“Me preparo para el nacimiento del Niño obedeciendo a la primera”. Los niños viven un Adviento especial en Santo Domingo (Ecuador)

Rumbo a la preparación de la Navidad, las jóvenes voluntarias de Santo Domingo (Ecuador), con su servicio y creatividad, se reunieron en videoconferencia con veinte niños adorables, que comenzaron muy entusiastas rezando el Padrenuestro y luego se entretuvieron con algunos juegos. Asimismo, se presentó un video animado sobre el nacimiento del Niño Jesús narrado del evangelio. A la vez, se aprovechó para conversar con los niños sobre el significado de la Navidad. Una pequeña decía que “lo más importante de la Navidad no son los regalos, sino el amar y compartir con la familia, porque ha nacido el Niño Jesús”. Después se realizaron grupos para compartir los 5 minutos de oración y enseguida fue el toque carismático, en donde expresaron lo que más les había tocado. La creatividad surgió en los niños cuando presentaban con su corona de Adviento aquello de lo que habían comprendiendo sobre el significado de la Navidad y se cerró con broche de alegría cantando un villancico.

Compartimos aquí algunas impresiones de los niños sobre la corona de Adviento:

“La corona de Adviento me enseñó a ser más obediente, porque si obedeciendo a la primera y soy generosa me preparo para el nacimiento del Niño Jesús”
Fátima Aguayo, niña de 8 años

“Las cuatro semanas de preparación es un momento de reflexión, de lo que hemos hecho bien y mal, como una penitencia; por eso debemos estar siempre con alegría para esperar al Niño Jesús que viene a nuestros corazones”
Virna Aguayo, niña de 11 años

“En estas semanas de Adviento debemos prepararnos para la llegada del niño Jesús, teniendo en cuenta que, si en encendemos las 4 velas, cada una significa:

Busca: que busquemos el camino de Dios.

Ponte en camino: ir por el camino de Dios, imitando su vida y cumpliendo cada una de sus enseñanzas.

Despierta: se refiere a nunca quedarnos dormidos porque si nos quedamos dormidos es como si perdiéramos la fe.
Acoge: a quien haya perdido la fe y esté deambulando lejos del camino de Dios.

Todas estas reflexiones debemos ponerlas en práctica en nuestra vida cotidiana, no necesariamente debe llegar la Navidad para hacerlo. Dios nos invita a vivir esta Navidad en familia”
Andrés Zambrano, niño de 8 años.

Deja un comentario