Orar siempre sin desanimarse

By 20 octubre, 2019 Evangelio, Para leer

por el p. Luis CASASUS, Superior General de los misioneros Identes

 Madrid, 20 de Octubre, 2019.  XXIX Domingo del Tiempo Ordinario.

Éxodo 17: 8-13; 2 Timoteo 3:14-17.4,1-2; San Lucas 18: 1-8.

Un pequeño pastorcito estaba cuidando sus ovejas un domingo por la mañana, cuando oyó sonar las campanas de la Iglesia y vio la gente caminando por el camino al lado del campo yendo a la Iglesia.

Comenzó a pensar que a él también le gustaría comunicarse con Dios. ¿Pero, que le podría decir?  se preguntaba. Nunca había aprendido una oración. Entonces, de rodillas, comenzó a recitar el alfabeto: a, b, c, d,… y así sucesivamente, repitiendo su ‘oración’ varias veces.

Un hombre que pasaba por allí escuchó la voz del niño, y al detenerse para mirar a través de los arbustos, vio al niño arrodillado con las manos juntas y los ojos cerrados diciendo: a, b, c, … k, l, m … Interrumpió al niño, preguntándole: ¿Qué haces, mi pequeño amigo? El niño respondió: Estaba orando, señor. Sorprendido, el hombre dijo: ¿Pero entonces, por qué estás recitando el alfabeto? El muchacho dijo: No sé ninguna oración señor. Pero quiero que Dios me cuide y me ayude a cuidar a mis ovejas. Así que pensé que, si decía, todo lo que sabía, podría juntar las letras y deletrear todo lo que quería y debía decir. El hombre sonrió y dijo: Bendito sea tu corazón. ¡Tienes razón, Dios lo hará así!  luego fue a la iglesia sabiendo que ya había escuchado el mejor sermón que podría escuchar ese día.

La historia anterior, aunque parece tan ingenua, refleja una de las propiedades más esenciales de la oración: es un acto de comunión con Dios, que puede describirse como un diálogo permanente, la ofrenda de cada momento, el mayor poder del hombre, una respiración espiritual … Pero quizás nuestro punto de partida para la reflexión de hoy podría ser que la oración es comunión con Dios, y esta comunión es posible a través del acto del Espíritu Santo. Es por eso que debemos prestar atención tanto a nuestro esfuerzo ascético como a la respuesta abundante y ubicua del Espíritu Santo en nuestra mente, voluntad, facultad unitiva y espíritu.

Nuestra oración de unión, como la llaman Santa Teresa de Ávila y nuestro padre Fundador, consiste en mantenerse en constante diálogo con Dios para evaluar la realidad, los eventos y las personas con Sus mismos criterios de juicio. Examinamos con Él nuestros pensamientos, sentimientos, reacciones y planes.

La oración continua significa no tomar ninguna decisión sin antes consultarle. Si, incluso por un solo momento, interrumpimos esta relación con Dios, como en la Primera Lectura, dejamos caer los brazos e inmediatamente los enemigos de la vida y la libertad aprovechan la ocasión. Estos enemigos se llaman pasiones, impulsos incontrolados y reacciones instintivas. Crean las condiciones para que tomemos decisiones torpes. Nos enfrentamos continuamente a enemigos que obstruyen nuestra vida y nos dejan sin aliento: ambición, odio y pasiones rebeldes. Son «nuestros Amalecitas».

Cuando ciertas personas atraviesan grandes dificultades, junto con crisis emocionales y espirituales de diversos tipos, es probable que les hayamos oído decir: “Lo he intentado todo. Ahora lo único que me queda por hacer es rezar”. Es como si la oración fuera algo que se debe hacer solo como último recurso en tiempos de problemas. Sin embargo, lo cierto es que conscientemente o no, continuamente nos enfrentamos al reto de tomar una decisión: El que no está conmigo está contra mí y quien no recoge conmigo, desparrama (Lc 11:23). La oración no es sólo un gran medio para no perder la cabeza en los momentos más difíciles y dramáticos, cuando todo parece conspirar contra nosotros. Es el cayado que necesitamos para caminar con Dios y luchar con éxito contra el diablo.

Los pueblos de la antigüedad creían que los dioses luchaban junto a quienes los adoraban. Hoy, instruidos por el propio Cristo, sabemos que ese es un concepto arcaico y tosco de Dios. El episodio de la Primera Lectura tiene para nosotros un mensaje claro. Nos enseña que quien que desean lograr cambios profundos, especialmente la verdadera conversión, que está más allá de la buena voluntad y las propias fuerzas, debe orar sin cesar.

La Primera Lectura también da un ejemplo sorprendente de una característica importante de la oración: Aarón y Hur, al sujetar las manos de Moisés en la oración, reflejan lo que más tarde expresó explícitamente Jesús: Además les digo que, si dos de ustedes se ponen de acuerdo aquí en la tierra para pedir algo en oración, mi Padre que está en el cielo se lo dará. Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos (Mt 18: 19-20).

Toda oración individual tiene su propio significado e importancia, pero la oración comunitaria, por ejemplo, la oración en familia, tiene mayor importancia y promueve una nueva forma de la presencia de Jesús entre nosotros.

Las anteriores palabras de Cristo no significan que tengamos que pasar mucho tiempo juntos en una actividad de adoración. Más bien, Jesús está hablando de la unión de nuestros corazones, la ofrenda de nuestros esfuerzos en la construcción de la paz. De hecho, la iglesia es un lugar donde las diferencias se pueden expresar y resolver. Debemos recordar que la iglesia es donde la presencia de Cristo se manifiesta en la forma en que nos tratamos, a pesar de nuestras diferencias. Es en el contexto del conflicto que Jesús dijo que si dos de ustedes se ponen de acuerdo aquí en la tierra para pedir algo en oración, mi Padre que está en el cielo se lo dará.

Muchos de nosotros podemos identificarnos fácilmente con la viuda que buscaba justicia. En aquellos días, las viudas y los huérfanos eran las personas más vulnerables de todas y estaban expuestas a todo tipo de abusos y explotación. No tenían seguridad ni lugar en la sociedad. A menudo se aprovechaban de ellos y eran tratados injustamente.

Todos los días, escuchamos historias de personas heridas por la injusticia que sienten en la forma en que se tratan sus dificultades. Esto puede referirse a una remuneración insuficiente, ceguera e insensibilidad a su sufrimiento, calumnias, injusticia en el lugar de trabajo, discriminación, o abusos de todo tipo. Sin justicia, no puede haber amor ni unidad. El resentimiento entonces crece y esto conduce a un profundo desánimo o a actos de represalia.

En el Salmo 37 leemos: Desde mi juventud hasta la vejez, nunca he visto a los justos abandonados ni a sus hijos pidiendo limosna. Porque el Señor ama la justicia y el derecho y nunca abandona a sus fieles. En cambio, los malvados perecerán y su raza será eliminada. ¿Suscribiríamos a estas palabras sin ninguna reserva? ¿Quién no conoce ejemplos que parecen contradecirlas?

Entonces, ¿por qué se nos invita a rezar con insistencia? Jesús responde hoy con una parábola. El juez injusto representa el poder de este mundo (no sólo una persona específica), la fuerza de las pasiones incontroladas, la falta de temor de Dios (como dice el propio personaje). Es la situación en la que se encuentran los discípulos en este mundo dominado por el mal y profundamente marcado por la muerte. Una situación grave, no sólo en un momento particular, donde simultáneamente reconocemos y admitimos nuestra debilidad y la presencia activa de Dios que nos transforma, no sólo cambiando las cosas o resolviendo nuestros problemas.

Pero todavía es más importante recordar que Cristo mismo pasó por esa misma experiencia en su vida. Por todo el bien que hizo, fue traicionado, condenado injustamente y ejecutado en la cruz. Así también los apóstoles y los primeros cristianos pasaron por las mismas persecuciones injustas debido a su fe en Cristo. Sin embargo, no renunciaron a la fe en Dios.

Por otro lado, sabemos por experiencia de primera mano y de los demás, que es precisamente la inocencia y el sufrimiento injusto lo que puede cambiar los corazones de los hombres malvados. Por el contrario, cuando tomamos represalias, solo creamos más hostilidad.

En la Carta a Timoteo, San Pablo también habla sobre la insistencia. Esta insistencia, sin embargo, se vuelve hacia nosotros. Así como hemos de ser perseverantes en nuestra súplica a Dios, debemos serlo en nuestra proclamación del mensaje de Jesucristo.

Debemos luchar contra la injusticia permanentemente. Nuestro objetivo es el reino de Dios, así en la tierra como en el cielo; y para alcanzar esa meta, San Pablo dice que debemos ser insistentes, como la viuda en la parábola. La alegoría es poderosa y expresiva, porque cada ser humano, los más o menos «buenos» y los más o menos «malos», se resiste al cambio y todos queremos seguir disfrutando de nuestra zona de confort.

La Segunda Lectura representa un vínculo práctico y claro entre la oración y los textos sagrados. San Pablo propone a Timoteo un punto seguro de referencia: Las Sagradas Escrituras, recordándonos que Toda la Escritura está inspirada por Dios, y es útil para enseñar y para argüir, para corregir y para educar en la justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto y esté preparado para hacer siempre el bien.

Muchos de nosotros ni siquiera recordamos cuáles son nuestros pensamientos inútiles, y esta falta de sensibilidad explica la pobre y limitada atención que prestamos al Evangelio.

Una última palabra sobre la oración, concebida como diálogo entre Dios y el hombre.

Cuando entro en diálogo con alguien, la premisa fundamental es que, a través de esa forma de conexión, podamos alcanzar un estado en el que ambos nos preocupemos por nuestras dos aspiraciones, creando así un compromiso compartido, con una solución que sea válida para los dos. Este marco depende de una forma profunda de confianza: que el otro es una persona (humana o divina) como yo. En el fondo, abrazar el espíritu de diálogo con las personas divinas (o con mi prójimo) es un compromiso de cuidar a todos los que forman parte del diálogo, incluso si no puedo entender completamente o estar totalmente de acuerdo con mi interlocutor.

La mayoría de las conversaciones son simplemente monólogos realizados en presencia de un testigo. Pero, como dijo Martin Buber, un diálogo es una conversación… cuyo resultado se desconoce. Ojalá que nuestra oración sea así…

Sabemos que la experiencia de apertura al diálogo en sí misma es transformadora. Podemos notar la diferencia, cuando estoy o no estoy realmente abierto. Sé cómo se siente el apego porque he tenido muchas veces la experiencia de no tenerlo… y la inmensa libertad que conlleva. No se trata de no querer; no se trata de no tener opiniones, incluso sólidas; no se trata de simplemente congeniar con algo o con alguien. Se trata sencillamente de la voluntad de verse afectado por lo que escucho sobre las necesidades o las perspectivas del otro. Se trata de permitir la conexión entre mis necesidades profundas y mis aspiraciones y las de la otra persona.

Esa es la actitud justa y adecuada de quien ora.

Ochocientos años antes de Cristo, Yahvé ya advirtió a través del profeta Amós: Yo, el Señor, odio y desprecio tus celebraciones religiosas y tus momentos de adoración. No aceptaré tus ofrendas o sacrificios de animales, ni siquiera los mejores ¡Basta de tus ruidosas canciones! No escucharé cuando toques el arpa. Pero deje que la justicia y la equidad fluyan como un río que nunca se seca.

La oración es importante porque nada podemos por nosotros mismos. Necesitamos a Dios Nada es imposible con Él. Pero, ¿encontrará Dios fe en nosotros? La respuesta depende de ti y de mí.

Deja un comentario