Algunos han hospedado a los ángeles sin saberlo

por el p. Luis CASASUS, Superior General de los misioneros Identes.

New York, 28 de Junio, 2020. | XIII Domingo del Tiempo Ordinario.

2Reyes 4: 8-11.14-16a; Carta a los Romanos 6: 3-4.8-11; San Mateo 10: 37-42.

Jesús habla hoy a sus discípulos de aquel tiempo y a nosotros, de exigencias radicales y sorprendentes, si las interpretamos literalmente.

Ningún rabino exigió tanto a los que le seguían. Quizás por esto, un día los judíos preguntaron a Jesús: ¿Por quién te tienes a ti mismo? (Jn 8:53).

Jesús no podía y no quiso contradecir lo mejor de la Ley y los sabios mandamientos que exigían honrar al padre y a la madre, a los ancianos, y educar y cuidar a los hijos.

El mensaje del Evangelio de hoy no es que el amor a Cristo y el amor a la familia u otros seres queridos se excluyan mutuamente. Más bien, Jesús está tratando de decirnos que todos nuestros afectos deben ser dirigidos y modulados por nuestro amor a Él. Esto es cierto incluso para el amor a los enemigos. ¿Por qué debería amar a mi enemigo? No es por simple compasión, o para ganar méritos por lo difícil que puede ser. La razón más esencial es que nuestro Padre hace salir el sol sobre los malos y sobre los buenos, y envía la lluvia sobre los justos y sobre los injustos (Mt 5, 45).

 Debemos agradecer a Jesús porque nos da la razón para amar al enemigo. Pero hoy nos está sugiriendo que todo nuestro amor, incluyendo el amor por las personas más cercanas y queridas, requiere un profundo esfuerzo para que sea el amor de un verdadero cristiano, de uno de sus discípulos. En particular, tenemos que vivir desapegados de las personas que amamos; no pueden ser de ninguna manera instrumentos al servicio de nuestros afectos o de nuestros planes. 

A veces, la Providencia también nos lleva a apartarnos de las personas que más amamos para servir a otros hijos de Dios. Un día, incluso Jesús abandonó la seguridad proporcionada por el hogar de Nazaret. Las zorras tienen agujeros y los pájaros nidos, pero el Hijo del Hombre no tiene donde recostar su cabeza (Mt 8:20). También abandonó la familia: ¿Quién es mi madre? ¿Quiénes son mis hermanos? Luego señaló a sus discípulos y dijo: «Miren, aquí tienen a mi madre y a mis hermanos” (Mt 12, 48-50).

Esto marca una diferencia esencial entre el amor del mundo y el amor del Evangelio. Si no vivimos ese amor desprendido, libre del instinto de felicidad, que exige urgentemente ver resultados, cambios, frutos de nuestros esfuerzos, abandonaremos fácilmente a las personas, incluso nuestro amor se transformará en odio.

Pero el discípulo de Jesús sabe que su humilde contribución servirá para confirmar el trabajo del Espíritu Santo. Esto explica por qué Cristo nos habla del valor de un simple vaso de agua que se da al peregrino, al que va en busca de Dios, o al apóstol, o al profeta. Un día, la persona que amamos con el amor del Evangelio encontrará su verdadera vida, no sin esa pequeña luz, quizás inadvertida u olvidada por muchos, pero que sirve como una sencilla lámpara para iluminar los pasos en la noche y llegar a la casa del Padre.

Por lo tanto, el que siembra para el reino de los cielos vive gozoso: sabe que no está solo, a pesar de lo que piensen los demás, a pesar de las persecuciones, a pesar de las muchas formas de separación o indiferencia.

En estos días hemos recordado en la liturgia de la misa el ejemplo de Eliseo, del que se dice: Nada era demasiado difícil para él. Incluso cuando estaba muerto, su cuerpo obró un milagro. En la vida y en la muerte realizó milagros sorprendentes. Pero a pesar de todo esto, el pueblo no abandonó sus caminos pecaminosos hasta que fueron sacados de su tierra como prisioneros y dispersados por todo el mundo. (Sir 48: 13-15).

Es muy cierto que necesitamos ser continuamente confirmados en nuestra misión. El Espíritu Santo lo hace de muchas maneras, no sólo con algún «éxito» visible. Sobre todo, nos muestra el perdón activo de nuestro Padre celestial, porque cada día nos invita con confianza a una misión, a cuidar de las almas de una manera nueva. Otras veces, Dios nos da señales que para otros son irrelevantes, o sólo coincidencias. Pero para la persona a la que se dirige el Espíritu Santo, tienen el poder de cambiar su vida:

Un joven que había sido formado como ateo se estaba entrenando para ser un buceador olímpico. La única influencia religiosa en su vida vino de un sincero amigo cristiano. El joven buceador nunca prestó mucha atención a los mensajes de su amigo, pero los escuchaba a menudo.

Una noche el buceador fue a la piscina cubierta de la universidad a la que asistía. Las luces estaban apagadas, pero como la piscina tenía grandes tragaluces y la luna brillaba, había mucha luz para practicar. El joven subió al trampolín más alto y cuando dio la espalda a la piscina en el borde del trampolín y extendió los brazos, vio su sombra en la pared. La sombra de su cuerpo en forma de cruz. En lugar de bucear, se arrodilló y le pidió a Dios que entrara en su vida. Mientras el joven estaba de pie, un empleado de mantenimiento entró y encendió las luces. La piscina había sido vaciada para hacer reparaciones.

Jesús está hablando hoy de los pequeños. Los pequeños son los que han salido en misión. Algunos piensan que los pequeños son sólo niños menores o los pobres e indefensos. Pero en el contexto de hoy, los pequeños son los discípulos. Se les llama pequeños porque son insignificantes a los ojos del mundo. Aquellos que responden de alguna manera cuando se proclama el Evangelio, serán bendecidos. Y tendremos la increíble bendición de saber que Dios nos está usando. Llevar a alguien a la fe en Cristo es una de las mayores alegrías que podemos experimentar.

Debemos estar preparados, porque Dios nos llama a una misión de forma inesperada, en cualquier momento. A veces casi no somos conscientes de cómo nos utiliza como instrumentos de salvación, y otras veces lo hace de una manera que es visible para todos, sirviendo como testimonio de cómo una criatura refleja en su pequeñez el inmenso amor del Padre.

El 13 de enero de 1982, Arland Williams era pasajero de un vuelo doméstico, que salía de Washington D.C. hacia Florida. Williams siempre tuvo miedo al agua e incluso estaba nervioso por los requisitos de natación que le pidieron en su universidad.

Cuando el vuelo partió, Washington, D.C. había estado experimentando un clima invernal inusual. Casi siete pulgadas de nieve y una temperatura de -5°C. Aunque el vuelo pudo despegar, no ganó altitud y cayó en el helado Río Potomac. Sólo seis de los 79 ocupantes del avión permanecieron vivos en el agua helada. El equipo de rescate que finalmente llegó al lugar no pudo ayudar a los sobrevivientes porque no tenían el equipo adecuado para llegar a ellos en el ancho río. Además, el agua helada y los grandes trozos de hielo hacían que nadar hacia ellos fuera poco factible. Todos los esfuerzos resultaron inútiles.

Fue entonces cuando Williams, todavía flotando en el río congelado, hizo lo único que podía hacer para ayudar a los otros cinco sobrevivientes a escapar a un lugar seguro. Cuando llegó un helicóptero para rescatarlos, Williams insistió en que los demás se salvasen primero. Se lanzaron chalecos salvavidas, luego una bola de flotación; Williams dejó que los demás los usaran primero. Dos veces más pasó el cable del helicóptero a los demás en lugar de usarlo él mismo. Mientras el helicóptero transportaba a los otros cinco a la orilla, la sección de la cola del avión destrozado se hundió del todo, arrastrando a Williams al fondo.

En la Primera Lectura, la actitud generosa de esta mujer sensible y anónima de Shunem, nos permite comprender que los frutos de nuestras acciones son inesperados. Ella, en su vejez, pensó que la promesa de Eliseo de que el año que viene acariciaría a un hijo era una broma. Pero el anuncio del profeta se cumplió infaliblemente.

Hoy damos la bienvenida a Cristo como la mujer de Shunem dio la bienvenida al profeta Eliseo. Pero el Cristo que acogemos es el Cristo que dio su vida por los demás, y nuestras celebraciones serían una burla si no estuviéramos preparados para acogerlo en el otro, incluso en los hermanos más complicados y difíciles, sin cansarnos de mostrarles nuestro afecto, nuestro perdón y nuestro deseo de caminar juntos.

Podríamos decir que la hospitalidad es el primer paso hacia la caridad. Estar dispuesto a escuchar a una persona, planificar cómo pasar tiempo con una persona, acoger a alguien cuando estoy muy ocupado, ayudar a alguien cuando realmente tengo pocos medios para hacerlo…  Si invitas a la gente a cenar para impresionarlos con tu casa, o para cumplir una obligación social, o para crear en ellos un sentido de obligación social, para que luego te inviten a sus casas, puedes lograr esos objetivos. Pero no habrá ningún beneficio espiritual, porque no ha habido ninguna intención espiritual.

Pero si invitas a cenar a personas afligidas, pobres, lisiados, cojos y ciegos… no podrán devolver la invitación. Por lo tanto, como su intención era espiritual, su recompensa también será espiritual. Tu recompensa vendrá del Espíritu, y contribuirá a que tengas una conciencia más profunda, una mayor visión del reino de los cielos.

Por supuesto, la hospitalidad no es sólo ofrecer una comida o una habitación, sino más bien compartir mi intimidad y dar la bienvenida a la intimidad del otro con sincero afecto y compasión. Porque Dios siempre quiere decirme algo a través de la presencia de un ser humano. A veces decimos en gratitud a una persona: Has sido un ángel para mí. Pero otras veces no sospechamos que un ser humano ha sido enviado a nuestra vida como un ángel mensajero: su presencia, su actitud agradable o dura, me hablará de la voluntad de Dios para mí en este momento.

Jesús establece otra petición para seguirlo, aún más dramática: la voluntad no sólo de perderlo todo sino también de renunciar a nuestras vidas.

La imagen de la cruz se refiere a las consecuencias inevitables que encuentra quien quiere vivir según los dictados del Evangelio: como el Maestro, tendrá su cruz.

No elegimos nuestra cruz. Se nos da en nuestras propias limitaciones, ya sean morales, materiales, físicas o espirituales. También a través de la envidia, la violencia y el odio de este mundo. La cruz representa nuestro constante y generosa abnegación, nuestro auto-sacrificio. Pero hoy Jesús nos dice que la cruz es verdaderamente un instrumento para seguirlo, como lo fue para que Él lograse nuestra redención.

Deja un comentario