¿Qué puede desencadenar nuestra conversión?

By 27 septiembre, 2020Evangelio, Para leer

por el p. Luis CASASUS, Superior General de los misioneros Identes.

New York, 26 de Septiembre, 2020. | XXVI Domingo del Tiempo Ordinario.

Ezequiel 18: 25-28; Carta a los Filipenses: 2,1-11; San Mateo 21: 28-32.

La escena del Evangelio que leemos hoy representa una brillante intervención de Cristo como Maestro. Cuenta una parábola de la que los oyentes pueden sacar una conclusión inmediata… y luego la aplica a esos mismos oyentes, que se resistían a ver en sus propias vidas la actitud del segundo hijo, el que no cumplió la voluntad de su padre.

En esta provocativa parábola, vemos en primer lugar que todos son llamados por Dios, además son llamados como hijos. En segundo lugar, Cristo quiere mostrar la debilidad de nuestras decisiones y la fugacidad de nuestras buenas intenciones. Finalmente, en sus palabras se refleja que todos, prostitutas, recaudadores de impuestos, religiosos y personas de buena reputación (ancianos del pueblo) entrarán de alguna manera en el reino de los cielos.

Nuestra sociedad aprecia a los que son productivos. Los ancianos, los enfermos, los discapacitados son respetados y tal vez ayudados, pero a menudo se les considera una carga. La percepción de su valor y la importancia de su contribución para hacer nuestro mundo más humano no es inmediata. Premiamos a los eficientes y a los competentes. Estimamos a los que son capaces de triunfar por sí mismos y remuneramos a los que trabajan. Dios, en cambio, empieza por el último, se interesa por el último, privilegia y recompensa al último. Por eso primero llama al hijo que no era el favorito, que no mostró verdadero respeto y afecto a su padre. Seguramente el padre esperaba esa negativa… y más aún su posterior arrepentimiento.

Ciertamente, Dios Padre sabe que nuestro arrepentimiento y conversión es siempre posible y prepara el camino para que se produzca.

Jesús deja la parábola de hoy abierta para que especulemos y reflexionemos sobre el cambio de corazón del primer hijo.

Cambiamos profundamente (no temporal o superficialmente) siempre a través de otra persona. Primero, puede ser porque nos damos cuenta del daño que hemos hecho. Este es el caso de algunos alcohólicos que han abusado de su familia y de alguna manera finalmente encuentran una manera de llegar a una curación.

En segundo lugar, podemos identificarnos con alguien porque lo vemos como semejante a nosotros y al mismo tiempo viviendo una vida muy diferente a la nuestra. Puede ser un héroe, un niño en su inocencia… o el mismo Cristo. Finalmente, cambiamos de manera auténtica cuando nos sentimos sinceramente amados, acogidos y perdonados.

En realidad, la persona de Cristo cumple plenamente con estas tres características. A veces el Espíritu Santo se aprovecha de eventos violentos o dolorosos para lograr nuestra conversión. Pero siempre es para hacernos capaces de hacer el bien a los demás. La experiencia del profeta Jonás es un ejemplo de ello. A veces necesitamos algo sorprendente o desconcertante para sacudirnos de nuestra indiferencia, impasibilidad, dudas o falta de compromiso con Dios. Recuerdo a un amigo que trabajaba con grupos de pacientes que tenían cáncer. Escuchó a más de una persona decir: Qué pena que hayamos tenido que esperar hasta ahora, hasta que nos atacase el cáncer, para aprender a vivir.

¿Por qué abandonó el segundo hijo la tarea que el padre le había encomendado? Me atrevería a decir que por la misma razón que muchos religiosos abandonan su vocación, que muchas veces fue abrazada con entusiasmo: En realidad, nunca se preocuparon por nadie. No vivieron su paternidad/maternidad. Se limitaban a ser trabajadores, o amables, o muy estudiosos. Los seres humanos somos expertos en inventar excusas. Los individuos con motivos particulares invocan perfiles específicos de mecanismos de justificación, usados para justificar o racionalizar el comportamiento. Por ejemplo, los individuos que son agresivos por disposición es probable que vean el mundo como hostil porque creen que otros tienen intenciones de dañarlos.

Pero hay algo más profundo que las excusas que construimos. La realidad es que, si no tenemos a nadie por quien dar la vida, estamos abiertos a cualquier tentación o pasión. Nuestra alma sigue dividida entre Dios y el mundo. Y en ese dilema, incluso si no decimos formalmente “No” a Cristo, el mundo finalmente gana.

El primer hijo abraza su tarea en la viña como un padre/madre va a trabajar en algo que no le gusta, únicamente porque tiene que mantener a su familia. Sólo podemos cambiar de verdad, en profundidad, por causa de otra persona. En muchos momentos no entenderemos a esa persona, pero eso no es lo esencial. Tampoco lo es que estemos de acuerdo en todas las cosas. Eso explica por qué Jesús dijo a los Apóstoles que había cosas que no podían entender ahora… pero eso no hizo que fueran expulsados o menospreciados.

El sincero desapego de nuestra dedicación, la autenticidad de esa relación es el núcleo fundamental de lo que puede cambiar a las personas en alma y espíritu. No son las explicaciones que damos, es en realidad algo sobre un intenso momento compartido con el otro. Una madre, un padre, un discípulo misionero, un maestro… o un psicoterapeuta.

La sinceridad de ambas partes es esencial. Las almas generosas no necesitan demostrar sus capacidades en cada momento. Saben mostrarse tal como son, y esto facilita la comunicación y la confianza:

Una joven quería ir a la universidad, pero su corazón se estremeció cuando leyó una pregunta en la solicitud en blanco que decía: “¿Eres un líder?” Siendo honesta y responsable, escribió, “No“, y devolvió la solicitud, esperando lo peor. Para su sorpresa, recibió esta carta de la universidad: “Querida aspirante: Un estudio de los formularios de solicitud revela que este año nuestra universidad tendrá 1452 nuevos líderes. Te aceptamos porque creemos que es imperativo que tengan al menos un seguidor“.

Podríamos evocar aquí lo que se le pide a un testigo en un juicio: decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. En otras palabras, una confesión de nuestra vida.

Si la sinceridad es la apertura y la verdad en nuestro discurso, aún más importante es la apertura de nuestro corazón, que no es otra cosa que la auténtica obediencia. En la parábola, las palabras del padre iluminan al primer hijo, aunque le lleva un tiempo incorporarlas a su plan de vida. Este es el proceso que en la oración se llama “Aceptación Intelectual del Evangelio”, que es seguido por esa incorporación o implementación de lo que es el “Espíritu del Evangelio”. Esta es la génesis de la obediencia evangélica (no mundana).

La virtud de la obediencia tiene mala prensa hoy en día. Algunos piensan que ser obediente significa ser un esclavo sin ideas y aceptar ser tratado como un niño. Los gatos domésticos también parecen ser de esta opinión. Como dijo un buen observador, “Tu gato nunca te obedecerá realmente: A veces simplemente estará de acuerdo contigo”. Pero esa tampoco es la virtud evangélica de la obediencia.

La obediencia nos resulta difícil por varias razones. Primero, porque considero que ciertos asuntos no son importantes, cruciales o urgentes. Segundo, porque mi orgullo me convence de que mi punto de vista es más apropiado y práctico. Aunque esto fuera en parte así, la tragedia del desobediente es la gracia que ha perdido: se ha creado una distancia entre el desobediente y Dios, entre él y su prójimo.

El deseo de controlar todos los asuntos, de estar en posición de dirigir a los demás, de hacer prevalecer la propia voluntad, proviene a menudo de esa forma de orgullo que tiene una de las raíces más profundas: el apego a los propios juicios y deseos. Incluso cuando cedemos externamente, estamos convencidos en nuestro corazón de que sabemos mejor que nadie. Pero seamos claros: no podemos mejorar los planes de Dios…

Paul estaba orgulloso de la comunidad de Filipos. Sin embargo, algunos trataban de llamar la atención sobre sí mismos e imponer su voluntad a los demás. Esto llevó a Pablo a hacer una recomendación sincera en la primera parte de su Carta:

Hagan mi alegría completa teniendo un mismo pensamiento, el mismo amor, unidos en el corazón, pensando la misma cosa. No hagan nada por egoísmo o por vanagloria; más bien… cada uno mirando no por sus propios intereses, sino cada uno por los de los demás.

Cualquier llamada de Dios implica un costo. Exige una inversión de tiempo y energía, y reorganiza nuestras relaciones, a veces de forma dolorosa. En este sentido, una llamada que es escuchada y respondida necesita ser reafirmada cuando sus consecuencias y su costo se hacen evidentes. Cuando María experimentó el malentendido de José, experimentó el precio de su llamada. Sus palabras iniciales de aceptación, que se haga mí de acuerdo a su palabra, necesitaban ser repetidas. La obediencia requiere no sólo emprender actividades exigentes, sino que tarde o temprano, la negación de uno mismo, porque quien salve su vida la perderá, y el quien pierda su vida por mi causa la encontrará (Mt 16:25).

La obediencia implica escuchar y reflexionar constantemente la voz del Espíritu Santo. Es también la continua y profunda repetición de la oración de María: Que se haga según tu voluntad. Sólo cuando las dos actitudes se unen, la obediencia se convierte en fuente de verdadera libertad, mirando más allá de lo que agrada a la opinión del momento, la imagen de eficacia que queremos transmitir y el atractivo de las etiquetas.

Si queremos vivir una vida de obediencia a Dios, no debemos mirar ni al primer ni al segundo hijo de esta parábola. En lugar de ello, deberíamos mirar al Hijo perfecto, Jesucristo, reconociendo plenamente que ha vivió la vida de justicia que nosotros no tenemos. La forma en que entramos en el reino de Dios es sólo a través del arrepentimiento y la fe en el Hijo perfecto, el Hijo de Dios.

El Papa San Juan Pablo II resumió la importancia del ejemplo de obediencia de María en su discurso en la Audiencia General del 18 de septiembre de 1996:

Con su conducta, María nos recuerda a cada uno de nosotros nuestra seria responsabilidad de aceptar el plan de Dios para nuestras vidas. En total obediencia a la voluntad salvadora de Dios expresada en las palabras del ángel [Gabriel], se convirtió en un modelo para aquellos a quienes el Señor proclama bienaventurados, porque escuchan la palabra de Dios y la cumplen (Lc 11:28). Al responder a la mujer de la multitud que proclamaba bendita a su Madre, Jesús reveló la verdadera razón de la bendición de María: su adhesión a la voluntad de Dios, que la llevó a aceptar la maternidad divina. En la Encíclica Redemptoris Mater señalé que la nueva maternidad espiritual de la que hablaba Jesús se refiere principalmente a ella. En efecto, ¿no es María la primera entre “los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen”?

Los pecadores y publicanos comprendieron que sus vidas no tenían sentido y recibieron un respeto de Jesús que no recibieron de ninguno de sus contemporáneos. En Cristo encontraron la vida tal y como estaba destinada a ser en ellos. Jesús les ofreció una esperanza que nunca antes habían tenido.

Cuando se convirtieron, se cumplieron las palabras de Dios al profeta Ezequiel de la Primera Lectura:

…si un hombre malvado, apartándose de la maldad que ha cometido, hace lo que es correcto y justo, salvará su vida; ya que se ha apartado de todos los pecados que cometió, ciertamente vivirá, no morirá.

Al contrario, si tú y yo no somos sensibles a nuestro pecado, especialmente a las oportunidades perdidas de vivir la caridad, debemos reconocer que somos muy parecidos al segundo hijo.

Deja un comentario