Category

Sin categorizar

Sigue creciendo la Familia Idente de Chiang Mai (Tailandia)

By | Asia, Idente Family, Sin categorizar, Tailandia | No Comments

 

Aplicar el Evangelio a la vida, orar y convivir son las claves de las reuniones mensuales de la familia idente de Chiang Mai, ciudad a 700 km. al norte de Bangkok, en la que las misioneras y misioneros identes tienen una misión.

El pasado domingo, 28 de enero, comenzó con la preparación conjunta de la comida, con los aportes que cada familia generosamente trajo para compartir. Tras ello inició la charla de formación, impartida por el sacerdote y misioneros idente Thinnakorn Latoo, que versó sobre el amor de Dios como la fuerza que permite a la familia vivir la unidad y la fidelidad hasta el final. El tema fue tan bonito que tras la exposición todos los asistentes prorrumpieron en un gran aplauso a nuestro hermano.

Mientras tanto, los profesores de la Juventud Idente desarrollaban actividades para los niños y adolescentes de dichas familias, en la explanada que está delante de la residencia.

Finalizada la formación comenzó la cena familiar, que fue amenizada con la proyección de fotos de las celebraciones de Navidad y Reyes y, cómo no, con el esperado karaoke que tanto gusta a los tailandeses. Allí siempre surgen cantantes espontáneos y se desvelan muchos talentos escondidos para regocijo de todos, creando un ambiente muy acogedor y entrañable.

 

Sonrisas que no tienen precio

By | Sin categorizar | One Comment

El 29 de octubre quince adolescentes provenientes del área marginal donde realizamos nuestro apostolado semanalmente, participaron en su excursión anual. En esta ocasión visitaron el Museo San Beda en Alabang, al norte de Manila.
Uno de nuestros antiguos voluntarios presentó las obras artísticas del museo, por ejemplo, unas máscaras moldeadas directamente desde el rostro de la persona. Esas máscaras pertenecen a personas que son muy conocidas en el país, tal es el caso de uno de los Presidentes de Filipinas, Ninoy Aquino (el primero de izquierda a derecha). Lo que hace interesante a estas máscaras es que fueron moldeadas directamente cuando estaban en el ataúd. Otras obras artísticas, pinturas realísticas fueron presentadas a las jóvenes.


Después de la comida las adolescentes asistieron a un concierto en el Centro Cultural de Filipinas cuyo tema fue “Campamento Natural”. Este evento también contó con la presencia de la Orquesta Filarmónica Filipina. Los organizadores del evento enfatizaron la importancia de valorar la naturaleza y vivir cada momento como único, lejos de la tecnología y los placeres del mundo. Era la primera vez que nuestras niñas visitaban a un museo y asistían a un concierto. Realmente lo disfrutaron. Sus sonrisas no tienen precio.

No estamos caminando solos

By | Asia, Filipinas, Sin categorizar | One Comment

“No estamos caminando solos”, con esta certeza en nuestro corazón regresamos los jóvenes voluntarios identes de una excursión que realizamos el pasado 29 de octubre a Regina Rosarii, un santuario Mariano ubicado en la ciudad de Rizal, muy característico porque tiene una gigantesca estatua de Nuestra Señora del Rosario y en cuyo interior hay una Iglesia y una Capilla de Adoración a la Eucaristía.

Todos disfrutamos grandemente de la paz de la naturaleza pero más que una excursión fue una peregrinación sobre todo porque tuvimos la oportunidad -como dice nuestro amado padre Fundador- de “hacer turismo en nuestra alma” y reconocer cuánto nos ama nuestro Padre Celeste a través de nuestra Madre María. Muy significativo es el hecho de que aquí en Filipinas le llamamos “Mama Mary”. Descubrimos que la presencia de María en nuestra vida es esencial. Es Ella quien camina con nosotros para conducirnos a Cristo. Es Ella quien nos acompaña en nuestro anhelo de santidad.

Al final de esta excursión una de las voluntarias comentó: “durante esta peregrinación comprendí que nuestra Madre nos cubre a todos con su maternidad divina todo el tiempo. Sentí la ternura de su amor y su esperanza en nosotros a pesar de haber ofendido varias veces a Cristo y a nuestro Padre Celestial. Fue muy especial porque entendí que Ella cuida de mis heridas que un día con la gracia de Dios desaparecerán”.

 

 

No sé quiénes son ustedes

By | Evangelio, Sin categorizar | No Comments

Por el P. Luis Casasús, Superior General de los Misioneros Identes
Comentario al Evangelio del 12-11-2017, XXXII Domingo del Tiempo Ordinario (Sabiduría 6:12-16; 1 Tesalonicenses 4:13-18; Mateo 25:1-13.)

Un jardinero cuidaba un inmenso y precioso jardín de flores. Un día, un visitante curioso le preguntó cuándo había visto al dueño por última vez. El jardinero dijo: He trabajado aquí por muchos años, pero nunca lo he visto; simplemente me envía la paga puntualmente. El hombre, sorprendido dijo: ¡Qué bien cuidado está el jardín! Es como si usted esperara que el dueño llegase mañana. El jardinero contestó: Hoy mismo, señor; hoy mismo.

Este es el tiempo propicio, este es el día de la salvación. (2 Cor 6:2).

La parábola de las Diez Vírgenes insiste en la vigilancia: el Reino de los cielos puede llegar en cualquier momento. Por eso, estén alertas, pues no saben ni el día ni la hora. Cristo nos previene a menudo respecto a nuestro sentido de conversión y de nuestra percepción de la oportunidad del momento. Esto se debe a nuestra tendencia a postergar lo importante: aplazamos o demoramos lo que deberíamos llevar a cabo ahora mismo.

Lo cierto es que Cristo está llegando a nosotros aquí y ahora. En cada momento de nuestra vida y de muchas formas diferentes. De hecho, Dios nos habla a través de la naturaleza, de las personas que encontramos, de los sucesos del mundo y de los que ocurren en nuestra vida personal. Creo que este es un momento adecuado para recordar que el Espíritu Santo nos susurra día y noche en nuestro interior: Estás siendo amado en todo instante y para siempre y ninguna contrariedad o tragedia en tu vida, por dura que sea, podrá acabar con ese amor.
Fue San Agustín quien dijo: Dios ha prometido el perdón a quien se arrepiente, pero no ha prometido un futuro a tus dilaciones y retrasos. Como las vírgenes de la parábola, no podemos esperar. Ahora es el momento, la ocasión para hacer lo que Dios nos pide hacer, que invariablemente es algún acto de servicio y amor a los demás.
Se cuenta de San Francisco de Asís que estaba cavando el huerto, cuando alguien le preguntó qué haría si de pronto supiera que iba a morir antes del atardecer de ese mismo día. Él respondió simplemente: Seguir cavando el huerto.

Ya sea que pensemos en prepararnos para su venida inmediata o para su llegada final, hemos de estar vigilantes, como nos dice San Mateo. Nuestro fin vendrá pronto. Dependiendo de nuestra edad, puede llegar en diez, veinte, treinta o más años. Puede llagar mañana. O puede llegar a una hora o menos, mientras estás leyendo estas líneas. Puede que no deseemos pensar en ello, pero hemos de recordar que la muerte es inevitable y hemos de hacer todo lo posible para estar preparados. La razón no es el miedo al castigo, sino el perder la oportunidad de hacer algo hermoso por el Reino de los cielos.

¿Qué hago para preparar el fin de mis días? Hemos de reflejar el Espíritu Evangélico en nuestras vidas. Esto es, todo empieza en nuestra mirada a Cristo. Y si vivimos así, podremos seguir el consejo de San Juan Pablo II, quien repetía muchas veces: ¡No tengan miedo!

A menos que vivamos conscientes de Su presencia, no aprovecharemos los momentos en que llega la gracia. Pero, con los ojos de la fe, podemos ver la presencia de Dios incluso en nuestros errores y pecados y tribulaciones; como nos dice San Pablo, la presencia de Dios se revela en Cristo crucificado. La tragedia está en que frecuentemente perdemos esas manifestaciones suyas porque estamos dormidos, como las vírgenes de la parábola. No logramos ver la presencia de su amor, su afecto y su bondad; las bendiciones de la (poca o mucha) salud, de la vocación, del trabajo, que cada día experimentamos en nuestras vidas con su purificación y su llamada.

Estar listo significa que he de prepararme ahora para el futuro…¡para el próximo minuto! El aceite simboliza la infinita misericordia de Dios, pero las lámparas también simbolizan a los santos, cuya luz brilla gracias a la palabra de Dios: Así brille la luz de ustedes delante de los hombres, para que vean sus buenas acciones y glorifiquen a su Padre que está en los cielos (Mt. 5:16).

Así, en el Evangelio de hoy, el aceite representa la persistencia en la relación personal e íntima con las personas divinas. Los sacrificios y esfuerzos por comprar y llevar el aceite de reserva eran triviales comparados en el gozo de la fiesta que les esperaba.
Muchos de nosotros no estamos dispuestos a una relación de largo recorrido. Esto es así en el matrimonio y en la vida religiosa ¡Dejamos de amar tan fácilmente! Hoy día, las personas cambiamos nuestros sentimientos muy fácilmente. La queja en muchas parejas es siempre: Él (o ella) no es la misma persona. Ha cambiado. Ya no hay amor, sólo queda la obligación de vivir juntos. Aunque casados, vivimos en realidad vidas separadas. Hacemos cada uno nuestras cosas y cada uno tenemos nuestros amigos y actividades, incluso nuestra fe estrictamente privada.
No les conozco. Eso realmente parece algo muy duro para decirlo a unas vírgenes. Habían sido invitadas por Él y le estaban esperando ¿Cómo puede Cristo decirles esto? ¿Qué quería decir?
Por favor, notemos que Cristo NO dice: No te amo o No me interesas, o Nunca traté de atraerte a mí. Lo que dice a quienes se quedaron afuera es: No les conozco. Es un asunto de intimidad. En algún momento, Cristo reconoce si hay o no hay una verdadera relación con Él. No es un juicio, sino constatación de un hecho.
“Conocer”, en términos bíblicos, significa conocer por medio de la vivencia personal. Por eso supone una intimidad, una experiencia personal con una persona, objeto o acontecimiento. Algunas veces la Biblia utiliza”conocer” como eufemismo o sinónimo de relación sexual (Gen 4:17,25).
Dios, que no nos obliga a tener una relación íntima con Él, nos advierte que algunas personas que pretenden entrar en el cielo (más por su comodidad que por vivir una unión íntima con Dios) han rechazado su invitación a un trato íntimo. No los conoce, porque nunca quisieron ser conocidos por Él de forma íntima. Puede que sepan cosas sobre Él, que hayan hablado y enseñado algo de Él, pero no quisieron cooperar en TODAS las tareas del Reino: comprar aceite, dejarse purificar, ser paciente con el prójimo,…Quizá lo han utilizado para sus fines personales, pero no lo desearon en persona. Cristo sigue llamando a la puerta. No va a entrar a empujones ni va a imponerse a nadie.

Así que hemos de aceptar personal e íntimamente la solicitud del Espíritu Santo de entrar en nuestra vida y transformar nuestro corazón. No basta con decir: He sido misionero durante 50 años, o Y¡ya lo he dejado todo. Sin paciencia, dedicación y perseverancia, cualquier relación, por bien que haya comenzado, se deteriora y lo que era cercanía se transforma en frío e indiferencia.

¿Podrían darnos un poco de su aceite? Las vírgenes prudentes dijeron a las necias que no podían, pues no habría suficiente para todas. Este aceite no puede ser compartido. Nos toca a cada uno el tener un tiempo para meditar la palabra de Dios, el aprovechar los efectos de la Eucaristía y el progresar en la oración por medio del Examen de Perfección, de manera que nos hagamos más y más conscientes de Su presencia en nuestra vida a lo largo del día y, como consecuencia, poder hacer lo que espera de nosotros.

Hay ciertas cosas que no podemos pedir prestadas ni prestar a otros. No puedes prestar a otros tu disposición a seguir a Cristo. Ni tampoco puedes pedir prestada la intimidad de otros con Dios. La conclusión es que tienes que conocer a Cristo por ti mismo. No puedes servirte de la intimidad o de la disposición de tu madre. Has de tener la tuya propia. Nadie puede seguir a Cristo por ti. No puedes pedir prestada la santidad de otro.

No es suficiente citar el Evangelio, ni repetir lo que dijo algún santo. He de conocer a Cristo personalmente ¿Lo conozco en verdad? No se trata de saber algo sobre Él. Es más que un conocer intelectual, es el aceptar sus actos de confianza ¿He experimentado su cuidado en los sacramentos? ¿He escuchado su voz resonando en el sufrimiento y en la aspiración de las personas a mi alrededor? ¿Le conozco de esta forma?

En este sentido, el crecimiento espiritual es esencialmente personal, aunque estemos siempre ayudados por la comunidad. Nadie puede ocupar nuestro lugar ni cumplir la misión que Dios nos confía.

Aunque las vírgenes necias habían aceptado la invitación del esposo, el hecho de no traer aceite suficiente les impidió asistir al banquete. Una lamentable falta de sensibilidad.
Podemos enfrentarnos a muchas situaciones difíciles si hemos suplicado preventivamente. Cristo nos enseña la oración preventiva para que no caigamos en la tentación. Esa es la oración anticipada. Dios mío, ante cualquier situación que tenga que atravesar, permite que lo haga con tu gracia y sabiduría. Prepara mi corazón. Que pueda como un verdadero discípulo tuyo.
Por ejemplo, no hay ninguna misión en la que no se de algún tipo de problema en la relación entre los trabajadores. Cuando se pierden la unidad y el espíritu de familia, no hay bendiciones en ese esfuerzo. Hemos de orar siempre para que nosotros, como misioneros, glorifiquemos a Dios con una sola mente y una sola voz.

Cuando somos tentados (cf. 1Cor 10:13) Dios siempre nos da una forma de defendernos. Sin embargo, esa situación es siempre un riesgo difícil y peligroso. La oración preventiva en que suplicamos ayuda para que Dios no nos deje caer en la tentación, es mucho más aconsejable. Más allá de la oración “en el momento difícil”, los discípulos de Cristo deberíamos vivir en oración preventiva, como hizo Jesús. Cuando el Maestro dijo: Esta clase de demonios sólo puede vencerse con la oración y el ayuno (Mt 17: 21) no estaba simplemente invitando a ayunar y orar en ese momento. Lo que sí sabemos es que Cristo practicó una vida de oración y ayuno. Esta oración no tiene como fin simplemente resguardarnos y protegernos, sino también estar listos para la misión concreta que se nos confía en este mismo instante.

Los bomberos están entrenados y equipados para apagar fuegos. Saben que los habrá, pero no saben cuándo. Por eso están en continuo estado de alerta, incluso cuando duermen. Sus trajes están listos para que rápidamente puedan ponérselos y llegar al fuego.

Cualquiera que sea la naturaleza de nuestro trabajo, hemos de planificarlo en la oración, ofreciéndolo previamente. En un día ordinario, nos enfrentamos a decisiones y tareas que son demasiado exigentes para nosotros, personas y problemas que son demasiado difíciles para nuestras fuerzas. Para cada una de estas situaciones, necesitamos esa oración preventiva que nos da luz sobe quiénes somos y a dónde vamos. Planificar cada día con esta disciplina de oración nos mantiene en el buen camino y nos sujeta en los inevitables altibajos del trabajo cotidiano. Hay persecuciones de fuera y de dentro. Nuestra fe se pone a prueba y en esos momentos parece que perdemos la fe y que la vida no merece la pena. Pero hemos llenado antes nuestra lámpara con la oración preventiva.

Nuestro padre Fundador vincula esta parábola de las vírgenes con la necesidad que tenemos de entregar por completo nuestra vida a Dios, con todo nuestro corazón, toda nuestra alma y toda nuestra mente (cf. Mt 22:37), en particular referido a nuestro Voto de Cátedra:

El esfuerzo que debemos librar es para dar una interpretación, cuando menos, aproximada o lo más exacta posible del modelo dado por Cristo. Se requieren dos cosas para ello:

a) Primero, un estado místico auténtico, en desarrollo, sin vicios; una vida espiritual de verdad, que está ya dada por Cristo con una formidable y tremenda exigencia. Y si no se posee esta exigencia, es imposible seguirle y darle a conocer. Supone una ética, diríamos, rigurosísima en la que no se puede consentir un pensamiento indigno o no digno, y menos una acción o comportamiento no recto.

b) Segundo, un humanismo rigurosísimo, también en el ámbito moral, para poder entrar en aquel estado de vigor intelectual que, no perdiendo nunca la referencia del modelo, pueda penetrar en éste, interpretándolo, desarrollándolo, ordenándolo, sistematizándolo, para obtener el éxito correspondiente.

La valía intelectual tiene que llevar consigo una correspondencia moral, y la valía moral tiene que dar como resultado una rectitud intelectual. Es la lección que Cristo nos quiere dar de las vírgenes prudentes o inteligentes y de las vírgenes necias o ignorantes. No sólo es el rigor de ser virgen, sino también el rigor de ser inteligente. Para que alguien, virgen, tenga para Cristo una valía, tiene que ser inteligente; es decir, Cristo está hablando, sobre todo, de una primera fidelidad intelectual, una lealtad racional, por la que se tiene que admitir un rigor ético para poder ser discípulos suyos y ser considerados por los demás como verdaderos y auténticos discípulos (Humanismo de Cristo).

Esta es la forma diligente y atenta como Dios nos ama y la atención que su Providencia nos exige: La Sabiduría es luminosa y nunca pierde su brillo: se deja contemplar fácilmente por los que la aman y encontrar por los que la buscan. Ella se anticipa a darse a conocer a los que la desean. El que madruga para buscarla no se fatigará (Primera lectura).

Por eso hablamos de la necesidad de una formación permanente en nuestra vida espiritual. No hay límites para el crecimiento en la vida spiritual e intelectual. Descuidar nuestra vida espiritual, nuestra reflexión permanente o nuestra vida afectiva respecto a nuestra relación con el prójimo, supone ponernos en peligro. Por el contrario, hemos de ser prudentes y almacenar aceite suficiente para superar los momentos difíciles. Y este aceite de Cristo se encuentra en nuestra formación espiritual e intelectual. Hemos de formarnos de tal manera que no confundamos a los que nos buscan para ser aconsejados y guiados.

Así, en cualquier ocasión y oportunidad que tengamos, hemos de aprovechar para conservar ese aceite divino en nosotros, de manera que cuando llegue el momento podamos responder de modo conveniente. Caso contrario, seremos arrastrados por las dificultades y las tentaciones y, todavía peor, perderemos la oportunidad de trabajar para que el reino de paz, justicia y amor sea una realidad para todos. Una de las peores frases que podemos pronunciar es: Lo lamento. Decir eso puede ser equivalente a “Demasiado tarde”.

Ser Madres Santas: una iniciativa para madres en Filipinas

By | Filipinas, Idente Family, Sin categorizar | 2 Comments

“Sé una madre santa” Con este ideal de ser santos, las Misioneras Identes de Filipinas empezaron este mes de octubre una serie de encuentros para madres con el títolo de “Sé una madre santa”. Las participantes fueron las madres de los niños que asisten a nuestro programa de voluntariado en un barrio marginal de Manila. El objetivo de estas reuniones es ayudarles a vivir una relación íntima con nuestro Padre Celeste para que crezcan en una fe expresada en la vida cotidiana, a través del Evangelio, la Eucaristía y la Oración. Esta actividad es posible gracias al trabajo en equipo de miembros de la Familia Idente, voluntarias y misioneras.

 

 

 

Ateneo en la parroquia de Santa María, Bronx, Nueva York

By | EE.UU., Norteamérica, Sin categorizar | One Comment

Este pasado 15 de octubre se celebró el segundo ateneo anual en nuestra parroquia de Santa María en el Bronx, Nueva York, en conmemoración de nuestro aniversario parroquial.  Los feligreses contribuyeron con canto, danza, poesía, y dibujo.   Se respiró un ambiente de paz y alegría que fomentó los vínculos comunitarios.  El acto terminó con la lectura de una poesía de nuestro amado Padre Fundador de su libro Llanto azul y fue seguido de un pequeño refrigerio.

Nuevo curso de la Escuela de Humanidades, metafísica y mística Fernando Rielo en la UIMP

By | Academia, Eventos, Sin categorizar | 5 Comments
Con el tema “Retos para un nuevo humanismo. Pensamiento, arte y educación” tendrá lugar la cuarta Escuela de humanidades, metafísica y mística Fernando Rielo de la Universidad Internacional  Menéndez Pelayo. Será del 18 al 21 de julio en la sede de la UIMP en Santander (España), en el precioso marco del Palacio de la Magdalena. Está organizado conjuntamente por la UIMP, la Fundación Fernando Rielo y la Fundación Idente de Estudios e Investigación. El seminario está dirigido por la Dra. Dª Juana Sánchez-Gey Venegas, Profesora de la Universidad Autónoma de Madrid y Directora del Aula de Pensamiento de la Fundación Fernando Rielo.

Jesús por las calles de Yesa

By | Sin categorizar | No Comments

El domingo pasado, 18 de Junio, se celebró, en nuestra parroquia de San Esteban de Yesa (Navarra) la festividad del Corpus Christi. Fue una fiesta de alegría y solemnidad presidida por Alfonso Urrechua misionero idente y párroco, y acompañada por dos niñas que hicieron este año la Primera Comunión con sus trajes festivos y los demás niños del pueblo acompañados de sus familiares. La ceremonia comenzó recorriendo las calles de Yesa con Cristo en la Custodia, y a la vez que se cantaba, todos los niños iban tiraban pétalos de rosa al Santísimo. Una familia del pueblo había organizado un bello altar en una plazoleta, donde se descansó para adorar al Santísimo, contándole y rezando por todos los enfermos del pueblo y los familiares difuntos. En la misa, entre niños, adultos y mayores, hubo un ambiente festivo con el signo de la alegría.

Celebración del Corpus Domini en Javier

 

“Qué es lo que nos une en la sociedad?

By | Alemania, Europa, Sin categorizar | No Comments

“Qué es lo que nos une en la sociedad? – Con esta pregunta se abrió, el jueves 18 de Mayo, el coloquio en la universidad Viadrina en Frankfurt (Oder) sobre el tema “Valores, Ciencia y Religión en un mundo que se está cambiando”, organizado por la pastoral universitaria católica y protestante de Frankfurt (Oder). Es la primera vez que se lleva a cabo este encuentro. El público llenó la sala por completo.

El Dr. Heiner Koch, Arzobispo de Berlín, partiendo de los problemas actuales en la sociedad –terrorismo, discusiones en la política, diferencias entre las clases sociales y crisis – se preguntó qué es lo que nos une en todo esto. Se concentró mucho en la cuestión de los refugiados y la integración, subrayando que para adquirir la unidad en la sociedad o dentro de un grupo hay que trabajar o luchar hacia un fin común.

Esperemos que etse evento sea el primero de muchos que van a seguir en la universidad Viadrina y en otras universidades de Berlín, y  crezca así la conciencia entre las personas de buscar lo que verdaderamente nos define y une como seres humanos: nuestra conciencia filial.

Al acto estaban participaron el presidente de la Universidad Viadrina, el profesor de etnología, el antiguo primer alcalde de Frankfurt (Oder) y miembro del Parlamento Federal Martin Patzelt y la directora de caritas diocesano. Los directores espirituales de la universidad, nuestro hermano Theodor Wenzel y Dr. Tobias Kirchhof, presentaron el coloquio e hicieron de moderadores.

Universidad Viadrina en Frankfurt (Oder)

Ayunar de las pasiones

By | Evangelio, Sin categorizar | No Comments

Por el P. Luis Casasús, Superior General de los misioneros identes.
Comentario al Evangelio del 5-3-2017 (Primer Domingo de Cuaresma) (Gen. 2:7-9.3:1-7; Rom 5:12-19; Mt 4:1-11.)

El Espíritu Santo llevó a Jesús al desierto después de ser confirmado por el Padre para su misión. Así, siguió el modelo de lo que hizo Moisés, David y Elías; ellos también fueron conducidos a un ayuno y oración de cuarenta días a fin de prepararse para su misión profética. Cristo también fue al yermo a prepararse para la misión que se le confiaba, pasando cuarenta días y noches en soledad y oración a su Padre celestial.

►Primera conclusión. Nuestro caso ¿es diferente? Quizás pensamos que nuestra misión se limita a sacar adelante un cuadro de actividades, soportando dificultades internas y externas. Esa sería una visión muy limitada de lo que significa la perfección y progresivamente degeneraría en rutina o decepción. Estamos llamados a salvar personas de los efectos más perniciosos del mal y a llevar los corazones a Dios; esto requiere una energía que no podemos alcanzar si no es por la oración y el ayuno.

El Diablo pensó que podría persuadir a Jesús de seguir su propio camino, en vez de seguir el que el Padre había elegido. Cristo tuvo que enfrentarse a la tentación de elegir su forma de hacer las cosas, dejando de lado la manera como su Padre deseaba que lo hiciera. Esta es la tentación fundamental a la que también nos enfrentamos cada uno de nosotros. Mi forma o la forma de Dios, mi voluntad o la suya. ¿No fue ésta la misma tentación de Adán y Eva? El hombre quiere conseguir la felicidad por sí mismo.

¿Era malo que Jesús cambiase las piedras en pan? Después de todo, transformó el agua en vino en una boda en la ciudad de Caná.

¿Era malo que Jesús comiese después de ayunar por 40 días? De hecho, acostumbraba a comer y beber muchas veces con publicanos y pecadores.

Habría sido malo; muy malo. Por supuesto, Él ni siquiera estableció un diálogo con el Diablo. Cerró la boca del acusador sencillamente recordando la voluntad de su Padre. Comer no es malo, pero era el momento equivocado y el lugar equivocado.

Como Adán y Eva, no terminamos de creer que el plan de Dios es que compartamos con Él su vida, su amor y su alegría. Por tanto, no creemos tampoco que Dios nos está pidiendo en cada instante hacer algo. De este modo, toda tentación es una mentira, una invitación a utilizar un tiempo libre que no existe. No experimentamos plenamente el Canon del acto del Espíritu Santo: Canon significa algo que hay que seguir, y por tanto, una regla. Como mucho, creemos en algunos “momentos especiales”, que se dan de vez en cuando (como un régimen de lluvias en una estación del año). Pero el Espíritu Santo está continuamente inclinando nuestro espíritu a las cosas de nuestro Padre. Cuando caminamos, cuando estamos de verdad agobiados, cuando disfrutamos de un momento con los hermanos,…nos está diciendo algo.

Un eremita vivía en una cueva, no lejos del monasterio, con una vida de mucha privación. Un día, algunos hermanos del monasterio fueron a visitarle. Según la costumbre, les ofreció comida para reponerse después del viaje. Los hermanos obligaron al anciano eremita a comer con ellos, diciendo que no podían hacerlo sin su compañía. Después, al darse cuenta de lo que habían hecho, le dijeron: Padre, sentimos haberle afligido porque, por causa nuestra, hoy ha comido más de lo que hubiera querido. Pero él replicó: Hermanos, no me preocupo por esas cosas; sólo me inquieto cuando actúo según mi propia voluntad.

►Segunda conclusión. En cuanto a la voluntad de Dios, quizás la pregunta más relevante no es ¿Qué puedo hacer? sino ¿Qué puedo hacer con esta hora, con este sentimiento, con esta alegría, con este vacío…? Somos discípulos. Una de nuestras asignaturas más importantes es entonces una especie de “Micro-agricultura Espiritual”: buscar continuamente la máxima cosecha para nuestro Padre celestial, especialmente en tierras áridas, posiblemente en la noche. Nuestra vida espiritual es una serie de continuos dilemas: ¿Mi forma o su forma? (No es simplemente “hacer cosas buenas o realizar acciones malas”). Esta puede ser una forma útil de comprender el Espíritu Evangélico.

Ayunar ¿es simplemente una metáfora? Más específicamente, Ayunar es sinónimo de Abnegación. Pero también es un concepto muy poderoso, pues tradicionalmente comprende tanto la negación de uno mismo (ahora digo NO a un instinto) como el abandono de alguna cosa del mundo.

La oración es nuestra apropiada relación con Dios; el ayuno la forma adecuada y sana de relación con nuestro ego. Tradicionalmente, el ayuno ha sido asociado con la Purificación; esto explica en parte por qué nuestro Padre Fundador llama Unión Purificativa al esfuerzo ascético que culmina con el ayuno de nuestras pasiones. La Purificación no es un destino que alcanzas, despertándote un buen día y diciendo: Mira, qué bueno, ¡soy puro! Es más bien una batalla diaria.

Ayuno y oración son medios para llegar a Dios y esta comunicación con Él es innata en nosotros, pues nos hizo a su imagen y semejanza. Hay un proverbio que dice: El alma no desea ni café ni una cafetería. El alma quiere compañía y el café es sólo un instrumento. Los esfuerzos ascéticos son una preparación para ofrecer toda nuestra vida a Dios y así unirnos con Él.

Podemos decir entonces que el ayuno y la oración son dos instrumentos sagrados para que el ser humano pueda romper el monólogo con su ego y su complacido encierro en él, a fin de humillarse y comunicarse con Dios, para recibir la bendición, la luz y la fuerza que manifiesten su presencia en nosotros.

Cuando el novio está con sus amigos, durante la fiesta nupcial, no es necesario que los discípulos ayunen. Llegará un día en que el esposo no esté allí. Ayunamos porque Cristo está ausente de nuestras vidas, porque queremos regresar a él y sentir su presencia. Cuando nuestra relación con Él es superficial, mediocre y fría, significa que el novio no está con nosotros. Esto sucede cuando somos presa de nuestro defecto dominante, del apego al mundo y del instinto de felicidad.

¿Por qué habla nuestro Padre Fundador del instinto de felicidad? Porque es el más penetrante e insidioso de todos. Está presente en nuestras actividades apostólicas, en nuestros actos generosos o en los momentos aparentemente neutros. Si piensas que comprendes el alcance de este instinto…entonces estás perdido. Continuamente infunde intenciones mundanas en nuestra oración y en nuestras acciones:

Lo que se supone que estoy haciendo Pero, en la práctica…
Me gustaría sacarle de su ignorancia. Necesito mostrar lo mucho que sé.
Sólo quiero poner los hechos sobre la mesa. Estoy chismorreando.

El Papa Francisco nos ha advertido vigorosamente que evitemos el cotilleo, pues es una de las tentaciones que usa el Diablo para corromper a las buenas personas.

Quiero corregir sus errores. Quiero que deje de molestarme.
Espero que muchos jóvenes asistan al retiro y se beneficien de él. La Diócesis se va a enterar de que somos los mejores.
Me voy a descansar un poco. Quiero evadirme de esta tarea difícil.

►Tercera conclusión. Cuando pensamos en la abnegación, la cuestión clave sobre las pasiones es si nosotros las poseemos…o ellas nos poseen a nosotros. Se dice que las pasiones son como el fuego y el agua: buenos siervos, pero malos amos.

Hay muchas pasiones y es una lucha muy dura; la única solución es ser fieles a todas y cada una de las gracias que recibimos: No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra recibida de la boca de Dios.

3. ¿Qué es más importante, controlar nuestras pasiones o vivir una vida de amor? Cristo responde cuando curó al muchacho lunático y los discípulos le preguntaron: ¿Por qué no hemos podido echar ese demonio? Podemos realmente sanar e inspirar a nuestro prójimo después de ser transformados, después de una verdadera transfiguración, en la que la fe, la esperanza y la caridad ya son más un don que un esfuerzo. Si miramos con atención nuestra propia experiencia, todos reconocemos que el ayunar de nuestras pasiones nos ha permitido dar a los demás vida y consuelo.

En palabras de nuestro Padre Fundador:

¿Quién no posee experiencia de algún acto en el que está presente la verdad, la bondad o la hermosura del amor? ¿Quién no ha tenido la oportunidad gozosa de practicar la prudencia, la justicia, la fortaleza o la templanza? ¿Quién no ha realizado, en alguna ocasión, actos liberadores de humildad, obediencia, constancia, generosidad…? Cuando hemos hecho esto, ¿acaso no nos hemos sentido interiormente bien, contentos, libres? (Concepción Mística de la Antropología).