La alegría de la unidad y la oración en común en el encuentro ecuménico en Görlitz, Alemania

By 6 noviembre, 2018 noviembre 11th, 2018 Alemania, Europa

El 27 al 28 de octubre 2018 tuvo lugar un encuentro ecuménico de oración en Görlitz, en Sajonia, en el este de Alemania. El mismo surgió por la invitación de nuestro amigo Ludwig, director de la pastoral juvenil protestante en esta  región del este, y  que en 2017 había participado con un grupo de su iglesia en nuestra Ruta Jacobea. El motivo ahora era el de peregrinar al Santo Sepulcro de Görlitz, que es una reproducción de 1504 del original en Jerusalén.

A este encuentro asistieron unas 13 personas responsables de la iglesia protestante y de la iglesia católica: Además de Ludwig y nosotros, misioneros identes, asistió también Janet (responsable de la fundación cultural protestante de Görlitz), Marko (Sacerdote de la pastoral juvenil del obispado de Görlitz), Sebastian (responsable de la pastoral juvenil en la región de Hoyerswerda), Theresa (cantora en la región protestante de Schlesische Oberlausitz), Markus (diacono católico y responsable de la pastoral juvenil en Görlitz), Uli (pastoral juvenil protestante en Görlitz), dos participantes de la ruta jacobea 2017 y una joven de Görlitz.

El sábado peregrinamos todos al sepulcro. Allí un encargado dio una explicación histórica del lugar y de los símbolos que lo adornan. Finalmente en dicha capilla del sepulcro, llamada de la Santa Cruz, oraron todos juntos. Posteriormente, tras el típico Kaffe-Kuchen, hubo un intercambio de experiencias en el desarrollo de la pastoral juvenil en las distintas Iglesias, y de posibles formas de mejorarla. Igualmente se habló de la creación de nuevas vías de trabajo conjunto, así como de ampliar el círculo ecuménico de Iglesias participantes. Hubo también una charla por parte nuestra sobre la santidad.

Posteriormente se celebró la liturgia protestante, tras la cual cenamos todos juntos, terminando la velada con un paseo por la ciudad.

El día siguiente, domingo, asistimos todos a la misa en la iglesia de Santiago, sede del obispado. A continuación nos ofrecieron una guía por la iglesia.

Tras el almuerzo los grupos regresaron a sus respectivos lugares de origen, con la esperanza e ilusión de haber empezado algo muy bonito e importante.

Deja un comentario