por el p. Luis CASASUS, Superior General de los misioneros Identes

New York/Paris, 13 de Diciembre, 2020. | Tercer Domingo de Adviento

Isaías 61: 1-2a.10-11; 1 Tesalonicenses 5: 16-24; San Juan 1: 6-8.19-28.

Las tres Lecturas de este domingo se hacen eco del tema de la alegría.

La profundidad del gozo en el momento de la celebración depende mucho de cuánto nos hemos preparado para ello. Por otro lado, en el mismo acto de la preparación, ya estamos entrando en la alegría de la celebración.

Recuerdo un dicho que mi abuela solía decir: Lo mejor del domingo es el sábado por la tarde.

Esta es una de las razones por las que la Iglesia nos invita a vivir el Adviento como un tiempo de serenidad, para poder apreciar en toda su grandeza, la llegada de Cristo que celebramos en Navidad.

Todos entendemos que la alegría espiritual no es la misma que la alegría de este mundo, aunque a veces van unidas. Pero es más fundamental entender bien de dónde viene la alegría que vive un discípulo de Jesús.

Esta famosa historia se cuenta de San Francisco de Asís, que viajaba con su asistente, el Hermano León. Era invierno y ambos temblaban de frío. Francisco llamó a León: Hermano, si fuera para agradar a Dios que los frailes dieran, en todas las tierras, un gran ejemplo de santidad y edificación, escribe, y nota cuidadosamente, que esto no sería la perfecta alegría.

Un poco más adelante, Francisco añadió: Hermano León, si los frailes hicieran caminar a los cojos, si enderezaran a los encorvados, expulsaran a los demonios, dieran vista a los ciegos, oído a los sordos, habla a los mudos y, lo que es aún más importante, si resucitaran a los muertos después de cuatro días, escribe que esto no sería la perfecta alegría.

Finalmente, después de varias millas el Hermano León se preguntó mucho en su interior, y luego expresó: Te ruego que me enseñes en qué consiste la perfecta alegría.

Francisco respondió: Si cuando lleguemos a nuestro destino, todos empapados por la lluvia y temblando de frío, cubiertos de barro y exhaustos de hambre; si cuando llamemos a la puerta del convento, el portero se irrita y nos pregunta quiénes somos; si después de haberle dicho: “Somos dos de los hermanos”, responde enojado: “Lo que dices es mentira”. Sois dos impostores que van por ahí engañando al mundo y pidiendo limosna a los pobres; ¡fuera!

Si entonces se niega a abrirnos y dejarnos fuera, expuestos a la nieve y a la lluvia, sufriendo frío y hambre hasta la noche, entonces, si aceptamos tal injusticia, tal crueldad y desprecio con paciencia, sin enfadarnos y sin murmurar, creyendo con humildad y caridad que el portero nos conoce de verdad, y que es Dios quien le hace hablar así contra nosotros, escribe, Hermano León: Esta es la perfecta alegría.

En ese caso, la alegría no es una emoción de extrema felicidad sino una gracia de Dios que da fuerza y paz. Este es uno de los frutos de la renovación que el Espíritu Santo produce en nosotros, como nos anuncia hoy San Juan Bautista: Él les bautizará con el Espíritu Santo y con fuego (Lc 3, 16). El bautismo de Juan el Bautista produce el perdón de los pecados. El bautismo cristiano trae consigo el advenimiento del Espíritu Santo. En última instancia, así es como se nos permite ser como Juan el Bautista, testigos de Cristo: El espíritu del Señor me ha sido dado, porque el Señor me ha ungido. Me ha enviado a llevar la buena noticia a los pobres, a vendar los corazones quebrantados; a proclamar la liberación a los cautivos, la libertad a los encarcelados; a proclamar un año de gracia del Señor (1ª Lectura).

La Alegría Perfecta es estar tan arraigado en la eternidad, que nada en esta vida puede distraernos de las realidades eternas. Es tener una relación interna tan fuerte con Jesús, estar tan seguros en un conocimiento experimental de su amor, que sabemos que su amor es suficiente. San Pablo nos dice en su Carta a los Romanos que nada puede separarnos del Amor de Dios que ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo. Esta Alegría Perfecta trae una libertad, una libertad para vivir plenamente en esta vida no limitada por ningún miedo; por ejemplo, el miedo a qué vestir o comer, el miedo a quién nos cuidará, el miedo a lo que otros puedan pensar, o a lo que otros puedan hacernos.

Hemos aprendido de nuestro Padre Fundador y de nuestra propia experiencia que la auténtica alegría espiritual está misteriosamente ligada al dolor. Esto no tiene nada que ver con el masoquismo o el comportamiento autodestructivo. Por el contrario, se trata de la seguridad de que Dios realizará algo positivo con lo que es más doloroso para nosotros.

No se trata simplemente de que recibamos alguna “fuerza para resistir”, sino que se produce, positivamente, un gozo dentro de nosotros, propio de quien sabe que la Providencia se ocupa de todo. Sentir esa brisa del Espíritu Santo genera una paz que nos empuja y pone en marcha nuestros talentos y capacidades, lo cual se manifiesta a menudo en nuevas formas de vivir las virtudes.

La mirada del profeta va mucho más allá de los estrechos horizontes de la miseria humana. Incluso en la situación más dramática, invita a crecer en alegría y esperanza, basándose en la certeza de que Dios está cumpliendo poco a poco su plan para el mundo.

Esto explica por qué, como aconseja San Pablo hoy, debemos dar gracias continuamente. Una de las razones es que, más allá de la cortesía, con el sentimiento de gratitud y el hecho de expresarla, aumentamos gradualmente nuestra sensibilidad y nuestra capacidad de ser conscientes de la llegada de nuevas gracias.

Incluso desde el punto de vista de la educación de un niño, se le enseña inmediatamente a dar las gracias, y esto sucede espontáneamente, casi instintivamente en todas las culturas. De hecho, la gratitud reduce una multitud de emociones tóxicas, desde la envidia y el resentimiento hasta la frustración y el remordimiento. Fortalece la relación entre las personas y a veces la genera, porque rompe barreras y distancias. La recomendación de San Pablo es muy oportuna, ya que nuestra tendencia es dar gracias sólo en ciertas ocasiones, no de manera permanente; pero hacerlo continuamente es una manera segura de unirnos con Dios. Cuando estamos agradecidos, también nos volvemos más generosos. Comenzamos a compartir con los demás lo que hemos recibido.

Nos suele pasar como a ese cazador que se perdió en el bosque. Después de unos días sin comida, el hombre hambriento divisó un manzano solitario. Estaba eufórico mientras arrancaba la fruta y agradeció a Dios profusamente. Engulló la primera manzana jugosa y siguió comiendo manzana tras manzana. Pero después de comer las primeras, su alegría comenzó a disminuir y cuando llegó a la décima manzana, se sintió frustrado por tener sólo manzanas para comer. La décima era tan sabrosa como la primera. Pero el cazador estaba harto de demasiadas cosas buenas. No reconoció que las manzanas le mantenían vivo y le daban la fuerza para encontrar una salida del bosque.

La gratitud es una elección, pero puede convertirse en un hábito. Cuando aprendemos a practicar conscientemente el agradecimiento por las situaciones, las personas y los recursos que nos rodean, logramos una vida más feliz y mejores relaciones. Lo más importante es que puedo darme cuenta y no olvidar cómo Dios me perdona cada día, dándome como prueba de su perdón el poder de participar en la tarea de su reino y -a veces- una prueba visible de ser un humilde instrumento en su plan de salvación. Y eso es una fuente de profunda alegría. Por eso Jesús dijo: Dichosos los ojos que ven lo que ustedes ven, porque les digo que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que ustedes ven, y nunca lo vieron; oír lo que ustedes oyen, y nunca lo oyeron.

Antes de eso, sus discípulos fueron enviados a proclamar el Evangelio. Y cuando volvieron llenos de emoción y regocijo, diciendo: Señor, en tu nombre hasta los demonios se someten a nosotros (Lc 10: 17), Jesucristo les dijo: No se alegren de que los espíritus se sometan a ustedes, sino alégrense de que sus nombres estén escritos en el cielo (Lc 10:20).

Jesús nos enseña el valor de la gratitud y cuán a menudo la olvidamos o la damos por sentada en nuestras vidas. Diez fueron limpiados, ¿no es así? ¿Dónde están los otros nueve? Demasiado a menudo nos centramos en lo que nos falta y olvidamos dar gracias a Dios por las bendiciones recibidas.

Mi impresión personal es que sólo las personas de oración son agradecidas a Dios, incluso en los momentos más difíciles. Por ejemplo, cuando al erudito biblista inglés Matthew Henry (1662-1714) le robaron la cartera y reflexionó sobre el incidente, dijo que tenía cuatro razones para dar gracias a Dios.

En primer lugar, estaba agradecido de que el hombre nunca le hubiera robado antes. Luego estaba agradecido de que, aunque el hombre le había quitado la cartera y ciertamente podría haber causado más daño, no le quitó la vida también. Además, aunque el hombre había tomado todo lo que él tenía, no había mucho en esa cartera. Y finalmente, agradeció a Dios que le hubieran robado a él, en vez de que él, Henry, cometiera el robo.

Después de leer las consoladoras promesas de Isaías en la Sinagoga de Nazaret, Jesús proclamó solemnemente: Hoy se cumplen estas palabras proféticas, mientras ustedes escuchan (Lc 4, 21). Era el anuncio de que el día esperado durante siglos había llegado. Fue el día que señaló el fin de toda esclavitud, miseria y dolor. Sin embargo, la profecía no se cumplió plenamente, ni siquiera en tiempos de Jesús.

Pero el don de la profecía nos da una nueva mirada para ver el mundo de manera diferente y percibir, ya en el amanecer, el esplendor de todo el día. Al igual que los profetas, Jesús también miraba hacia delante y contemplaba el nuevo mundo, ya plenamente realizado, donde ya no habrá más luto ni llanto (Apocalipsis 21:4).

Por eso el Evangelio presenta al Bautista como el hombre enviado por Dios para dar testimonio de la luz. Tiene una misión tan importante que, en sólo dos versículos, se menciona tres veces. Durante el Adviento se nos propone su testimonio. Los que le sigan no caminarán en las tinieblas, sino que tendrán vida (Jn 8:12).

El Bautista también ha hecho un viaje de fe. Es notable que, siendo un pariente de Jesús, dijera: Yo mismo no lo conocía. Sí, lo he visto. Y declaro que éste es el Elegido de Dios (Jn 1:31-34).

Este viaje espiritual se reproduce en la vida de cada creyente. Comienza con el descubrimiento de la verdadera identidad de Cristo. Luego, entre dudas y tentaciones, se llega a la convicción de que merece una fe plena. Finalmente, uno se convierte en testigo de su fe: Nosotros también creemos y por eso hablamos (2 Cor 4:13).

El Bautista fue capaz de abrir los ojos de algunos de sus contemporáneos. En este tiempo de Adviento, nos dirige a cada uno de nosotros una invitación a reconocer a Jesús como la única luz y a evitar el camino de los malvados, que es la oscuridad total (Pro 4:19).

Permítanme terminar con unas palabras del Papa en su encíclica Fratelli Tutti, donde nos da una sentida e íntima lección de gratitud a dos mujeres que Dios puso en su camino. Escribiendo sobre su pulmón enfermo, el Papa dijo: “Recuerdo la fecha: 13 de agosto de 1957. Fui llevado al hospital por un prefecto de seminario que se dio cuenta de que la mía no era el tipo de gripe que se trata con aspirina. Inmediatamente sacaron un litro y medio de agua del pulmón, y me quedé allí luchando por mi vida”. Estaba en su segundo año en el seminario y fue su “primera experiencia de límite, de dolor y de soledad”, dijo. “Cambió la forma en que veía la vida”.

“Durante meses, no supe quién era y si viviría o moriría. Los médicos tampoco tenían idea de si lo lograría”, escribió el Papa. “Recuerdo haber abrazado a mi madre y haberle dicho: ‘Sólo dime si voy a morir.” Después de tres meses en el hospital, “operaron para extraer el lóbulo superior derecho de uno de los pulmones. Tengo una idea de cómo se sienten las personas con coronavirus cuando luchan por respirar con respiradores“.

Una de las enfermeras, la hermana Cornelia Caraglio, me salvó la vida duplicando sus antibióticos, dijo. “Debido a su contacto regular con los enfermos, entendió mejor que el médico lo que necesitaban, y tuvo el coraje de actuar en base a sus conocimientos.”

También aprendió de una monja que lo había preparado para su primera comunión y le agradeció profundamente, que venía a tomarle la mano, lo importante que era sentarse con la persona, tocarla y mantener las palabras al mínimo.

Deja un comentario