Gran fiesta de la familia idente de Italia por los votos de Jesús Cevallos, Daniel Cárdenas e Israel Regalado en Roma

El domingo, 28 de abril a las 17h00, en la iglesia de la presidencia del Instituto Id, en Via Aurelia 773, en Roma, dos misioneros identes han realizado su profesión perpetua y otro su profesión temporal.

El Instituto Id de Cristo Redentor, misioneras y misioneros identes, celebraba la fiesta del Padre Celestial, como cada último domingo de abril. Este año era la Fiesta de la Divina Misericordia, instituida por San Juan Pablo II para el segundo domingo de Pascua. Bellísima coincidencia que Nuestro Padre Celeste ha permitido para alegría de todos los presentes.

La misa fue presidida por el P. Jesús Fernández, presidente del Instituto Id, y concelebrada por más de veinte sacerdotes, entre misioneros identes y otros sacerdotes amigos pertenecientes a varias congregaciones e incluso uno de la Iglesia maronita.

Los hermanos que realizaron sus votos perpetuos son Jesús Fernando Cevallos Moreno  (27 años) e Daniel Cárdenas Matute (28 años), ambos procedentes de Ecuador pero que viven en Roma desde hace diez años, donde han realizado sus estudios de Informática, el primero, y de Comunicación, el segundo. Nuestro hermano Israel Regalado (21 años) hizo su profesión temporal. Procede del Perú pero vive desde niño en Génova junto con su madre y su hermana pequeña. Ahora realiza sus estudios universitarios de Lengua y Literatura en Roma. Jesús e Israel pertenecen a la provincia de Roma y trabajan apostólicamente en nuestra parroquia de San Matteo, en la periferia romana, y Daniel Cárdenas ha sido trasladado a la Delegación de Busseto.

Estaban presentes una buena parte de la familia de nuestros hermanos. Por parte de Jesús , su madre María Moreno, también misionera idente; y sus hermanas Mabel y Salomé, esta última misionera idente, que estaba con su esposo y también misionero Jonathan Rosero. Por parte de Daniel, estuvieron sus padres Ramiro y Liz, ambos misioneros identes, y sus hermanos Andrés y María Isabel. Y por parte de Israel estuvo presente su madre, Rosa, y su hermana María Victoria, que vinieron desde Génova acompañados de varios amigos.

Tras la lectura del Evangelio, el P. Jesús Fernández dirigió a los presentes una apasionada homilía en la cual, tras agradecer a los padres de nuestros hermanos por la entrega que hacían de sus respectivos hijos al Instituto y a la Iglesia, subrayó la necesidad de decir un ‘sí’ total al Padre y de vivir el amor con todos sus atributos de generosidad, humildad, servicio y abnegación de uno mismo. También ha reiterado que el Padre nos ama a cada uno con un amor único y personal y que solo nos pide que le correspondamos viviendo como hijos.

Seguidamente inició propiamente la ceremonia de la profesión de votos con el canto de las letanías por parte del Coro de la Parroquia de San Mateo, mientras nuestros hermanos estaban postrados en medio de una emoción general de todos los asistentes. Tras ello siguió la solicitud de los tres misioneros de profesar sus votos, ya sea los perpetuos o los temporales, según el caso, recibida por el P. Jesús Fernández, como presidente del Instituto Id.

La Iglesia estaba repleta. Estaban presentes misioneros y misioneras de Roma, Terni, Arpino, Attesa Busseto y Génova, así como miembros de la familia idente y de la juventud idente de dichas ciudades, y numerosos amigos de nuestros hermanos.

En definitiva, la liturgia ha sido de una gran belleza y solemnidad que ha creado una atmósfera realmente  celeste. Es la emoción de contemplar cómo unos jóvenes hermanos renuncian a bienes legítimos, como es formar una familia, en vista de bienes superiores: ser en medio del mundo signo del cielo, donde nadie se da en matrimonio a nadie sino que todos son como ángeles delante de Dios.

Acabada la celebración, los participantes se reunieron en torno a un aperitivo servido en el pequeño jardín de la presidencia, durante lo cual se continuó disfrutando de la alegría y de la amistad fraterna, propia de los que se sienten hijos de un Padre celeste que les ama.

Deja un comentario