sabes qué significa ofrecer?

Niño: ¿Ofrecer? Es algo que tú das.

PUJ: Sí, así es. Lo ofreces a Cristo. No lo lleves solo. Entrégale a ÉL. Te sentirás mejor si haces eso.

Niño: Parece algo mágico porque justamente eso lo he vivido esta mañana. Echaba de menos a mis padres, entonces me puse a rezar y sentí alegría en mi corazón. Me puse feliz otra vez.

PUJ: Tu vida es una oración. Entonces, cada vez que veas aquí en este centro a un chico que esta triste, háblale y dale esperanza. Dile que cuando escuchamos las cosas de este mundo y a nosotros mismos, nos sentiremos más tristes. Es mucho mejor mirar a Cristo, nuestro Hermano Divino. Cuando estamos tristes el enemigo está feliz porque quiere que seamos miserables. Si estamos felices, estamos dando la victoria a Cristo.  

Bueno, entonces ¿qué vas a compartir ahora, con los niños de aquí cuando hables con ellos?

Niño: Compartiré con ellos lo que he oído de ti.

Inmediatamente entusiasmó a sus dos amigos y les dijo que ofrezcan su dolor cada vez que ellos echen de menos a las personas que aman. Nos sorprendió ver que sus dos amigos le escuchaban atentamente.   Es verdad que cuando compartimos nuestras experiencias místicas, la gente nos escucha. Fue un gran testimonio de amor.

Continuamos conversando con este niño…

PUJ: ¿Cuál es tu sueño para cuando seas mayor?

Niño: Quiero ser sacerdote. (Esperábamos que dijera, “Quiero ser un doctor, un ingeniero, un arquitecto…”)

PUJ: ¡Oh! ¿Por qué quieres ser sacerdote?

Niño: Quiero entregar mi vida a Cristo. El mejor regalo que puedo darle a Él es mi vida.

PUJ: Rezaremos por ti, y por favor, reza también por nosotros

El niño estaba muy feliz de haber conversado con nosotros. Y con sentido del humor añadió: “No te preocupes, no soy olvidadizo, guardaré todo en mi corazón.”

Nos despedimos de él dejándole con una gran sonrisa en su rostro. No estamos seguros si le volveremos a ver, pero tenemos la certeza de que compartimos algo que él puede llevarlo consigo a lo largo de su vida, y ese es ¡Cristo!

¿Quién dice Cristo que somos nosotros?

By | Evangelio | No Comments

Por el P. Luis Casasús, Superior General de los Misioneros Identes
Madrid, Comentario al Evangelio del 16 de Septiembre, 2018.
XXIV Domingo del Tiempo Ordinario (Isaías 50,5-9a; Santiago 2,14-18;Marcos 8,27-35)

Una respuesta popular y de moda a la pregunta sobre la vida humana (o la vida en general) es que la vida es…información.

Las células almacenan información genética en paquetes de ADN llamados cromosomas. Esto explica muchos aspectos de la evolución y la enfermedad, pero, por supuesto, el concepto de vida es más que biológico, social, moral o psicológico. Aún más, debemos entender el término “vida” y el concepto de “persona” más allá de la perspectiva individualista y este es el punto central de las Lecturas de hoy.

No nos engañemos; Jesús pregunta: ¿Quién dice la gente que soy yo? pero su principal interés es revelarnos quiénes somos nosotros. La pregunta original fue respondida por la intervención inspirada de Pedro, pero para ser fieles a nuestra identidad, necesitamos experimentar la cruz y seguir los procesos descritos por Isaías y Santiago. Esto no es sólo algo de interés intelectual, sino un camino de vida que gradualmente nos da perspectiva y constancia. Jesucristo quería que los discípulos conocieran bien Su identidad como Mesías y Siervo Sufriente, porque se suponía que lo tenían que tomar como modelo para sus vidas.

No podemos entender nuestra verdadera naturaleza y los planes de Dios sin sumergirnos en una interacción constante con las personas divinas. Como dijo San Pablo a los corintios: Porque el Espíritu todo lo escudriña, aun las profundidades de Dios. Porque, ¿qué persona conoce los pensamientos del hombre, excepto el espíritu del hombre que está en él? Entonces tampoco nadie comprende los pensamientos de Dios excepto el Espíritu de Dios (1Cor 2, 10-11).

Por lo general, no tenemos la visión necesaria para penetrar profundamente en el misterio del plan de Dios:

In generale, noi non abbiamo la visione necessaria per penetrare profondamente nel mistero del piano di Dio:

Había tres árboles jóvenes que crecían juntos en el bosque. Eran jóvenes, sanos y ambiciosos. Un día compartieron sus sueños. Uno quería ser parte de la estructura de un castillo o un palacio, por lo que se convertiría en espectador de la público, donde la gente se detendría, admiraría y tomaría fotografías. Pasaron los años, y los tres fueron cortados.

El primero fue cortado, y sus piezas sirvieron para construir un pesebre para un establo en Belén. El segundo también fue cortado, y su tronco fue vaciado para construir un bote, que fue lanzado en el Mar de Galilea. El tercero se cortó en vigas, dos de las cuales se juntaron para formar una cruz en el Calvario.

La Primera Lectura sienta las bases para comprender la naturaleza de nuestra existencia: no stamos solos. Podemos decir con el salmista: Caminaré en la presencia del Señor en la tierra de los vivos. E Isaías da una poderosa descripción de Su presencia en las situaciones más estresantes: El Señor abre mi oído para que pueda escuchar … El Señor Dios es mi ayuda, por lo tanto, no quedaré deshonrado… Cerca está El que defiende mi derecho.

Esto es muy relevante, porque nuestras reacciones ante situaciones de sufrimiento son sentimientos de tristeza, ansiedad o fuerte tensión interior, que pueden ser muy fuertes por un tiempo limitado.

En general, nuestra respuesta predominantemente es una de las siguientes:

Evitación, Huida: El recurrir a la evasión para luchar con el estrés evita que aprendamos y saquemos provecho en situaciones difíciles. Huir del estrés simplemente nos hace estar más preocupados cuando reaparece la tensión y aumenta la ansiedad. El auto-engaño y otros mecanismos de defensa, como la justificación, son las herramientas estándar para evadirnos.

Ataque: Si atacar es tu estilo, te encontrarás combatiendo la dificultad original… y otras nuevas, provocadas por tu agresividad y rebeldía. Ese fue el caso de San Pedro, descrito en el Evangelio de hoy; ninguno de nosotros quiere que otros sufran, por lo que inicialmente él no podía aceptar la verdad revelada por Jesús.

Distracción. La comida, el entretenimiento sin sentido o innecesario, las drogas o las compras, pueden proporcionar una gratificación instantánea, pero posponer nuestra respuesta siempre es peligroso.

Lo peor de todo, como es fácil ver, es que estas reacciones deterioran nuestras relaciones con Dios y nuestro prójimo. Especialmente cuando la contrariedad proviene de un choque con la voluntad de Dios o como resultado de un malentendido. No tenemos una perspectiva divina, e incluso con la mejor voluntad, vemos muchas veces todo desde un punto de vista mundano: después de su confesión de Jesús como el Cristo, el Mesías, Pedro oyó decir a Jesús, tú eres un hombre bendecido, y el al minuto siguiente, Jesús tuvo que reprenderlo: ¡Retírate, ve detrás de mí, Satanás! La forma en que piensas no es la de Dios, sino la de los hombres.

La Segunda Lectura profundiza aún más en los efectos de la presencia de Dios en nuestras vidas. Él está aquí para algo más que protegernos de la vergüenza y la desgracia. La fe en Él nos lleva a nuevos desafíos y oportunidades para amar a nuestro prójimo. Cada acto de amor nutre nuestra fe y esta interacción entre la fe y el amor verdadero proporciona significado y dirección a nuestras vidas. Es la única forma en que podemos ser verdaderamente auténticos a nosotros mismos. Esta es la razón por la cual, con respecto al viejo debate sobre las relaciones entre la fe y las obras, C.S. Lewis dijo que se parece a preguntar cuál de las dos hojas de una tijera es más importante.

Cuando estamos abiertos a los impulsos del Espíritu Santo, descubrimos que la verdadera alegría solo puede provenir de una verdadera oblación.

¿Por qué los Superhéroes son tan relevantes en la cultura popular? Superman, Batman, Wonder Woman, Spiderman, Los Guardianes de la Galaxia… Lo que atrae a sus admiradores es la capacidad de estos héroes para trascender las limitaciones impuestas sobre nosotros, ya sea nuestro egocentrismo, miedos o nuestra inclinación al mal. Esto ha sido analizado muchas veces. Aspiramos a imitar sus nobles impulsos y actos heroicos. Nos gustaría identificarnos con ellos. Los Superhéroes son modelos para nosotros, y están hechos a nuestra medida. Lo importante aquí es que todos estos personajes dedican sus extraordinarias habilidades para ayudar a los demás. En la vida real, tenemos muchas limitaciones para hacerlo correctamente: nuestro favoritismo, falta de energía, orgullo y preocupaciones personales, nos impiden vivir un amor y una generosidad ilimitados.

La invitación de Cristo no es ficción: Quien quiera salvar su vida la perderá, pero quien pierda su vida por mi causa y por el Evangelio, la salvará. La clave es que solo en Él encontramos la manera de renunciar a nuestra vida. Y esto significa morir a la imagen falsa que tenemos de nosotros mismos. De lo contrario, tarde o temprano seremos un triste ejemplo de la observación de Cristo: ¿Qué gana un hombre si posee todo el mundo, pero pierde su propia alma? Él mismo fue un ejemplo vivo, al rechazar la clase de Mesías glorioso que sus discípulos pensaban que debería ser. Para llegar a entender qué es realmente la vida, podríamos hacer una visita a cuatro lugares que nos ayudarán a caminar en presencia del Señor: un hospital, una prisión, un cementerio y el corazón de nuestro prójimo.

Cargar con la cruz significa seguir la voluntad de Dios a pesar de los temores e inclinaciones que no podemos eliminar, sólo soportar su carga. Pero, como las Bienaventuranzas y nuestra experiencia personal nos enseñan, incluso (especialmente) en los sufrimientos, experimentamos la misericordia de Dios.

————————————————————————————

Consejos para aprovechar al máximo la Santa Misa

  1. La Oración Colecta. La Colecta es una forma de oración del sacerdote que concluye el rito introductorio de la Misa. “Colecciona” o “reúne” las cinco partes de la oración en torno a un asunto común. Este tema a menudo se toma de las Escrituras, de la época litúrgica o del motivo que nos reúne en la misa para la orar juntos. La Colecta consta de cinco partes que se centran en un tema común. 1. Dirigirnos a Dios 2. Característica de Dios en la que nos fijamos (esto forma la base de la petición) 3. La Petición (pedimos algo a Dios) 4. El resultado que deseamos 5. La Conclusión Doxológica. Un ejemplo: 1. Dios Todopoderoso2. A quienes todos los corazones están abiertos, todos los deseos conocidos, y de quienes no se esconden secretos: 3. Purifica los pensamientos de nuestros corazones con la inspiración de tu Espíritu Santo 4. Para que podamos amarte perfectamente y alabar dignamente tu Santo Nombre 5. Por Jesucristo nuestro Señor, Amén

 

El obispo de Chiang Mai visita nuestra misión

By | Asia, Tailandia | No Comments

El 11 de agosto, los misioneros Identes recibieron como una grata sorpresa, la llamada de la diócesis, anunciando la visita del Obispo de Chiang Mai a nuestra Misión Idente en el Centro Pastoral de Saraphee, en el que también celebraría la misa dominical. El Obispo también quería conocer el lugar en el que estamos planeando construir una iglesia.

Informamos a la gente sobre esta visita pastoral, con pocas esperanzas de que vinieran a la misa ese día, ya que era la celebración del día de la madre en Tailandia y, siguiendo la costumbre, iban a visitar a sus madres, viajando muchos de ellos a las montañas.

El domingo 12, la Santa Misa comenzó puntualmente, cnncelebrada por los misioneros identes Francisco Sánchez y Thinnakorn Latoo. Con pocas personas al principio, fueron llegando progresivamente y la Capilla se llenó pronto, con gente de pie afuera de la capilla también.

El obispo dio una homilía muy simple y clara. Celebró el jubileo de plata de su ordenación sacerdotal el día anterior, lo que también mencionó. Habló sobre la importancia de la vocación y las necesidades de la misión y también expresó su preocupación por los jóvenes, amenazados por las drogas y el consumismo. Comentando las lecturas, citó el ejemplo de Elijah que fue alimentado por Dios en el desierto, señaló la necesidad de nutrir nuestra vida con la Eucaristía. Por lo tanto, tener más vocaciones es muy importante.

Al final de la Santa Misa, agradecimos al obispo en nombre de todos los fieles y en nombre de todos los Misioneros Identes. Como siempre, la gente se quedó después de la misa para compartir un poco de té y snacks y el obispo también se unió a ellos y habló con la gente muy amablemente, escuchándolos con mucha atención.

Más tarde, el obispo se quedó encantado de oir que nuestro hermano, el p. Tanongsak había ido a Wiang Pa Pao para celebrar la misa y nos agradeció por todo el servicio que estamos haciendo allí por la gente. Después, le mostramos el lugar donde planeamos construir una nueva iglesia. Expresó su deseo de que construyamos la iglesia el próximo año, ya que es el 350 ° aniversario de la evangelización de Tailandia. Dimos nuestro consentimiento, pero también expresamos nuestra preocupación por los recursos económicos, ya que todavía no tenemos los fondos suficientes para comenzar la construcción.

El obispo nos dijo que espera una iglesia sencilla, ya que es muy importante para las personas tener una iglesia y dijo que escribirá una carta pastoral a todos los fieles de la diócesis, pidiéndoles su colaboración y contribución, con la esperanza de construir la iglesia con la colaboración de todos.

Una vez más, el obispo expresó su preocupación por muchos jóvenes que están desperdiciando su tiempo y energía, cayendo en la tentación de las drogas. Cuando los misioneros le informamos de que también tenemos un proyecto para hacer un campo de juego y un área de deportes, le alegró mucho la idea, ya que no hay muchos lugares así cerca, que son excelentes para el apostolado con los jóvenes.

Antes de abandonar la comunidad, el obispo aceptó presidir la misa de aniversario de la muerte de nuestro padre fundador Fernando Rielo el 6 de diciembre.

Desde su gran generosidad, mientras conducía de regreso a su residencia en Chiang Mai, ofreció a los misioneros usar su coche en caso de necesidad.

Domingo intenso en nuestra misión en Saraphi (Chiang Mai)

By | Asia, Tailandia | No Comments

Como es habitual, el pasado dia 24 de junio, festividad de San Juan Bautista, celebramos en nuestro centro pastoral la Santa Misa dominical que, en esta  esta ocasión incluyó de manera especial la administración del sacramento del bautismo a una pequeña de siete meses, sobrina de una de las feligresas miembro de la Familia Idente.

Al término de la Santa Misa y tras los consabidos momentos de convivencia en torno a unos dulces, hemos tenido nuestra reunión mensual con varios fieles, para compartir experiencias espirituales a partir de la lectura en común del Evangelio. Algunos de los participantes en esta reunión eran padres de familia, cuyos hijos estaban reunidos al mismo tiempo con una misionera que les iniciaba en la catequesis.

Ya por la tarde, tuvo lugar la cita mensual con los feligreses y amigos que se van acercando más para conocer el carisma de la  Familia Idente. La actividad comienza con una reunión de carácter formativo centrada en la espiritualidad de la familia, con base en documentos pontificios y en el Nuevo Testamento. Estas reuniones están a cargo de nuestros hermanos tailandeses Yotsaya y Tinnakorn y  percibimos que van siendo cada vez mejor acogidas. Tras la reunión se comparte la cena, en la que participan todos de diferentes maneras,  seguida de animaciones de música, juegos, etc.. para alegría especial de niños y jóvenes.

El Procurador general, P. Fernando Real, visita Tailandia

By | Actualidad Idente, Tailandia | No Comments

El pasado 22 de mayo recibimos en Chiang Mai, al norte de Tailandia, la grata y siempre reconfortante visita del procurador general, P. Fernando Real, M.Id, procedente de Nueva York.

Después de descansar del largo viaje, se incorporó a las actividades de la provincia con la misa diaria a las 6,30. Recibimos a nuestro hermano Fernando con gratitud a nuestro Padre Celestial y a los superiores, por su presencia que siempre nos ayuda y reconforta a distancia cuando está lejos y ahora directamente en esta visita con su ejemplo de orden, disciplina, estudio y santidad en la vida diaria. Nuestro hermano Fernando agradeció nuestras palabras y habló a los jóvenes de parte de nuestro Presidente, por su honestidad y perseverancia, a pesar de que no es fácil para ellos. Después de la Santa Misa cenamos fraternalmente en casa de las hermanas.

El miércoles 23, después de celebrar la misa diaria a las 6,30 pm, los misioneros y misioneras celebramos el cumpleaños de nuestro hermano probante Somchai, en la residencia de los hermanos.

El viernes 25, en la oración de la mañana dirigimos unas palabras de despedida a nuestro querido hermano Rueangdet, que vuelve a Estados Unidos para continuar sus estudios. Después Fernando dio una pequeña charla. Luego, recibimos la visita de un joven italiano que hemos conocido y está en búsqueda por lo que nuestro procurador general le orientó a leer el evangelio, rezar el Trisagio y ayuda a los jóvenes participando en las reuniones de la familia idente.

El sábado 26 por la mañana viajamos a Wiang Pa Pao, en la provincia de Chiang Rai, más al norte de Chiang Mai, para tener un Motus Christi con los niños y jóvenes que residen allí qe son normalmente unos 120 alumnos, la mayoría católicos. Nuestro querido hermano Fernando habló acerca del documento del Papa Francisco sobre la santidad, de una forma tan sencilla y con tantos ejemplos, que lo entendieron todos desde los más pequeños de 9 años a los mayores de 19 años e incluso también algunos profesores que estaban presentes.  Después de responder por grupos de estudiantes acerca de tres cuestiones sobre su experiencia espiritual y tomar el almuerzo, con helado incluido, nos volvimos a reunir en la iglesia para que ellos compartieran sus opiniones a todos. A continuación dos jóvenes expresaron su testimonio y experiencia acerca de la vida de santidad y nuestro carisma. Después celebramos la misa y una joven dio las gracias en nombre de todos los estudiantes por la interesante charla recibida para su vida espiritual.

Después de esta bonita actividad apostólica, esperamos fructífera, tuvimos la misa en la capilla de la residencia con las hermanas y luego cenamos juntos como todos los sábados. El día 27 como cada domingo celebramos la Misa matinal, presidida por nuestro querido hermano Thinnakorn, con una bonita homilía sobre la Santísima Trinidad, concelebrada por nuestro procurador general, Fernando y nuestro hermano Francisco, superior provincial.

Despues de un refrigerio, tuvimos el grupo del evangelio como cada último domingo de cada mes, esta vez más numeroso y participativo que de costumbre, mientras nuestra hermana Yotsaya daba catequesis a los niños. Después almorzamos en la residencia de los hermanos e invitamos a la casa a dos jóvenes nuevos.

Después del  almuerzo  familiar, nos preparamos para la charla de la Familia Idente impartida por nuestro querido hermano Fernando, partiendo de la carta a los efesios 1: 3-4, relacionada con el documento del papa Francisco, pero en relación con la vida familiar en una vida de santidad diaria.

“Yo estaba en la cárcel y tú viniste a verme.” en la  Familia Idente de Filipinas

By | Filipinas | 2 Comments

La  Familia Idente de Filipinas visitó una de las cárceles de mujeres de Quezon City, el 9 de abril de 2018. Fueron allí con el propósito de presentar una obra sobre la resurrección de Cristo. No llevaron comida ni ropa  para los reclusos como usualmente  lo hacen otras instituciones benéficas. Llevaron la esperanza de Cristo a través de una representación y  de las historias que compartieron con los presos. También les entregaron tarjetas de Pascua personalizadas y hechas a mano por los mismos miembros de la Familia Idente.

Los presos se conmovieron al  leer los mensajes que contenían las tarjetas; un sentimiento parecido experimentó la Familia Idente  a tal punto de que no querían marcharse de la cárcel  sin escuchar la  historia de cada uno de los presos  y el motivo por el que ellos estaban allí.

Fue una experiencia desgarradora, ver a las mujeres más jóvenes no poder perseguir sus sueños, ya que se encuentran  tras las rejas debido a las opciones que eligieron en su vida. Estos reclusos reflexionaron en las consecuencias de la mala utilización de su libre albedrío. Poco a poco están empezando a seguir un camino recto, ya que pasan sus días en la cárcel.

Uno de los miembros de la Familia Idente se dio cuenta de que  nuestros errores no nos definen sino  que somos la suma del amor inmenso de nuestro Padre Celestial. Otro miembro comentó: “Es importante que permanezcamos en el amor de nuestro Padre Celestial, a pesar de las dificultades que estemos atravesando. Cuanto más permanezcamos en Su amor, más nos convertiremos en sus hijos”. Ella estaba muy agradecida de haber hecho una visita como esta. Pudo experimentar personalmente lo que significa ser un instrumento del amor de Dios, compartiendo con los presos la esperanza  que  sólo se puede obtener de Cristo. No sólo los presos  se sintieron bendecidos, también los miembros de la Familia Idente. Reflexionaron en que el mejor regalo que pueden dar a los demás es Cristo, y que el  mayor milagro no es obtener la libertad sino conocer a Dios.

En el Evangelio de Juan, Cristo dice: “Aquel de vosotros que esté sin pecado, que arroje la primera piedra”. Esto  nos recuerda que Cristo no condena a los pecadores. No condenó a la mujer que había sido sorprendida en adulterio sino más bien le dio un cometido: no pecar más. Cuando la Familia Idente terminó la visita a la cárcel, compartieron sus opiniones personales y reflexionaron en que debían pedirle una gracia a Dios para que nuestros hermanos que están en la cárcel no vuelvan a sus antiguos hábitos y también aseguraron  a cada preso que estarían orando continuamente por la conversión de su corazón. Un corazón libre, libre de elegir  la voluntad de Dios.

La Ascensión de Cristo significa que nunca estamos solos

By | Evangelio | No Comments

Por el P. Luis Casasús, Superior General de los Misioneros Identes
Comentario al Evangelio del 13-05- 2018, La Ascensión del Señor, Perú. (Hechos de los Apóstoles 1,1-11; Efesios 4,1-13; Marcos 16,15-20)

¿Cuál es el mensaje de esta solemnidad para todos y cada uno de los seres humanos? Perspectiva. Se nos ha capacitado para ver el lugar de Jesús en este mundo y en el Cielo. Pero al mismo tiempo, compartimos una visión de nuestra vida con los ojos de nuestro Padre Celestial: sabemos que nuestro destino final es estar con Él

¿Autoestima? Pero la dura realidad presente es que, en nuestros días, muchos de nosotros nos sentimos más inseguros que nunca. Nuestra vida está bajo presión. Estás en medio de una conversación crucial con una persona joven que se enfrenta a la soledad y el sufrimiento, y sabes que 30 personas te están esperando para iniciar una reunión importante… que aún no has preparado. Ese informe que debes entregar a tu jefe o tu superior… era para ayer. Tienes una lista de cosas por hacer, durante tanto tiempo, que ya puedes ver venir algunas noches en blanco durante los próximos días.

Es fácil sentirse ansioso y abrumado en el aquí y ahora. Cuando nos centramos en lo que está inmediatamente frente a nosotros, podemos perder la perspectiva de lo que realmente importa en la vida. ¿Debería elegir entre dos cosas importantes y necesarias? ¿Debo correr continuamente de un lugar a otro? Estas preguntas no tienen una respuesta clara. Además de eso, a menudo se nos malinterpreta por hacer el bien y sólo recibimos comentarios negativos y oposición. Algunos pueden hacerlo por envidia y a otros no les gusta la forma en que manejamos las situaciones. Pero esto no es todo; nuestros pecados nos impiden tener una comprensión realista de nuestra situación. Esto es, para creyentes y no creyentes, la principal fuente de inseguridad. A pesar de nuestra buena voluntad, terminamos por no sentirnos bien con nosotros mismos de ninguna manera.

En la cultura moderna, la panacea, la droga milagrosa para esta situación, parece ser la regla de “quiérete”. Independientemente de nuestros errores personales, nuestros defectos o la opinión de otras personas, se nos anima a amarnos a nosotros mismos. Cuando una persona se encuentra con baja autoestima, generalmente se le invita a enfocarse únicamente en las mejores partes de sí misma, como una forma de alejarse de sus rasgos poco atractivos o imperfectos. Es una práctica útil estar al tanto de los talentos, logros y dones que tenemos. Y, ciertamente no es saludable que sólo se consideren los aspectos negativos de nuestro carácter y comportamiento. Sin embargo, ambos enfoques son insuficientes … porque ambos representan una visión individualista de la persona.

En el siglo XX, la Psicología Humanista sostuvo que la autoestima es fundamental para la salud mental y emocional y esencial para todos los logros. Pero de acuerdo con este pensamiento, cuanto mayor es la autoestima, mejor, y todo lo que la disminuya, especialmente la autocrítica o la crítica de los demás, es perjudicial. Este es el problema con el concepto de autoestima que, si bien es algo necesario para evitar la depresión, para activar todo nuestro potencial o tolerar relaciones abusivas, se convierte fácilmente en exclusivo y absoluto, lo que nos lleva a la incapacidad de aprender de nuestros errores y a varias formas de narcisismo.

Imagina que estás mirando el horizonte desde el balcón de tu habitación. Los árboles, las montañas, un río y un pequeño lago. En todo, ves belleza y no te estás centrando en basura en la calle de abajo. No es perfecto; vemos belleza y la disfrutamos Incluso podríamos decidir retirar esa basura… Pero en cualquier caso tomamos la totalidad de lo que se ve.

¿Podemos entonces tener una perspectiva más realista? Esta es una pregunta importante porque nuestra perspectiva en la vida comienza a dar forma a nuestras prioridades y esas prioridades moldearán nuestras obras.

Como es bien sabido, Viktor Frankl señaló que aquellos que tienen un “porqué” para vivir, pueden soportar casi cualquier “cómo”. Este es un paso importante. En lugar de contemplar mi yo, se hace hincapié en algún objetivo esencial en la vida, y esto da la oportunidad de tener en cuenta positivamente a nuestro prójimo. De hecho, es fácil coincidir con la famosa psiquiatra Elisabeth Kübler-Ross, cuando dijo que las personas más bellas que ella había conocido son aquellas que han conocido la derrota, el sufrimiento, la lucha, la pérdida de algo (o alguien) sustancial en sus vidas, y han encontrado la manera de salir de esas profundidades.

Pero Cristo, con su Ascensión, nos da la visión más completa, la mejor perspectiva posible de nuestras vidas. Él NO está hablando de un objetivo, sino de una misión. La diferencia es que una misión es un legado, una herencia, algo que recibimos en un acto de confianza: en este caso, sorprendentemente, estamos invitados a tomar el lugar de Cristo. Salieron y predicaron en todas partes, mientras el Señor trabajaba con ellos y confirmaba la palabra a través de signos que les acompañaban.

Cada momento de la vida de nuestra Madre María es una proclamación de la confianza y la misericordia de Dios. A pesar de que no podía entender completamente el alcance de la gracia recibida, se acogió a la perspectiva más auténtica: la fidelidad a una misión y la abnegación, más que la autoestima, nos da, a cada uno y a nuestro prójimo, la imagen verdadera y divina de nuestro ser: Porque él ha mirado con agrado la pequeñez de su sierva. Desde este día, todas las generaciones me llamarán bienaventurada.

La siguiente historia nos muestra que, no sólo nuestra Madre María, sino todos nosotros, nos transformamos cuando recibimos y acogemos una misión, aunque sea aparentemente algo muy sencillo.

Una maestra de escuela fue asignada para visitar a los niños de un hospital y recibió una llamada de solicitando que visitase a un niño en particular. Su jefa le dijo al otro lado del teléfono: Ahora estamos estudiando sustantivos y adverbios en la clase. Te agradecería si pudieras ayudarlo, para que no se quede atrás de los otros niños. Hasta que la maestra visitante entró en la habitación del niño, no se dio cuenta de que estaba en la Unidad de Quemados del hospital. Nadie la había preparado para encontrar a un niño horriblemente quemado y con grandes dolores. La maestra sintió que no podía dar la vuelta y marcharse. Y entonces tartamudeó: Soy la maestra del hospital, y tu maestra me envió a ayudarte con los sustantivos y los adverbios. El niño tenía tanto dolor, que apenas respondió. La joven maestra hizo lo que pudo en su lección, avergonzada de hacerle pasar por un esfuerzo tan absurdo.

A la mañana siguiente, una enfermera de la Unidad de Quemados le preguntó: ¿Qué le hiciste a ese chico? Antes de que la maestra pudiera terminar su lista de disculpas, la enfermera la interrumpió: No me entiendes. Hemos estado muy preocupados por él. Pero desde que estuviste aquí ayer, su actitud ha cambiado completamente. Está luchando y está respondiendo al tratamiento. Es como si hubiera decidido vivir. El niño más tarde explicó que había perdido completamente la esperanza hasta que vio a la maestra. Todo cambió cuando llegó a una conclusión muy sencilla. Con lágrimas de alegría, el niño dijo mucho más tarde: No mandarían a una maestra a trabajar en sustantivos y adverbios con un niño que se está muriendo, ¿No le parece?

Su presencia. Como mencionamos anteriormente, El Señor trabajaba con ellos y confirmaba la palabra a través de signos que les acompañaban. Esta frase capta el significado de la festividad de hoy: nunca estamos solos y Cristo camina con nosotros. Lo hace en muchas formas diferentes. Por ejemplo, leemos en los Hechos de los Apóstoles: Durante la noche, Pablo tuvo una visión. Un macedonio se paró frente a él y le imploró con estas palabras: “Ven a Macedonia y ayúdanos”. Cuando vio la visión, viajó a Macedonia de inmediato, concluyendo que Dios les había llamado para proclamar allí la buena nueva. No deberíamos tomar esto como un caso singular y extraordinario. Quizás lo primero que se te ocurre pensar es que nunca has tenido un sueño semejante. Seguramente, tienes razón, pero este momento en la vida de Pablo es solo un ejemplo, y nos enseña dos características de la presencia de Cristo:

* Nos da signos claros e inconfundibles de su voluntad, de sus expectativas actuales sobre nuestra misión.

* Nos da un nuevo entusiasmo y energía que nos permite ponernos en marcha de inmediato para cumplir nuestra misión.

Estos dos rasgos, que son tanto simultáneos como complementarios, son manifestaciones del Recogimiento y la Quietud místicas, respectivamente. Estos son los primeros efectos internos del don del Espíritu Santo por medio de Jesucristo, y los efectos externos son los signos que nos acompañan para autentificar la realidad de nuestro mensaje. Expulsar demonios y coger serpientes con nuestras manos significa que realmente podemos dar paz y libertad a nuestros semejantes. Hablar nuevas lenguas es una forma de decir que se nos capacita para presentar la verdad del Evangelio de maneras nuevas e inesperadas, nacidas de la inspiración del mismo Espíritu Santo

Quizás no nos damos cuenta del alcance de lo que decimos en la III Plegaria Eucarística: Dirige tu mirada sobre la ofrenda de tu Iglesia y…que formemos en Cristo un solo cuerpo y un solo espíritu. Que Él nos transforme en ofrenda permanente. ¿No es esto la plenitud de la oración, la oración continua? Este es probablemente el cambio más profundo operado en nuestras vidas por la presencia de Cristo en la Eucaristía, a través del Espíritu Santo. Convertirnos en una ofrenda permanente o eterna equivale a vivir en un estado de oración continua.

No sólo eso. En medio de las persecuciones y las luchas, somos capaces de perdonar porque se nos da la perspectiva correcta para ver la debilidad de los enemigos de Jesús y de aquellos que en algún momento son nuestros enemigos: Todo esto les harán por causa de mi nombre, porque no conocen al que me envió (Jn15: 21). El corazón de la humanidad odia escuchar y se rebela contra la necesidad del arrepentimiento para el perdón de los pecados.

El mundo, al rechazar a Cristo no sólo rechazó sus palabras, sino también sus obras y las obras de nuestro Padre. Cuando perdonamos, estamos verdaderamente haciendo una obra de nuestro Padre, que será la huella que nuestros enemigos utilizrán para descubrirlo, en este mundo o en el último día. La Ascensión nos recuerda el espíritu omnipresente de Dios cuidándonos y protegiéndonos de todo, de las palabras duras y la crítica, el abandono y la exclusión, incluso del dolor del sufrimiento de la muerte al ser testigos y mártires de Cristo.

Sólo a través de la Ascensión somos completamente conscientes de que somos hechos para siempre una parte de la naturaleza de Dios. En la medida que tenemos la seguridad de que todo lo que Él ha hecho permanece eternamente, también entendemos que nuestras obras, humildes y limitadas, tendrán valor eterno. Esto nos ayuda a recordar que, sea cual sea nuestro estado físico o psicológico, cualquiera que sea nuestra edad, cualesquiera que sean nuestros talentos y limitaciones, tenemos una misión en el mundo. Tú y yo siempre tenemos un servicio que ofrecer, un testimonio de amor que dar en el momento presente de nuestras vidas.

Debido a que Cristo ha ascendido, podemos sentir su presencia, realmente hablándonos, realmente enseñándonos, realmente derramando su amor en nuestros corazones a través del Espíritu Santo.

Su mundo. Un significado aún más profundo de la Ascensión es que Jesús, verdadero Dios y verdadero hombre, que regresa al Cielo, nos está diciendo quiénes somos, a dónde pertenecemos.

En palabras del Papa Benedicto: La Ascensión de Cristo significa que ya no habita en el mundo de la corrupción y la muerte, que condiciona nuestra vida. Significa que Él pertenece completamente a Dios. Él, el Hijo eterno, ha llevado a nuestro ser a la presencia de Dios.

Esa es otra forma de enseñarnos cómo vivir con una perspectiva diferente: estamos llamados a seguir a Jesús no solo en su peregrinación en este mundo, sino también en su posesión del paraíso; como dijo el santo Papa León, incluso hemos entrado al Cielo en la persona de Cristo; por su gracia hemos recuperado mucho más de lo que habíamos perdido por la ira del diablo.

La Ascensión, es deificación y la deificación nada menos que la plenitud de la creación del hombre. No es un regreso al pasado eterno después de un episodio infeliz en la tierra. Es el lugar del hombre, de una vez por todas, dentro de la vida y el amor de la Trinidad, donde todo puede florecer y ser fructífero eternamente. La Ascensión de Cristo significa que Él está reinando actualmente desde el cielo y, por lo tanto, estamos llamados y capacitados para honrarlo y obedecerlo en todos los aspectos de nuestra vida personal. En verdad, el Espíritu Santo es la presencia de Cristo en la vida del cristiano, presente personalmente en todo momento y en toda circunstancia.

Permitan que concluya con unas palabras del Concilio Vaticano II, analizando algunas de las formas de presencia de Cristo, ahora que Él ya no está en forma humana:

En la celebración de la Misa, las formas principales de la presencia de Cristo en su Iglesia se manifiestan progresivamente. Primero, Él está presente en la asamblea de los fieles reunidos en su nombre; luego está presente en su palabra cuando se lee y se explica la Escritura en la iglesia y se explican; asimismo, Él está presente en la persona del sacerdote; finalmente, y sobre todo, Él está presente bajo las especies eucarísticas, de una manera completamente única, Dios y hombre, completa y entero, sustancialmente y continuamente. Esta presencia de Cristo bajo las dos especies se llama ‘real’ no en un sentido exclusivo, como si los otros tipos de presencia no fueran reales, sino “por excelencia” (Eucharistic Sacramentum).

 El concepto de presencia no es una mera analogía o metáfora. De hecho, el primer mandamiento de Dios a Abraham fue caminar en su presencia. También es una advertencia útil para dejar claro que debemos escucharle no sólo en los momentos de oración en silencio, sino en medio de nuestras actividades y reflexiones, es decir, cuando caminamos.

En definitiva, caminar en Su presencia significa ser conscientes de que somos atraídos y purificados por Su poder, que nos lleva a cumplir el fin para el cual nos ha creado. No es suficiente saber esto de manera abstracta; debemos pasar toda nuestra vida dentro de esta consciencia creciente. A través del Espíritu Santo, Él está presente para nosotros más profundamente de lo que somos para nosotros mismos. Está a nuestro lado y dentro de nosotros, con el tipo de presencia más profunda y activa posible

Que vuestro gozo sea completo

By | Evangelio | No Comments

Por el P. Luis Casasús, Superior General de los Misioneros Identes
Comentario al Evangelio del 06-05- 2018, VI Domingo de Pascua, Perú. (Hechos de los Apóstoles 10:25-26.34-35.44-48; 1 Juan 4:7-10; Juan 15:9-17)

¡Qué visión tan diferente! Jesús nos está diciendo que el fin de guardar Sus mandamientos es que encontremos un gozo completo. Sin embargo, sufrimos y nos desesperamos, gastamos una gran cantidad de energía, tiempo y esfuerzo para encontrar formas de hacer elecciones apropiadas entre el viento de las pasiones y la paz de Cristo. ¿Terminaremos creyéndole?

¿Qué es esta dicha completa? La Primera Lectura nos da una pista sobre el significado de esta dicha divina: Los gentiles recibieron el Espíritu Santo, se dieron cuenta de que habían sido elegidos por Dios. Y esta conciencia de haber sido escogidos por Dios, según un plan único y personal para cada uno de nosotros, es la fuente de esta alegría.

Pero la plenitud de la alegría solo se logra cuando tenemos la oportunidad de compartirla con alguien. Esto explica por qué se podía oír a los gentiles hablando en lenguas y glorificando a Dios. Por la misma razón, la mujer en la parábola de la moneda perdida, al encontrarla, llama a todos los vecinos a regocijarse con ella. En otro contexto, cuando un científico descubre algo que nadie sabía antes, no puede esperar para publicarlo y compartirlo con el mundo científico. Por el contrario, cuando nuestros amigos no muestran interés en una historia que les contamos, un evento emocionante, algo extremadamente gozoso que nos sucedió, nos sentimos frustrados y nuestra alegría no puede ser completa.

Experimentar algo por uno mismo es diferente a experimentarlo con los demás. Esta es una clara indicación de que nuestra verdadera conciencia no es individualista. Nuestra alegría crece compartiendo; cuanto más compartes, más tienes. No sólo eso; incluso inconscientemente, particularmente con nuestro arrepentimiento, podemos cambiar el nivel de alegría en el Cielo: Habrá más regocijo en el cielo por un pecador que se arrepiente que por noventa y nueve justos que no necesitan arrepentirse (Lc 15: 7).

La alegría es un estado de ser compartido. Tiene poco que ver con los éxitos o el cumplimiento completo de nuestros planes. Una pareja estaba celebrando su primer aniversario de matrimonio. Ambos habían planeado secretamente entregar un regalo al otro. Cada uno quería entregar lo que el otro más deseaba. El día señalado llegó rápidamente. Rompió la mañana y hubo un intercambio mutuo de regalos. El marido, para comprarle a su esposa una diadema, que ella apreciaba mucho, había vendido su reloj de bolsillo. Y la esposa vendió su largo cabello para comprar a su marido una cadena, que le gustaba mucho, para su reloj de bolsillo. Al abrir sus regalos, se dieron cuenta de lo que cada uno había hecho. Rodaron por sus mejillas lágrimas de alegría …

De hecho, el gozo completo es la perfección de la alegría que experimentamos por el esfuerzo que hemos realizado, cuando compartimos nuestro mayor o menor logro. Cuando la misión cumplida tiene como fin realizar la voluntad de Dios y nos damos cuenta de que Él está realmente satisfecho con nuestra humilde contribución, entonces saboreamos el gozo espiritual completo.

San Francisco de Sales escribió: El maligno se complace con la tristeza y la melancolía porque él mismo está triste… por eso desea que todos sean como él.

 Si guardan mis mandamientos, permanecerán en mi amor. Cristo no tenía que venir a este mundo para enseñar a los judíos a obedecer los Diez Mandamientos. Eso estaba claro para ellos; era algo que ya había sido enseñado por los profetas. Cuando nos exhorta a ser obedientes a los mandamientos, se refiere principalmente a esas llamadas personales, íntimas y claras, que nos invitan a tomar inmediatamente dos formas diferentes de decisiones:

– Eliminar de mi corazón pensamientos y deseos inútiles o negativos.

– Implementar y poner en práctica en mi vida cualquier pequeña acción (¡no grandes planes!) que parezca más perfecta que su opuesta: saludar o no saludar a una persona, ser puntual o no prestar atención a esta forma de respeto, y cosas semejantes… los llamados “mandamientos más pequeños”!

 Este es el punto de partida de la obediencia. Por el contrario, a menudo asumimos el papel de Dios al decidir qué haremos o no haremos… y cada concesión lleva a más concesiones. Vamos a ilustrarlo con un poco de humor:

Una profunda niebla había cubierto el océano. El capitán de un barco vio una luz aproximarse a la proa y envió este mensaje: Cambie su rumbo 10 grados a la derecha. Le respondieron con el siguiente mensaje: No; cambie usted su rumbo diez grados a la derecha. El capitán, irritado, le devolvió otro mensaje: Quien le habla no es sólo el capitán del barco. Soy el almirante de la flota. Le ordeno que modifique su curso de inmediato. La respuesta llegó rápida: Yo soy sólo un marinero, pero le ordeno que cambie su rumbo inmediatamente. El capitán replicó: Esto es un barco de guerra. No podemos alterar el rumbo fácilmente. Cambie su curso de una vez. Luego vino la respuesta final: Esto es un faro. No podemos cambiar nuestro rumbo en absoluto. ¡Usted tiene que cambiar su rumbo inmediatamente!

Pero lo más relevante es el compromiso de Cristo de darnos esta asombrosa respuesta a nuestra fidelidad: permanecerás en mi amor. Esto significa ver a nuestro prójimo como Jesús lo ve, tratar a los demás como Él los trata, y dar nuestras vidas por los hermanos. ¿Qué puedo hacer, si no consigo ser mejor que los fariseos y escribas? Por supuesto, esto es imposible sin una gracia especial, otorgada sólo a quienes cumplen la condición establecida por Jesús: guardar Sus mandamientos. Está usando la palabra “permanecer” porque ya tenemos experiencia personal de su amor redentor, aunque sólo sea porque ha mantenido encendida la tenue llama de nuestra fe. Como dice la Segunda Lectura: En esto consiste el amor: no que nosotros hayamos amado a Dios, sino que él nos amó. Sí, ya hemos residido en Su amor.

No es fácil exagerar la urgencia de utilizar todos los medios disponibles para ser fieles a los mandamientos. Pero, al escuchar hoy las palabras del propio Cristo, deducimos que una regla muy práctica y esencial para conseguirlo es mirar a mi prójimo como amigo, diciéndole todo lo que he escuchado de mi Padre. Esto es comunión, esto es acompañamiento espiritual, esto es ahorrar tiempo para pasar más horas con el otro y, ser el primero en abrir mi corazón, incitándole a compartir sus experiencias, preocupaciones y sueños. Cristo aprendió de su Padre a amar.

No podemos por menos que recordar la diligencia de nuestro Padre Fundador, cuando era funcionario del Cuerpo de Correos, completando su trabajo antes de lo previsto, para reunirse con los primeros misioneros y compartir sus experiencias.

Y cuando llegaron, reunieron a la iglesia y declararon todo lo que Dios había hecho con ellos, y cómo había abierto una puerta de fe a los gentiles. Y permanecieron no poco tiempo con los discípulos (Hech. 14: 27-38).

Si, por el contrario, me agobio por el menor de mis errores y por los errores de mis hermanos, entonces no doy testimonio del amor de Cristo.

Algunas experiencias de ese gozo completo.

Cuando servimos a Dios, cuando sembramos, ya sea en la luz o en la oscuridad, sabemos que la victoria final es algo absolutamente seguro y que sólo entonces se nos revelará el significado definitivo de nuestros sufrimientos. Jesús envió a 70 de sus discípulos a predicar en las ciudades. Probablemente, al partir, estarían llenos de preocupaciones e incertidumbre por su misión. Sembrar en la oscuridad nunca es cómodo. Nunca sembramos conociendo todas las respuestas. Nunca sembramos sabiendo cuándo llegará el fruto o qué recibiremos al terminar la tarea.

Entonces, los setenta volvieron con alegría, diciendo: Señor, incluso los demonios se sometían a nosotros en Tu nombre (Lc 10, 17). Este es un gozo concedido por Dios. Aunque hay momentos en los que somos heridos al servir, sabemos que los que siembran con lágrimas, finalmente cosecharán con alegría. Cuanto más sirvamos, mayor será el gozo que recibamos.

Nos alegra el haber crecido en la capacidad de amar cada vez más como Jesús y haber sido utilizados como instrumento de amor para los demás. Una vida así no deja de tener un fuerte impacto en los no creyentes.

Nuestro servicio debe distinguirse de las obras humanitarias. No es simplemente un acto de amor que nace de la simpatía humana, sino del amor de Dios en nuestros corazones. Nuestro objetivo es acercar a los demás a Cristo, mientras tratamos de aliviar su sufrimiento.

Tomás era un anciano solitario que se sentaba en la iglesia, al otro lado del pasillo de donde solía sentarse Marcos. Tomás había sobrevivido a todos sus amigos, y casi nadie lo conocía. Cuando Tomás murió, Marcos tuvo la sensación de que no habría nadie que fuese al funeral, por lo que Marcos decidió ir, para que pudiera haber alguien que acompañara al anciano hasta su último lugar de descanso. No había nadie más.

La corta procesión fúnebre llegó al cementerio, y en la puerta había un soldado esperando. Era un oficial, pero en su capote no había insignias de su rango. Llegó a la tumba para la ceremonia y luego, al terminar, dio un paso al frente, y ante la tumba abierta extendió su mano en un saludo militar de honor. Marcos se alejó con ese soldado, y mientras caminaban, el viento levantó el capote del militar, descubriendo las insignias y medallas de un general de brigada. El general dijo: Quizás se pregunte qué estoy haciendo aquí. Hace años, Tomás era mi catequista de la Escuela Dominical; Yo era un muchacho arisco y una dura prueba para él cada semana. Tomás nunca supo lo que hizo por mí, pero debo todo lo que soy y lo que seré a Tomás y a su fe, que no le permitieron dejarme de lado. Hoy tenía que venir a saludarlo al final de su paso por este mundo.

Tomás no supo cuánto producirían las semillas que sembró tan fielmente. Ningún maestro, padre, o amigo, o misionero, lo puede saber.