Cristo, la Puerta Estrecha

Luis Casasús, Superior General de los misisoneros Identes
San Benno, 25 de Agosto, 2019. XXI Domingo del Tiempo Ordinario.

Isaías 66:18-21; Carta a los Hebreos 12: 5-7.11-13; San Lucas 13: 22-30.

Cuando hablamos del Evangelio de hoy, generalmente asociamos la escena con el fin del mundo: Cristo separará a los malvados de los buenos. Pero el alcance y la trascendencia de sus declaraciones no se limitan a nuestro futuro. Y la condena expresada por Cristo no pretende ser un rechazo concluyente, ni una exclusión de la salvación eterna. Tal interpretación es superficial y peligrosa porque contradice el mensaje del Evangelio.

Las palabras de Cristo son para el momento presente, pertenecen al aquí y ahora del reino de Dios. Son una seria invitación a reconsiderar cuidadosamente nuestra vida espiritual porque podemos cultivar ilusiones de ser discípulos, pero en realidad, no serlo en absoluto. Estas personas, si no se dan cuenta enseguida, terminarán llorando cuando se den cuenta de que han fallado y rechinarán sus dientes, lo que es una señal de ira de quienes comprenden, demasiado tarde, que hicieron algo malo.

Jesús no quiere asustarnos con la amenaza del infierno. Su condena está dirigida contra la vida tibia, inconsistente e hipócrita que hoy viven muchos de los que nos consideramos sus discípulos. Sin embargo, incluso ante sus palabras inquietantes, hay cristianos que no se dejan conmover por el temor de que un día Él les diga: No te conozco; en realidad nunca has estado cerca se mí.

Lo que dice Cristo acerca de que se cerró la puerta a los que dejan lo importante para más tarde, los que llegaban demasiado tarde, insinúa que habían ofendido a Dios, su anfitrión, con su acción o inacción, y que esto justificaba su exclusión del cielo. Todos los judíos entendieron esta parte de la historia, porque los maestros religiosos judíos de la época de Jesús no permitían entrar a los estudiantes que llegaban tarde a clase; la puerta quedaba cerrada y bloqueada. Además, a esos estudiantes se les prohibía asistir a clase durante una semana entera para poder así aprender una lección de disciplina y fidelidad a la importancia divina de sus deberes religiosos.

Hemos actuar ahora, antes de que sea demasiado tarde y tengamos que lamentarnos. Si el Espíritu Santo nos está llamando a cambiar, no nos demoremos más. Si estamos sufriendo, perseveremos hasta el final para que podamos cosechar la cosecha de vida y de alegría. Es posible que nunca tengamos la oportunidad de arrepentirnos o de hacer el bien que siempre quisimos hacer, porque hemos estado ocupados con otras cosas intrascendentes. Así pues, antes de que nos sorprendamos y nos demos cuenta de que las oportunidades de amor, servicio, perdón y relaciones profundas han pasado, aprovechemos el día haciendo de nuestra vida una vida de amor y gozo para los demás.

El segundo grupo que describe el Evangelio de hoy está formado por los que están dentro, una gran multitud, que viene del este y el oeste, del norte y del sur. No dice que todas estas personas conocían a Jesús y caminaban a su lado. Quizás muchos ni siquiera sabían que Él existió. Lo que es seguro es que, si pueden entrar, significa que han pasado por la puerta estrecha; los otros quedan afuera. Los del segundo grupo han sido fieles a la ley universal de la perfección, que está verdaderamente escrita en nuestros corazones. El plan de Dios es que todas las naciones de todas las lenguas se reúnan.

Con este fin, todos estamos llamados a ser mensajeros dela Buena Nueva e instrumentos de amor y misericordia. Porque, como cristianos, somos especialmente bendecidos por haber conocido a Cristo. De hecho, debemos anunciar la profundidad de su amor por nosotros. El profeta nos empuja a ir a las islas distantes que nunca han oído hablar de mí ni han visto mi gloria. Debemos proclamar el Evangelio a todas las naciones, cercanas y lejanas, especialmente a aquellas que aún no han conocido al Señor. En virtud de nuestro bautismo, todos estamos llamados a ser misioneros, como nos recuerda el Papa Francisco:

Todo cristiano es un misionero en la medida en que ha encontrado el amor de Dios en Cristo Jesús. Si no estamos convencidos de ello, veamos a esos primeros discípulos, quienes, inmediatamente después de encontrar la mirada de Jesús, salieron a proclamarlo con alegría: ¡Hemos encontrado al Mesías! (Jn 1, 41). La mujer samaritana se convirtió en misionera inmediatamente después de hablar con Jesús y muchos samaritanos creyeron en él por el testimonio de la mujer (Jn 4, 39). Así también, San Pablo, después de su encuentro con Jesucristo, comenzó enseguida a proclamar en las sinagogas que Jesús era el Hijo de Dios (Hechos 9: 20). entonces ¿A que estamos esperando? (EG)

De hecho, este siempre ha sido lo que recuerda del Papa Francisco en su Encíclica, La alegría del Evangelio: Estamos llamados a ser discípulos misioneros.

La Segunda Lectura está dirigida explícitamente a los que Dios trata como hijos. Es importante conectar este mensaje con el mensaje de Cristo de hoy, porque representa la respuesta explícita a la pregunta sobre cómo entrar en el reino de los cielos.

En verdad les digo que, a menos que cambien y se hagan como niños, nunca entrarán en el reino de los cielos (Mt 18, 3).

En verdad, tenemos que meditar continuamente sobre el significado de “ser como niños”.

Podríamos responder desde una imagen sentimental y romántica de lo que son los niños. Se les retrata como dulces e inocentes, débiles y maleables, no malos ni codiciosos. Pero como los padres saben, eso es a menudo una ilusión. Y esa ciertamente no era la opinión que la gente tenía de los niños cuando Jesús habló estas palabras a los discípulos.

Uno de los rasgos que Cristo quiere que veamos en los niños es que un niño es sencillo y sin complicaciones, sin el barniz que puede hacer que una persona sea un mal actor en lugar de alguien abierto y sincero. Jesús quiere que sus seguidores sean como niños, porque quiere que confíen y dependan de Él. Los niños no saben mentir, y nos reímos cuando intentan hacerlo para ocultar alguna desobediencia, porque eso no corresponde a su verdadero ser, a su auténtica identidad. Paradójicamente, ser como un niño es la única forma de madurar, ya que cuando confiamos en Cristo y lo miramos con la expectativa de un niño que espera recibir todo lo que necesita de una madre o un padre, forzosamente creceremos en nuestra fe.

Esto lo podemos lograr centrándonos en Cristo en lugar de escuchar todas las voces que claman por nuestra atención. Sólo Él puede ayudarnos a dejar de lado los estados de ánimo y los resentimientos que destruyen nuestro testimonio cristiano y nuestro caminar con Él. Por medio del Espíritu Santo, Dios puede hacernos sencillos y confiados, seguidores de Cristo; sin pretensiones, dispuestos a cumplir su voluntad y ser todo lo que Él quiere que seamos.

Los niños conocen sus debilidades e insuficiencias, pero los adultos hemos tenido tanta influencia de nuestros corazones malvados y del perverso sistema del mundo, que vamos adoptando una actitud de autosuficiencia. Sin embargo, un niño, que sigue siendo pecador por nacimiento, es más obediente que un adulto. Nosotros, los adultos, disputamos porque hemos tenido más tiempo para hacernos egocéntricos y arrastrarnos a nosotros mismos hacia la autonomía, despreciando las sugerencias sutiles (o algunas veces contundentes) de Dios. El orgullo se establece en nosotros. Los hábitos, especialmente los malos, son difíciles de romper. Tal independencia arrogante es completamente ajena a la Palabra de Dios. No pertenece a su reino.

La palabra griega que San Mateo usa para “niño” significa una persona menor de doce años. Tales seres humanos no eran considerados ni siquiera como personas en el siglo primero. Un niño no tenía estatus ni posición legal. Un niño era un don nadie.

Jesús nos invita a superar una fe basada en la lógica, la razón y las reglas, y encontrar la maravilla, la sencillez y la apertura que caracterizan la vida de los niños. En lugar del áspero y pesimista “¿por qué?” del adulto, Cristo nos impulsa a considerar el optimista y esperanzador “¿por qué no?” de un niño.

Y no solo eso, sino que un niño tiene los ojos fijos en la persona que ama, su madre, su padre y desconfía de los consejos y el afecto de personas desconocidas.

Si queremos ser auténticos cristianos, si queremos conocer bien a Cristo, debemos ser primero hijos, saber ser hijos. Nuestro apetito espiritual ha de ser siempre el preguntarle, el inquirirle, el solicitarle, como regalo supremo de la vida, el título de ser un gran hijo de Dios.

Digámosle todos y cada uno de nosotros: Quiero ser, Padre, un gran hijo tuyo, ser un hijo ejemplarísimo tuyo, y serlo de tal manera que yo mismo sea tu ideal; que Tú tengas el ideal de mí; que Tú sueñes también conmigo; que Tú te veas en mi espíritu (En el Corazón del Padre, Fernando Rielo).

Otro punto importante de la Segunda Lectura es sobre el valor de las pruebas de nuestra vida, que Dios conoce y está dispuesto a aprovechar al máximo. A veces, estas pruebas se interpretan como castigos, pero en cualquier caso estamos llamados a utilizar su valor espiritual:

Un niño de cuatro años estaba enfadado, debajo de la mesa. Le habían negado una segunda ración de helado. Su madre le ordenó salir, pero el niño no cedía. Ella trató de persuadirle, pero todo fue inútil. Cuando finalmente, ella le prometió el helado, el niño salió triunfante y ambos fueron a buscar la recompensa en el refrigerador. Un visitante se quedó sólo con el otro testigo de esta pequeña escena doméstica, la abuelita del niño. Mientras la madre y el hijo se reunían con un helado en la cocina, la anciana le dijo al visitante: No está haciendo justicia a ese niño; a mi hija no se le ocurre nada mejor. Debería haberlo castigado. El visitante nunca había escuchado hablar del castigo como un servicio debido a un niño. La escena reveló un importante cambio de actitud entre las dos generaciones.

¿Por qué no deberían considerarse la recompensa y el castigo respuestas aceptables a ciertos comportamientos? Mientras nuestros primeros padres fueron expulsados del Jardín del Edén como castigo por comer la fruta prohibida, los resentidos seguidores de Moisés fueron recompensados con maná para alentarlos en su difícil camino por el desierto. La Carta a los Hebreos dice que un acto disciplinar proporcionado es un signo de amor. Dios ejercita a los que ama y pone a prueba a sus hijos. El sufrimiento es parte de nuestra formación.

Solo cuando nos damos cuenta de que somos niños, sólo cuando somos conscientes de que todo lo que hacemos y somos es por la gracia de Dios, entonces el Espíritu de Dios puede dirigir nuestra vida, vivir y gobernar en nosotros en los buenos y malos momentos. Muy a menudo, nos desvivimos para que nuestros desvelos den fruto, especialmente para cambiar a las personas difíciles que nos rodean. Buscamos cambiar la mentalidad de nuestros hermanos de comunidad, hijos, hermanos o amigos. Pero cuanto más intentamos cambiar su actitud y forma de pensar, más hostiles y reactivos se vuelven. En lugar de tratar de cambiarlos desde afuera, debemos entregarnos a Dios y dejar que Dios actúe desde dentro de ellos.

Jesucristo deja claro que Él es la Puerta Estrecha; de hecho, en Juan 10: 9 dice: Yo soy la puerta; el que entre por mí será salvo. Entrará y saldrá, y encontrará pasto.

La puerta angosta es una persona, Jesús, que nos invita a caminar a través de Él para servir a cualquiera que encontremos al otro lado del portal. Todos necesitamos nuestra ración diaria de alimento corporal y espiritual para cumplir con los objetivos requeridos. Eso también significa que, si vemos a alguien que tiene deficiencia en una o ambas de esas necesidades para vivir una vida plena, los discípulos de Jesús deben compartir su ración diaria con esa persona. ¿Cómo hemos de hacerlo? Una persona cada vez y un día tras otro. Ningún servicio es demasiado pequeño, todo acto de bondad y compasión demuestra que la gracia se multiplica mil veces a través de la bondad del mismo Dios.

El mensaje del Evangelio de hoy es inequívoco. Cristo, la puerta estrecha, es el único camino hacia la vida eterna. Todas las otras puertas son anchas y fáciles de atravesar, pero conducen al vacío interior, a la tristeza, a relaciones deshechas o incluso a la destrucción eterna.

One Comment

Deja un comentario