Evangelio del 19 de Abril

 

“Les aseguro que ustedes me buscan, no porque vieron signos, sino porque han comido pan hasta saciarse.

 

Evangelio según San Juan 6,22-29

Después de que Jesús alimentó a unos cinco mil hombres, sus discípulos lo vieron caminando sobre el agua. Al día siguiente, la multitud que se había quedado en la otra orilla vio que Jesús no había subido con sus discípulos en la única barca que había allí, sino que ellos habían partido solos. Mientras tanto, unas barcas de Tiberíades atracaron cerca del lugar donde habían comido el pan, después que el Señor pronunció la acción de gracias. Cuando la multitud se dio cuenta de que Jesús y sus discípulos no estaban allí, subieron a las barcas y fueron a Cafarnaún en busca de Jesús. Al encontrarlo en la otra orilla, le preguntaron: “Maestro, ¿cuándo llegaste?”. Jesús les respondió: “Les aseguro que ustedes me buscan, no porque vieron signos, sino porque han comido pan hasta saciarse. Trabajen, no por el alimento perecedero, sino por el que permanece hasta la Vida eterna, el que les dará el Hijo del hombre; porque es él a quien Dios, el Padre, marcó con su sello”. Ellos le preguntaron: “¿Qué debemos hacer para realizar las obras de Dios?”. Jesús les respondió: “La obra de Dios es que ustedes crean en aquel que él ha enviado”.


SOS Evangelio: claves de lectura

Es como si dijera: “Me buscas por interés”. …y nuestra búsqueda de Jesús? Y creo que es bueno que nos preguntemos siempre: ¿Por qué busco a Jesús? ¿Por qué sigo a Jesús? Todos somos pecadores. Por eso, siempre tenemos algún interés, algo que purificar en el seguimiento de Jesús; debemos trabajar interiormente para seguirlo, por él, por amor.
Bergoglio (Papa Francisco), Jorge. John. El Evangelio del discípulo que vio y creyó (Edición en italiano) . Ediciones San Pablo. Edición Kindle.
***
¿Por qué les interesa saber cuándo llegó allí? Porque están buscando el pan que perece, así que una vez que saben a dónde va -primero dijo que era el manantial de agua viva, ahora el pan- sólo lo siguen. Puede que tuvieran cierto tipo de fe, pero fe en el pan. Por eso dice: no me buscáis porque hayáis visto señales, sino porque habéis comido pan. El hombre vive de significados. El pan tiene un gran significado porque es un símbolo de vida, así que lo busca, con razón.
… Podemos vivir este pan envenenando nuestra existencia, es decir, luchando unos contra otros para conseguirlo, o podemos vivir este pan de forma divina, como signo de amor mutuo. Aquí se juega nuestro destino, la vida o la muerte.
… Y entonces le preguntan: ¿Cuál es la voluntad de Dios? ¿Cómo podemos vivir nuestra existencia concreta, qué debemos hacer concretamente para tener este pan que no perece? ¿Qué debemos hacer? ¿Qué quiere Dios de nosotros? ¿Qué hacer? Y así es: ¿qué hacer? Y Jesús da una extraña respuesta: Esto es obra de Dios. Le preguntan qué debemos hacer, qué obras de Dios: esta es la obra que Dios hace, antes de nuestro hacer está lo que Dios hace por nosotros. ¡Estamos hechos ante todo! ¡Mira cómo estás hecho! Eres un hijo de Dios, ¿no? Esta es la obra de Dios: que te hizo hijo de Dios. Así que su trabajo es hacer que creas en el Hijo, que te adhieras al Hijo, que te conviertas en un hijo, que te conviertas en lo que eres, ¡este es el trabajo que Dios quiere hacer en ti! Y Él lo ha puesto en tu corazón, esta atracción por la verdad, por el amor, por el compartir, por la vida del Hijo. Sigue esta obra de Dios, entonces verás que harás las obras de Dios y harás que el mundo sea hermoso. Así que hay algo que Dios está haciendo en nosotros y tenemos que escucharlo. Y este trabajo es la adhesión al Hijo, a esos sentimientos de luz, de verdad, de amor que todos tenemos dentro, este es el trabajo de Dios en nosotros. Es el sello del Padre, es nuestra esencia como hijos, tratemos de ver esta obra.
p. Filippo Clerici y P. Silvano Fausti, Evangelio de Juan.
Para leer más: https://www.gesuiti-villapizzone.it/sito/trascrizioni/gv/1/18/files/gv18.pdf
[Acerca del texto publicado en este espacio, quedamos a disposición para su eliminación inmediata, si su presencia no fuese apreciada por quien tiene los derechos].

 

Deja un comentario