Mostrando el camino con misericordia. | 18 de Julio

por el p. Luis CASASUS, Superior General de los misisoneros Identes.

Madrid, 18 de Julio, 2021. | XVI Domingo del Tiempo Ordinario.

Jeremías 23: 1-6; Carta a los Efesios 2: 13-18; San Marcos 6: 30-34.

¿Cómo respondo cuando mis hijos, hermanos y amigos interrumpen mi descanso, mi discurso o mis planes? ¿Qué siento hacia ellos?

¿Y cuáles son mis pensamientos, mis sentimientos y mis reacciones cuando tengo la impresión de que Dios me pide más y más… quizás en un momento que no considero de los mejores de mi vida?

Este podría ser el comienzo de nuestra reflexión de hoy, cuando a veces nos sentimos en una situación similar a la de Jesús y los apóstoles en el texto evangélico de este domingo. Está claro que estas situaciones, ser interrumpido, no tener tiempo para comer, ser llamado continuamente a ayudar o sentirse impotente para aliviar a los demás, siempre existirán. Unas veces porque los seres humanos somos impertinentes y obstinados, otras por la desesperación que provoca el dolor y -cómo no- porque el tiempo de Dios no es el nuestro. Es interesante ver cómo el mismo Cristo tuvo esta experiencia, recibiendo inmediatamente una misión que cumplir con la multitud, que era como ovejas sin pastor; y comenzó a enseñarles muchas cosas.

Además de la obvia necesidad de comer y descansar, seamos o no creyentes, cuando estamos realmente agotados y abrumados por el dolor, no podemos permanecer objetivos y capaces de escuchar la voz de Dios. Es por eso que cuando Jesús, fue informado de la muerte de su primo, Juan el Bautista, que fue decapitado por el rey Herodes, se retiró de allí en una barca a un lugar desierto a solas (Mt 14, 13). Es precisamente en esos momentos cuando necesitamos tiempo para procesar nuestros sentimientos, nuestros miedos y nuestras motivaciones subyacentes. Es en la soledad y en el silencio, cuando el Espíritu Santo llega a nuestras vidas y pone todas las cosas en perspectiva.

Muchos de nosotros que hemos experimentado el sabor de una relajación muy necesaria y que nos la han quitado abruptamente, tal vez imaginamos lo que los Apóstoles podrían haber sentido en ese momento. Pero Jesús no está siendo desconsiderado con las necesidades de los Apóstoles. Les ofrece -y nos ofrece- una lección vivida. San Juan Pablo II escribió: Toda la vida de Cristo fue una enseñanza continua: sus silencios, sus milagros, sus gestos, su oración, su amor por las personas, su especial afecto por los pequeños y los pobres, su aceptación del sacrificio total en la Cruz para la redención del mundo. En la elección de Jesús para enseñar, vemos todas estas cosas: el amor sacrificado, la preocupación por los marginados y la prioridad de las necesidades de la gente sobre las preferencias personales. No son ideales abstractos. Son realidades vividas cuando nos esforzamos por vivir y amar como Jesús. Cuando un nuevo obstáculo se enfrenta a mi vida, ¿cómo respondo?

Recuerdo una situación en la que a cierta mujer todo parecía escapársele de las manos, todo eran sorpresas desagradables en su vida y, sin embargo, nos conmovió a muchos con su decisión de levantar la mirada hacia Dios, de aceptar todos los acontecimientos no sólo con paciencia, sino con la intención explícita de satisfacer a Dios. Su marido había fallecido recientemente y su trabajo era demasiado exigente en cuanto a responsabilidad y dedicación de tiempo.

Un día me pidió que la acompañara a la Unidad Psiquiátrica de un hospital del Bronx para visitar a su única hija, de 21 años. La policía la había encontrado en la calle desorientada y con signos de consumo de drogas. Enseguida nos dimos cuenta de que su estado no era transitorio y que se había desencadenado un proceso de esquizofrenia, mucho más terrible y dramático que los efectos pasajeros de una experiencia con sustancias alucinógenas.

Le informaron de que sólo podría ver a su hija durante 20 minutos al día y en presencia de una enfermera, ya que había mostrado signos de intento de suicidio. Recuerdo la conversación entre ambas, en la que la joven decía frases completamente sin sentido y la madre rompía a llorar desconsoladamente.

Al final de la visita, cuando consiguió calmarse un poco, me dijo No entiendo cómo puede ocurrir esto, ni por qué, ni cuál será el resultado. Pero sí entiendo una cosa: Dios quiere que ahora esté aquí.

Esa fue su lección de sabiduría: ser consciente de que en esos momentos de angustia, la Providencia le estaba pidiendo algo. Esa perspectiva sólo es posible en estado de oración, de lo contrario, estamos condenados irremediablemente al desánimo, a la ira o a un estado de cinismo irónico. Depende de nuestro temperamento.

Jesús comenzó su vida pública con un milagro “no programado”. Además, dijo explícitamente que aún no había llegado su hora. Fue interrumpido por la mujer que le rogaba que curara sus hemorragias, por los leprosos, por los niños, por acontecimientos trágicos como la muerte de Lázaro o de San Juan Bautista.

Sin duda, el joven Jesús aprendió de sus padres a ver en todas las circunstancias los planes divinos. Más allá de nuestra comprensión o de nuestras preferencias, ésa es la motivación de un verdadero cristiano, de un auténtico apóstol.

Cuando María fue informada de que Isabel, a pesar de su avanzada edad, estaba embarazada de seis meses, se levantó y se apresuró a ir a la región montañosa a buscar a Isabel.

Al ponerse en el lugar de Isabel, sabía que ésta necesitaba a alguien que la ayudara en la casa. María comprendió su necesidad y acudió en su ayuda. María volvería a hacer algo parecido cuando influyó en Jesús para que realizara su primer milagro en las bodas de Caná al percibir que los novios se avergonzarían por la escasez de vino.

El texto evangélico de hoy nos cuenta precisamente lo que movió a Jesús a dirigirse a la multitud, cómo siguió la conmoción que sintió su corazón al ver a las personas como ovejas sin pastor y se puso a enseñarles. Una manera de entender esta actitud de Jesús y, sobre todo, de poder imitarlo es recordar la unidad que debe existir entre la contemplación y la acción, entre la fe y la caridad, para no limitarnos a la realización de alguna eventual obra humanitaria o generosa que tranquilice nuestra conciencia. Como dijo Benedicto XVI:

A veces, de hecho, tendemos a reducir el término “caridad” a la solidaridad o a la simple ayuda humanitaria. Sin embargo, es importante recordar que la mayor obra de caridad es la evangelización, que es el “ministerio de la palabra”. No hay acción más benéfica -y, por tanto, más caritativa- hacia el prójimo que partir el pan de la palabra de Dios, compartir con él la Buena Noticia del Evangelio, introducirlo en la relación con Dios: la evangelización es la más alta y la más integral promoción de la persona humana (15 OCT 2012).

Eso explica por qué empezó a enseñarles muchas cosas. Estas muchas cosas pueden resumirse en la última frase de la Segunda Lectura de hoy: Vino a anunciar la paz a ustedes que estaban lejos y la paz a los que estaban cerca, porque por él todos tienen acceso al Padre en un solo Espíritu.

En otras palabras, imitando a Jesús somos capaces de satisfacer a nuestro Padre celestial, a través de la inspiración del Espíritu Santo, que nos enseña a hacer el bien más allá de nuestra capacidad, en medio del dolor y las limitaciones, pero permitiéndonos ver la verdadera prioridad de nuestro prójimo, que tiene derecho a una oportunidad para desplegar su capacidad de amar.

Por eso, en nuestra vida mística, Beatitud y Aflicción están tan íntimamente unidas. Sentir que Dios nos pide una misión humanamente imposible, ver al prójimo sufrir física, emocional y espiritualmente, no poder más que acompañar en silencio a los que sufren, va unido a esa impresión beatífica de estar colaborando con Cristo, de tener la certeza de que cada lágrima, cada gota de sangre dará su fruto.

Jesús había bajado del cielo para enseñarnos la verdad sobre Dios, la verdad sobre el amor de Dios a nosotros y, por tanto, la profunda verdad sobre quiénes somos y quiénes estamos llamados a ser.

Por eso, la Primera Lectura es una terrible amenaza para los malos pastores, para los que se aprovechan de las ovejas, en lugar de mostrarles el verdadero alimento: hacer la voluntad de Dios. Las multitudes que siguen y se reúnen en torno a Jesús, las curaciones y la expulsión de los demonios, las alimentaciones milagrosas, son signos de que el Hijo de Dios está pastoreando al pueblo hacia el reino de Dios. En el siglo venidero, proclama Jesús, muchos de los primeros serán los últimos, y los últimos serán los primeros (Mc 10,31). Esa era está irrumpiendo en esta época; los que buscamos vivir el reino de Dios aquí y ahora debemos seguir la subversión de Jesús del poder y la riqueza mundanos. Los pobres de espíritu, los que son mansos y tal vez no tienen mucho talento, son capaces de amar como los sabios y poderosos nunca lo hicieron.

Hoy, ante tantas personas en nuestra cultura que están perdidas, que no conocen el propósito de sus vidas, que a menudo van de un placer a otro para no enfrentarse a las cuestiones más fundamentales de la existencia, que no saben la diferencia entre el bien y el mal, que ni siquiera se dan cuenta de que hay un cielo y un infierno, por no hablar de qué acciones les están llevando a un lugar o al otro… ante tantas personas que son, en efecto, como ovejas sin pastor, el gran acto de compasión que Dios quiere de nosotros es que les enseñemos sobre Él.

Esa es la verdadera compasión, también llamada misericordia, que mueve el corazón de todo discípulo de Jesús.

En la presentación de un libro en 2001, siendo Cardenal Arzobispo de Buenos Aires, el futuro Papa Francisco hizo una afirmación sorprendente: Sólo quien ha encontrado la misericordia, quien ha sido acariciado por la ternura de la misericordia, se siente feliz y cómodo con el Señor…. Me atrevo a decir que el lugar privilegiado del encuentro con el Señor es la caricia de la misericordia de Jesucristo sobre mi pecado. Es evidente cómo esta prioridad de la misericordia está en el corazón y en la intención de Cristo desde el principio. Si la Iglesia es un hospital de campaña después de la batalla, en palabras de Francisco, tiene que llevar la curación, sobre todo enseñando esa verdad liberadora que proclaman las tres Lecturas de hoy: No caminamos solos, hay un Pastor que va delante de nosotros y nos muestra el camino.

Deja un comentario