La pintura al servicio de la medicina: Escuela de pintura El Gurugú (Constantina)

A principios de los años 70, Fernando Rielo, que ya comenzaba a tener una experiencia hospitalaria importante, narró a sus hijos espirituales haber sugerido que se pusieran cuadros modernos en los quirófanos, colocar un jarrón de flores a la entrada…, todo ello con el fin de humanizar un espacio al que indudablemente se llega por obligación, y, no pocas veces, con gran temor.

Pues bien, Carmen Meléndez al frente de sus alumnos de la escuela de pintura «El Gurugú», vinculada a la Fundación Fernando Rielo, con sede en el monasterio idente La Victoria de San José de Constantina, ha puesto el arte al servicio del humanismo en la sala de espera del pabellón infantil del Hospital de Alta Resolución de la Sierra Norte de esta bella localidad sevillana.

El motivo elegido para la decoración de la sala de espera lo ha denominado «Valle encantado». Un enorme «Doctor Conejo» franquea la puerta a los niños que han de entra en consulta.

Una belleza, como se puede apreciar en las imágenes, en la que, una vez más, de forma colegial y entusiasta niños y adultos, alumnos de esta escuela se han implicado en una labor que podemos denominar también solidaria. Muchísimas gracias a todos por este buen hacer que impregna a la directora y al alumnado de la escuela de pintura «El Gurugú» y que no cesa de dar satisfacciones.

Esta sala ha sido inagurada el pasado 2 de octubre.

Deja un comentario