Cuando estamos lejos de las verdes praderas | 25 de Abril

por el p. Luis CASASUS, Superior General de los misioneros Identes.

Europa, 25 de Abril, 2021. | IV Domingo de Pasqua

Hechos de los Apostoles 4: 8-12; 1 Juan 3: 1-2; San Juan 10: 11-18.

En el Evangelio de hoy, Jesús se refiere a una situación bien conocida en su tiempo. Muchos campesinos, que tenían que hacer tanto el trabajo agrícola como el de pastoreo, se veían obligados a tener pastores contratados. Entre las responsabilidades de éstos se encontraba la obligación de enfrentarse a pequeños animales salvajes, como una hiena o un lobo, pero no se suponía que lucharan contra un ladrón, ni tampoco contra un león, un chacal o un oso, que en aquella época vivían en el valle del Jordán.

En otras palabras, el pastor asalariado no estaba obligado a dar su vida por las ovejas.

Pensemos en ello: está claro que Cristo nos dice que el pastor que da su vida por las ovejas considera la vida de éstas más importante que la suya propia. No se trata simplemente de un trabajador excelente y responsable, sino de alguien que está dispuesto a sufrir graves daños, o a morir, porque valora la vida de las ovejas más que la suya propia. No se limita a cumplir un contrato. No sigue una ley, ni siquiera una prudencia calculada: que el león se coma una o dos ovejas y el resto del rebaño y yo estaremos a salvo. El pastor del que habla Jesús cree que la vida de una de esas ovejas es más valiosa que la suya.

Tal vez la oveja en cuestión sea una oveja especialmente imprudente y difícil. Una oveja que no es muy obediente ni inteligente, que siempre está dando problemas y que tampoco es muy rentable, porque casi siempre está enferma ¿De verdad creo que su vida vale más que la mía?

En la Primera Lectura de hoy, Pedro acababa de curar a un mendigo. La gente que presenció el milagro quedó asombrada, pero los gobernantes se ofendieron porque Pedro había dicho que era Jesús quien había curado al hombre, el mismo Jesús que ellos habían crucificado. ¡No es de extrañar que lo arrestaran! Aquella era una forma clara de dar la vida, de permitir que se interrumpieran sus propios planes en aras de salvar a una persona. Aunque la mayoría de nosotros no seamos encarcelados por hacer el bien, debemos estar dispuestos a renunciar a muchos proyectos personales, incluso generosos, para salvar a una sola persona.

Como dijo el Papa Francisco, lo que importa para Jesús es, sobre todo, llegar a salvar a los alejados, curar las heridas de los enfermos y restaurar a todos en la familia de Dios (15 de febrero de 2015). Como nos recuerda a menudo el Santo Padre, hay una relación íntima entre nuestro estar llenos del amor de Dios y nuestro deseo de hacer buenas acciones para los demás. Cuanto más llenos estemos del amor de Dios, más querremos corresponderle, con dones de alabanza y dones de obras. A diferencia de Pedro, es poco probable que nos arresten y encarcelen por hacer buenas obras en nombre de Jesús. Pero al igual que Pedro, nuestras buenas acciones tendrán el mismo efecto en la gente de hoy que tuvieron en la gente de entonces. Derretirán los corazones de las personas. Les ayudarán a creer que el amor de Dios es real y poderoso. Puede que susciten alguna oposición, pero ni siquiera eso disminuirá el poder de tu testimonio.

¿Qué o quiénes son las fieras que amenazan al rebaño? En primer lugar y paradójicamente, como nos enseña Ezequiel, son los malos pastores, los que tratan de aprovecharse del rebaño de muchas maneras: para alimentar su fama, o para hacer de las ovejas un instrumento de su ambición:

Yo estoy contra los pastores y demandaré Mi rebaño de su mano y haré que dejen de apacentar el rebaño. Así los pastores ya no se apacentarán más a sí mismos, sino que Yo libraré Mis ovejas de su boca, y no serán más alimento para ellos (Ez 34, 10).

Así es como Jesús encontró a su pueblo: lo ve acosado y desamparado, como ovejas sin pastor (Mt 9,36).

Cuando hablamos de dar la vida por el prójimo, no debemos pensar que es un gesto sólo de los que dirigen la Iglesia, ni que es un acto único y extraordinario en nuestra vida.

En primer lugar, Jesús no pide a los que quieren imitarle en su forma de hacer el bien que aprendan a hacer milagros o a inventar parábolas, sino que lo dejen todo, como le dijo al joven rico y como Simón, Andrés, Santiago y Juan abandonaron sus redes.

Y en segundo lugar, la ambición humana es continua, inagotable, como la de los dirigentes corruptos de Israel. No hay límite para aprovecharse de los inocentes en todo momento con el pensamiento, la palabra, la obra y la omisión.

Esto implica que dar la vida por las ovejas debe ser una actitud continua y permanente. El peligro de que sean explotadas, engañadas y maltratadas no es ocasional, sino constante. Todo discípulo puede tener un corazón de verdadero pastor y debe cultivar la generosidad incondicional del Maestro con respecto a las personas. Así como la caridad no tiene límites, tampoco los tienen la fe y la esperanza, por eso el Espíritu Santo prepara a quienes desean imitar al Buen Pastor con la sabiduría para saber actuar con una oveja descarriada, la fortaleza para perseverar en su defensa y la piedad para actuar con la intención de conducirla al rebaño donde pueda vivir plenamente, con la compañía que necesita y así no morir en la soledad.

Él conoce nuestra voz y nosotros la suya. Nuestra experiencia nos dice que, poco a poco, por encima del ruido del mundo, aprendemos a distinguir su voz, que nos dice exactamente lo que necesitamos (quizás no lo que queríamos) escuchar. Recuerdo a mi hermano contando su experiencia en un campamento de jóvenes. El día de la visita familiar, con los niños produciendo un montón de gritos alegres, estaba hablando con un par de padres cuando, de repente, uno de ellos se marchó y volvió al poco tiempo con su hijo. Su hijo se había caído y se había puesto a llorar. Mi hermano le miró y le dijo: Había todo tipo de niños haciendo ruido. ¿Cómo sabías que era tu hijo el que se había hecho daño? Él le miró y le dijo: Conozco la voz de mi hijo.

Jesús es el Buen Pastor que nos cuida. Si escuchamos la voz de Jesús no nos perderemos. Pero, aunque nos perdamos, Jesús nos busca.

El saberse amado es lo que más puede mover el corazón de una persona al amor. Esto explica que Cristo nos dé tantas pruebas de la entrega de su vida, incluida su muerte en la Cruz. Pero el Evangelio de hoy nos da un signo permanente y sensible de que somos amados: Cristo nos llama a cada uno por nuestro nombre.

Según los apócrifos Hechos de Pedro, éste huye de la crucifixión en Roma a manos del gobierno, y en el camino de las afueras de la ciudad, se encuentra con Jesús resucitado.

Pedro le preguntó adónde iba (¿Quo vadis?). Jesús dijo: Voy a ser crucificado de nuevo. Pedro se dio la vuelta inmediatamente, comprendiendo que la cruz iba a ser también para él. Pedro fue crucificado en Roma en el 66 o 67. Por su propia petición fue colgado en la cruz con la cabeza hacia abajo.

Ser consciente del amor que Cristo le manifestó personalmente, mostrando su disposición a dar su propia vida ante la cobardía de Pedro, le hizo volverse e imitar al Maestro.

Ese es uno de los mensajes de la Segunda Lectura de hoy, el don gratuito de la vida divina. La palabra de Dios es siempre eficaz; si llama a alguien hijo suyo, esta persona se convertirá realmente en un hijo. En el lenguaje bíblico, la filiación implica la participación en la vida de aquel de quien uno es engendrado. Así, el cristiano es, en el mundo, una presencia de lo divino y, como todo hijo, reproduce la semejanza y el amor del Padre.

Jesús manifiesta explícitamente su intención de formar un solo rebaño, es decir, de restaurar y promover la unidad perdida.

Observemos que los seres humanos, por muy generosos y compasivos que seamos, no actuamos adecuadamente en momentos de grave dificultad, sobre todo ante los signos de conflicto y desunión, respondemos con torpeza, y típicamente de dos maneras diferentes:

* Ignorando el problema o dándole muy poca o demasiada importancia. Podemos utilizar buenas palabras, que rara vez resuelven la situación. Otras veces nuestro enfado o malestar impiden que se haga la paz y se construya la armonía. En realidad, todas estas son formas de evitación. Como las emociones negativas nos causan malestar y angustia, podemos tratar de reprimirlas, esperando que nuestros sentimientos se disipen con el tiempo.

* Condenar a una de las partes e ignorar las limitaciones de la parte que elegimos apoyar, mientras justificamos nuestra preferencia, por ejemplo, diciendo que no condenamos por una razón personal, sino para proteger a los que amamos.

* Pero hay una tercera alternativa. La manera de Cristo: Cuando dos personas pretenden tener la razón, ser víctimas la una de la otra, haber sido maltratadas o incomprendidas, como ocurrió con algunos de los Apóstoles… Cristo encontró la manera de dar su vida (en este caso abandonando su fama) lavando los pies de todos.

Uno de los casos más dolorosos de oveja perdida es el de Judas Iscariote. Judas, seguidor de Jesús, se volvió contra él por mero dinero, para acabar quitándose la vida por remordimiento. Sin embargo, Jesús celebró la cena del Señor con Judas en la mesa. No lo despidió, sino que le dio la oportunidad de arrepentirse. Las acciones de Jesús hacia Judas nos enseñan tres cosas:

– Jesús no se ocultó del conflicto. Se dirigió a él directamente con hechos, y no sólo con emociones.

– Le da a Judas la oportunidad de reconsiderar sus acciones y volver a relacionarse con Jesús.

– Todos conocemos el final de la historia. Unir a las personas siempre requiere que el que construye la unidad deje algo de su propia vida, física, emocional o en términos de proyectos.

A este respecto, me viene a la mente una historia muy conocida.

Un anciano solía meditar por la mañana temprano bajo un gran árbol a la orilla de un río. Una mañana, después de terminar su meditación, el anciano abrió los ojos y vio un escorpión flotando indefenso en el agua. Cuando el escorpión se acercó al árbol, el anciano se estiró rápidamente sobre una de las largas raíces que se ramificaban en el río y extendió la mano para rescatar a la criatura que se ahogaba. En cuanto la tocó, el escorpión le picó. Instintivamente, el hombre retiró la mano.

Un minuto después, tras recuperar el equilibrio, volvió a extenderse sobre las raíces para salvar al escorpión. Esta vez el escorpión le picó tanto con su cola venenosa que su mano se hinchó y ensangrentó y su cara se contorsionó de dolor.

En ese momento, un transeúnte vio al anciano estirado sobre las raíces luchando con el escorpión y gritó: Eh, viejo estúpido, ¿qué te pasa? Sólo un tonto arriesgaría su vida por una criatura fea y malvada. ¿No sabes que podrías matarte tratando de salvar a ese desagradecido escorpión? El anciano giró la cabeza y, mirando a los ojos del desconocido, le dijo con calma: Amigo mío, el hecho de que la naturaleza del escorpión sea picar no cambia mi naturaleza de salvar.

El Evangelio de hoy concluye con la inesperada pero inapelable paradoja de la Primera Lectura: Cristo es la piedra angular sorprendentemente rechazada por los constructores y su muerte, nuestra muerte, el camino igualmente sorprendente hacia la vida plena: el destino de quien da la vida no es la muerte, sino la plenitud de la vida. San Pedro nos recuerda que no debemos agotarnos inútilmente buscando otras verdades, otros afectos, otras sensaciones ajenas al Espíritu del Evangelio: No hay salvación por medio de otro, ni hay otro nombre bajo el cielo dado al género humano por el que podamos salvarnos.

Deja un comentario