por el p. Luis CASASUS, Superior General de los misioneros Identes

New York, 26 de Julio, 2020. | XVII Domingo del Tiempo Ordinario.

1Reyes 3: 5.7-12; Carta a los Romanos 8: 28-30 San Mateo 13: 44-52.

En la película Amélie, de 2001, una joven encuentra una pequeña lata llena de tesoros de la infancia detrás de un azulejo suelto en la pared de su apartamento alquilado. Un poco de trabajo detectivesco la lleva hasta un hombre que vivió en el apartamento cuando era niño, uarenta años antes, y ella coloca la caja donde sabe que él la encontrará. Al abrir la caja y ver su contenido, el hombre se siente invadido por la nostalgia al revivir toda su infancia en un momento.

Un niño tiene sus tesoros. Los adultos, sin duda, también. La imagen de encontrar un tesoro transmite un mensaje: hay que elegir entre cosas de poco valor y el verdadero tesoro. A veces esa elección no es tan fácil, porque nuestros corazones están divididos.
Hoy, Jesús nos dice que este tesoro es el reino de los cielos. Cristo describe el reino de los cielos con muchas imágenes, dependiendo de lo que quiera resaltar en cada momento, ya que ese reino es la única realidad que existe realmente, más allá de las ilusiones de este mundo, la belleza pasajera, la alegría momentánea que podemos experimentar de muchas maneras.

En las dos primeras parábolas de hoy, compara este reino con un tesoro y una perla, dos cosas realmente valiosas, porque el reino de los cielos también representa algo que todo ser humano estima más que cualquier objeto o actividad: disfrutar de la mejor compañía posible. Al mismo tiempo, esta es la solución a lo que los seres humanos más temen: la soledad, la separación, el aislamiento.

Quien posee la sabiduría divina, que no es de este mundo, se convierte realmente en una luz para las personas que no están encerradas en sí mismas. Esto le sucedió a Salomón cuando fue visitado por la Reina de Saba: Bendito sea Yahvé tu Dios, que te ha mirado con benevolencia y te ha puesto en el trono de Israel, te ha hecho rey para que impartas justicia y rectitud (1 Reyes 10:8-9).

Aquí, la sabiduría representa la presencia de nuestro Padre celestial. Por supuesto que eso no es algo abstracto o un conocimiento elevado. Es una verdadera posesión de nuestro Padre celestial, en el sentido de que puedo hablar con Él cuando quiera, como lo hizo Jesús. Padre, te agradezco que hayas escuchado mi oración. Yo siempre supe que me escuchas (Jn 11: 41-42).

¿Cómo llegamos a ese reino?

El primer problema es, por supuesto, que algunas cosas muy poco valiosas pueden deslumbrarnos.

Cristo sabe que esto puede pasarnos y por eso nos aconseja que seamos prudentes: No acumulen tesoros para ustedes aquí en la tierra, donde la polilla y la herrumbre los destruyen, y donde los ladrones pueden robarlos. Acumula tesoros para ti junto a Dios, donde ninguna polilla u óxido puede destruirlo, ni los ladrones pueden robarlo. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón (Mt 6, 19-21).

En la Primera Lectura, Salomón le pide a Dios el don de poder distinguir el bien del mal. La respuesta del Señor es de satisfacción a esta petición, ya que es algo que no podemos lograr con nuestras propias fuerzas, con nuestra experiencia o con nuestra buena voluntad.

¿Qué puede competir en nuestros corazones con el reino de los cielos? No sólo una tentación ocasional, sino algo que se convierte en nuestro ídolo.

Para nosotros que vivimos en las civilizaciones modernas, no siempre es fácil entender el poder de la idolatría. Pero hay ídolos para la sociedad e ídolos para cada uno de nosotros.
Por ejemplo, la ciencia y la tecnología pueden convertirse en ídolos en nuestra cultura, pretendiendo explicarlo todo y ser capaces de proporcionar la solución a cualquier problema material, emocional y espiritual del hombre.

Pero aún más peligrosos son nuestros ídolos personales, que son invisibles y que construimos poco a poco, como le sucedió a Israel cuando comenzó a servir a los dioses extranjeros, por ejemplo, con la adoración de Baal, una deidad pagana, que implicaba rituales sexuales, contaminando la pureza de la fe de Israel.

El problema con la idolatría es que nos vamos pareciendo y finalmente nos convertimos en lo que veneramos. Un ejemplo aparentemente superficial es cuando un joven dice que una estrella de la canción “es su ídolo”. No sólo repite sus canciones, sino también su forma de
vestir, de peinarse, de hablar, de tratar a los demás, por muy vulgar o negativa que sea. Pero esto le sucede a gente culta e inteligente que termina adorando sus propias ideas. Ese fue el caso del influyente filósofo Friedrich Nietzsche (1844-1900), quien dijo:

La persona noble siente que ella misma determina los valores, no necesita la aprobación de nadie, juzga que “Lo que es perjudicial para mí es perjudicial en sí mismo”, sabe que ella es, en primer lugar, quien da honor a las cosas, ella crea los valores. Ella honra todo lo que ve en sí misma: esta clase de moralidad es (Más allá del Ben y del Mal: Preludio a una Filosofía del Futuro).

Esta es la descripción de una raza idólatra que se hace un ídolo a sí misma. No fue sorprendente que Nietzsche terminara cayendo en las garras de una grave enfermedad mental.

Otra faceta de esta idolatría del yo se expresa en la exagerada atención a la “imagen de sí mismo” y a la “autoestima”. La autoestima se entiende a veces como “una confianza y satisfacción sólo en uno mismo”. A veces se utiliza en el contexto de la psicología y el counseling (asesoría y orientación), donde los problemas de las personas se atribuyen en última instancia a una mala imagen de sí mismo, y en el contexto de la educación, donde los malos resultados académicos de los estudiantes se consideran con demasiada frecuencia como resultado de la baja autoestima de los estudiantes.

Podemos mencionar muchos ejemplos del individualismo moderno que nos invade, como una forma más de egoísmo y orgullo que corrompe permanentemente al ser humano.

Cuando nos dedicamos a potenciar nuestro propio ego, entonces ese ego se infla. Nos convertimos cada vez más en el egoísta que adoramos haciendo que ese ego aparezca cada vez más importante a través del apego a nuestros juicios (correctos o incorrectos) y deseos (buenos o malos). Sin embargo, esta es una expansión artificial, que no puede traer ningún significado o satisfacción final, e inevitablemente se desplomará.

Pero hay un buen amor propio que busca lo que realmente nos hará felices; es amarnos a nosotros mismos deseando convertirnos en lo que Dios quiere que seamos. Así, en realidad, ya no se puede llamar “amor propio”. Amar al prójimo como a uno mismo (Lc 10:27) no incluye el mandamiento de amarse a sí mismo, sino que supone que el hecho de que todas las personas quieren lo mejor para su existencia, es el presupuesto para amar a los demás, es decir, debemos querer lo mejor para los demás, al igual que queremos lo mejor para nosotros mismos.

La clave de este problema es que el ser humano realmente necesita adorar algo o alguien. Y como consecuencia, aunque no sea consciente de ello, se convierte en un reflejo de ese algo o alguien. Dios ha hecho a los humanos para que le reflejemos a Él, pero si no se nos comprometemos con Él, no lo reflejaremos a Él, sino a cualquier cosa de la creación.

Es por eso que leemos hoy en la Segunda Lectura: A los que antes conocía también los predestinó a ser conformados a la imagen de su Hijo, para que fuera el primogénito entre muchos hermanos. En el fondo de nuestro ser somos criaturas de imágenes. No es posible ser neutral en este tema: o bien reflejamos al Creador, o reflejamos algo de la creación. Es responsabilidad de los apóstoles de ayer y de hoy promover esta potestad, como lo fue de los profetas del Antiguo Testamento. Esa es una hermosa manera de describir nuestra vocación.

Incluso Confucio dijo que la libertad proviene de ser fieles a nuestra vocación, no de las alabanzas o críticas de los hombres. Sólo entonces somos verdaderamente libres.

Otra dificultad es que, por extraño que parezca, podemos cansarnos del tesoro y cambiarlo por cualquier baratija. Ese cansancio no es momentáneo ni circunstancial. Es un profundo cansancio, ligado al miedo al esfuerzo que nos espera en el futuro. Todos recordamos la historia de Esaú y Jacob, cómo aquél renunció a sus derechos de primogénito, aparentemente por un plato de comida, porque tenía hambre al final de su estadía lejos de casa. Pero el asunto es más complicado.

Esaú regresó de los campos después de haber cometido varios crímenes graves. Encontró a su hermano Jacob cocinando lentejas, un plato que se servía a los que estaban en duelo. Esaú rechazó su primogenitura, no por un plato de lentejas, sino porque no deseaba el sufrimiento que sabía que le acompañaría.

Por eso hay tantas rupturas en los matrimonios y en la vida de los religiosos. Cuántas veces, en momentos de dificultad y cuando el peso de nuestra vocación es abrumador, nos sentimos con ganas de abandonar, especialmente cuando las cosas se ponen difíciles. Esto es particularmente así cuando somos incomprendidos, acusados falsamente y tratados injustamente. Seguramente, muchas veces en nuestras vidas, cuando estamos pasando por una mala racha con nuestro cónyuge o seres queridos, ¿no queremos instintivamente
dejarlo todo? ¿No es esto lo que significa la purificación de los sentidos y del espíritu?

Pero tomar el camino más fácil no nos dará la felicidad. Sería equivalente a ser infiel a uno mismo, no sólo a Dios. Recuerden la película del Rey León, cómo Simba trataba de escapar de su identidad y su llamado a ser el Rey. Sólo aceptando su llamada y siendo fiel a la voluntad de Dios, podía encontrarse a sí mismo.

Es importante entender la amenaza que supone la tercera parábola, de los peces “buenos y malos”. El lenguaje de tintes dramáticos estaba destinado a ser entendido por los judíos, pero no se debe subestimar el significado de la advertencia, ni existe ninguna contradicción con la misericordia divina de Dios, quien no quiere que nadie perezca, sino que todos se conviertan (2 Pe 3:9).

Esta parábola tiene por objeto poner de relieve la importancia del momento actual y la urgencia de las decisiones que hay que tomar hoy. Cada momento desperdiciado se pierde definitivamente y los errores cometidos en este mundo tendrán consecuencias eternas. La posibilidad de disipar, despilfarrar la propia existencia centrándola en tesoros equivocados es todo… menos remota. Sólo los buenos entrarán en el cielo, toda lo negativo será aniquilado primero… por el fuego del amor de Dios.

Entrar en el reino de los cielos es una verdadera y ardua conquista, algo que hacemos día a día con la gracia. Quien tiene paciencia con su pobreza, aunque no se hace rico, conquista un reino (Fernando Rielo. Transfiguraciones).

Terminemos con una observación y un consejo del Papa Francisco, donde nos recuerda que recibir el reino de los cielos no es algo que ocurre sólo una vez en la vida, sino que representa la forma continua y completa de relacionarse con Dios -en la purificación y en la unión- todos los días:

Invito a cada cristiano, en cualquier lugar y situación en que se encuentre, a renovar ahora mismo su encuentro personal con Jesucristo o, al menos, a tomar la decisión de dejarse encontrar por Él, de intentarlo cada día sin descanso. No hay razón para que alguien piense que esta invitación no es para él, porque “nadie queda excluido de la alegría reportada por el Señor”
(Evangelii Gaudium 3).

Deja un comentario