Tu enemigo es una víctima

By 23 febrero, 2020marzo 1st, 2020Evangelio, Para leer

por el p. Luis CASASUS, Superior General de los misioneros Identes
New York, 23 de Febrero, 2020. | VII Domingo del Tiempo Ordinario.


Levítico 19: 1-2.17-18; 1 Corintios 3:16-23; San Mateo 5: 38-48.

En una de las catacumbas cristianas de Roma, se encontró la siguiente historia:
Un hombre rico llamado Próculo tenía cientos de esclavos. El esclavo llamado Pablo era tan fiel que Proculus lo nombró mayordomo de toda su casa. Un día, Próculo llevó a Pablo al mercado de esclavos para comprar nuevos trabajadores. Antes de empezar el trato, examinaron a los hombres para ver si eran fuertes y sanos.
Entre los esclavos había un anciano débil. Pablo pidió a su dueño que comprara este esclavo.

  • Próculo respondió: Pero, él no sirve para nada.
  • Adelante, cómpralo, insistió Pablo. Es barato. Y te prometo que el trabajo en tu casa se hará mejor que antes.
    Así que Próculo accedió y compró al esclavo anciano. Y Pablo cumplió su palabra. El trabajo se hizo mejor que nunca. Pero Próculo observó que ahora Pablo trabajaba por dos hombres. El viejo esclavo no trabajaba en absoluto, mientras que Pablo lo atendía, le daba la mejor comida y le hacía descansar.
    Próculo tenía curiosidad, así que interrogó a Pablo: ¿Quién es este esclavo? Sabes que te aprecio. No me importa que protejas a este viejo. Pero dime quién es. ¿Es tu padre que ha caído en la esclavitud?
  • Pablo respondió: Es alguien a quien debo más que a mi padre.
  • ¿ Entonces, es tu maestro?
  • No. Alguien a quien le debo aún más.
  • ¿Entonces quién es?
  • Es mi enemigo.
  • ¡Tu enemigo!
  • Sí. Es el hombre que mató a mi padre y nos vendió a nosotros, de niños, como esclavos. Próculo se quedó sin palabras. En cuanto a mí, dijo Pablo, soy un discípulo de Cristo, que nos ha enseñado a amar a nuestros enemigos y a recompensar el mal con el bien.
    Cuando usamos el término amor, a menudo lo hacemos de forma errónea o ambigua. El
    amor no es un sentimiento. Una cosa que es cierta para la mayoría es que es más probable
    que amemos a los que nos aman que a quienes no corresponden nuestro amor. Sin
    embargo, Jesús insiste en que sólo amando a nuestros enemigos nos hacemos hijos de
    Dios. Esta enseñanza de Cristo nos obliga a repensar lo que normalmente entendemos por
    enemigo y por amar a alguien.
    Nuestros enemigos abarcan el espectro desde quienes nos hieren levemente, quienes nos
    ofenden gravemente, hasta quienes nos destrozan la vida de forma permanente. Nuestros
    enemigos pueden atacarnos físicamente o simplemente murmurar sobre nosotros. Algunos
    de ellos buscan dañarnos por sus propios intereses. Nos enfrentamos a muchos de estos
    enemigos en nuestras vidas porque actúan por codicia, envidia, celos, orgullo o lujuria. Y
    por supuesto, cuando alguien les acusa o se enfrenta a ellos, reaccionan con mayor
    hostilidad. A veces los enemigos que más nos hieren son las personas cercanas a nosotros,
    que nos conocen muy bien. Otros, por supuesto, tienen poca relación con nosotros y ser
    testigos de nuestra vida los lleva, por alguna razón, a alguna forma de odio.
    A veces los enemigos te halagan para obtener algo de ti. A veces te critican. A veces
    intentan evitar que sueñes y te entusiasmes con lo que Dios está haciendo en tu vida
    porque se sienten mal consigo mismos.
    También debemos ser conscientes de que todos tenemos «enemigos percibidos». Son
    aquellos que tienen una opinión diferente a la nuestra, o que nos corrigen, quizás con
    razón, pero de una manera que no nos gusta. En muchos casos, son personas que no nos
    desean nada malo.
    Todos buscamos protegernos de los enemigos percibidos, porque buscamos proteger
    nuestros intereses personales. Este fue el caso de los líderes judíos. La presencia y el
    testimonio de Jesús eran un desafío para las instituciones religiosas de su época. No nos
    gustan las personas que desafían nuestros planes y nuestras decisiones. Tendemos a
    tomarlos de forma demasiado personal y como consecuencia, en lugar de sopesar el valor
    de sus argumentos, pasamos más tiempo buscando formas de contrarrestar sus objeciones.
    Nuestra inseguridad y mecanismos de defensa nos ciegan para ver la verdad. Con
    demasiada frecuencia, esos enemigos percibidos se convierten en nuestras víctimas.
    Es importante reconocer que cada enemigo es víctima de su propio odio y, en última
    instancia, de alguna forma de insensibilidad. Por supuesto, Cristo es quien lo afirma más
    clara y precisamente cuando Él mismo fue el blanco del odio más feroz: Padre,
    perdónalos porque no saben lo que hacen.
    Es fundamental que lo entendamos. En muchos casos, cuanto más se está expuesto a los
    infortunios de la violencia, el engaño, las acusaciones y a las propias pasiones, más fuerte
    es el impulso interior de protegerse y más duro se vuelve el corazón. He aquí un ejemplo
    terrible del Antiguo Testamento:
    En 2Samuel 10: 1-5 leemos que David quiso enviar sus condolencias a un rey vecino,
    después de la muerte del padre del rey, así que envió emisarios para asistir al funeral del
    dignatario extranjero. Pero el hijo del rey, que era el nuevo rey, fue aconsejado por sus
    consejeros para desconfiar de los representantes de David. El nuevo rey decidió afeitar la
    mitad de la barba de los emisarios y cortarles la túnica por la cintura para que estuvieran
    desnudos de cintura para abajo. En ese tiempo, la barba de un hombre era un signo de
    masculinidad. Si se afeitaba la barba a un hombre, se le había robado su dignidad. Lo
    mismo ocurría con el corte de sus túnicas.
    Es particularmente doloroso cuando un amigo se convierte en enemigo, lo cual es una
    experiencia cruel. Mi amigo más íntimo se ha vuelto en mi contra, aunque haya comido en
    mi mesa (Sal 41: 10).
    Cuando declaramos a alguien enemigo, alguien «digno de odio», lo que naturalmente
    se produce es nuestro propio odio. Y nos sentimos bastante justificados… Pero el odio es
    como un incendio forestal: sólo hace falta una llamita y algo de viento, y lo que parecía
    manejable se convierte rápidamente en un fuego rugiente que consume todo lo que toca.
    Cuando estamos enojados y heridos, nuestra naturaleza humana salta ansiosamente, lista
    para «hacer justicia». Sentimos la necesidad de tomar represalias, probar que alguien está
    equivocado, o explicar nuestra versión de las cosas. Por eso siempre se hace hincapié en
    que mostrar preocupación por las personas que nos infligen dolor es difícil y que el perdón
    es un trabajo duro.
    Por supuesto, hay mucha gente que no es vengativa, que no guarda rencor, lo cual ya es
    ejemplar, pero hay poco en su comportamiento que orientado a amar a esos enemigos.
    Cristo nos da dos instrumentos concretos para ir más allá de la venganza y la tristeza: amar
    a nuestros enemigos y orar por ellos. Por supuesto, reconocer que quien nos engaña o
    quiere hacernos daño realmente «no sabe lo que hace» es fundamental, porque nos hace
    comprender que esa persona necesita ser amada y nuestra posición, el hecho de ser su
    víctima, hace que nuestro amor sea más notorio, más llamativo.
    Esto es posible cuando nos apoyamos y somos sensibles a la presencia de Cristo en
    nosotros, especialmente cuando somos conscientes de que cada día nos perdona nuestra
    mediocridad y nuestra poca fe:
    La ética o moral especializada que trae Cristo a la humanidad está por encima de
    toda ética o moral que subyace en todas las religiones y en todas las culturas en
    virtud de la divina presencia constitutiva del Absoluto en el espíritu humano. Si
    Cristo, Verbo divino encarnado, eleva la ética constitutiva a ética santificante en
    virtud de elevar la divina presencia constitutiva a divina presencia santificante,
    nos tenemos que encontrar con una nueva ética que ofrece al ser humano con el
    objeto de su plena realización. La ética constitutiva dispone a la persona humana
    para acometer, recibido el bautismo, la ética santificante (Concepción Mística de
    la Antropología).
    Este amor cristiano, llamado ágape, nos llama a hacer algo que claramente va en contra de
    nuestras inclinaciones. Al llamarnos a amar a nuestros enemigos, las mismas personas que
    nos odian y que nos han hecho daño o desean hacerlo, el ágape extiende el amor humano
    más allá de sus límites.
    Debemos amar a nuestros enemigos con amor de ágape, no porque nuestros enemigos
    merezcan nuestro amor, o porque se vayan a convertir automáticamente, sino porque
    Jesucristo los amó tanto que murió por ellos.
    Se le pidió a un rabino judío que diera un resumen de toda la Ley. Él respondió: Lo que es
    odioso para ti, no se lo hagas a otro. Esa es toda la ley y todo lo demás es una
    explicación. Y los filósofos estoicos solían enseñar: Lo que no quieras que te hagan a ti
    mismo, no se lo hagas a ningún otro. Cuando se le preguntó a Confucio: ¿Hay una palabra
    que pueda servir como regla de práctica para toda la vida? respondió: ¿No es Reciprocidad
    esa palabra? Lo que no quieras que te hagan a ti mismo, no se lo hagas a los demás.
    Son sentimientos hermosos, pero todos se expresan en forma negativa; se trata de evitar la
    desgracia y el sufrimiento. Y esa es la gran diferencia entre estos dichos y la enseñanza de
    Cristo. A menudo no es difícil detenerse, refrenarse de hacer algo malo, pero mucho más
    exigente es en realidad hacer algo bueno por los demás. Y así la verdadera conducta
    cristiana en consiste, no en abstenerse de hacer cosas malas, sino en hacer activamente
    cosas buenas.
    El mandato de amar a nuestros enemigos es una llamada a amar del modo en que Dios nos
    ama. En Rom5:10, San Pablo nos dice que cuando éramos pecadores (es decir, enemigos
    de Dios), Él mostró su amor a través de la muerte sacrificial de Cristo. En la cruz, Jesús
    rezó para que Dios Padre perdonara a las personas que lo torturaron y crucificaron.
    Verdaderamente, al amar a nuestros enemigos de esta manera, nos hacemos más humanos,
    pues ser humanos es ser portadores de la imagen y semejanza de Dios. Reflejamos
    verdaderamente la imagen de nuestro Padre celestial y así somos acreditados como
    verdaderos hijos suyos. Tal amor significa, por lo tanto, la identificación con el corazón
    del Padre. Jesús nos exhorta: «Sean compasivos como su Padre es compasivo». Sólo
    entonces podemos ser llamados verdaderos hijos de Dios.
    La característica de los hijos de Dios es el amor ofrecido a quienes no lo merecen, y el
    saludo dirigido a los que se comportan como enemigos. El discípulo desea de todo
    corazón el bien incluso para aquellos que le odian. Para ello, no tiene en cuenta el mal que
    se le ha hecho y se compromete a hacer posible ese bien.
    El perdón es como un músculo. Tiene que ser usado y desarrollado. Nos ponemos en
    forma para los grandes actos de perdón practicando con los actos pequeños. Si
    aprendemos a perdonar pequeñas cosas, entonces desarrollamos el coraje y la aptitud para
    perdonar cosas más grandes que nos pueden hacer caer de pie. En la Segunda Lectura, San
    Pablo nos da una poderosa razón para ser santos a través de esta forma de compasión:
    somos los templos del Espíritu Santo y el Espíritu de Dios vive en nosotros. El Espíritu
    Santo que mora en nosotros nos ayuda con sus dones, frutos y carismas a vivir la misma
    vida de Cristo. En todo momento el corazón del hombre es guiado por los impulsos del
    Espíritu, que sugiere cómo responder a las necesidades del hermano.
    La perfección del judío era la exacta observancia de los preceptos de la Torá. Para el
    discípulo de Cristo, es el amor ilimitado como el del Padre. Perfecto es aquel que no
    carece de nada, que tiene integridad, cuyo corazón no está dividido entre Dios y el ego. La
    disponibilidad de darlo todo, sin guardarse nada para sí mismo, de ponernos totalmente al
    servicio de las personas, incluso del enemigo, nos coloca sobre las huellas de Cristo y nos
    lleva a la perfección del Padre que lo da todo y no excluye a nadie de su amor.

Deja un comentario