La gran paradoja

By 30 agosto, 2020septiembre 7th, 2020Evangelio, Para leer

Madrid, 30 de Agosto, 2020. | XXII Domingo del Tiempo Ordinario.

por el p. Luis CASASUS, Superior General de los misioneros Identes

Jeremías 20: 7-9; Carta a los Romanos 12: 1-2; San Mateo 16: 21-27.

En una prisión para prisioneros políticos cerca de Moscú, durante la era de Stalin, Iván, un prisionero, físico y experto en Óptica, se sentó frente al gobernador de la prisión y al general del ejército. Iván supo de inmediato que querían algo de él. ¿Desea un indulto? le preguntaron. ¿Qué tengo que hacer? ¿Cuál es el proyecto? preguntó. Queremos que perfeccione una cámara que funcione en la oscuridad, y otra en miniatura que se pueda colocar en la jamba de la puerta, y que funcione cuando se abra la puerta.

Iván era quizás la única persona en toda Rusia que podía elaborar un proyecto para estos dispositivos. Después de 17 años en prisión, la idea de volver a casa le atraía. Aquí seguramente estaba la respuesta a la oración de su esposa Natasha. Todo lo que tenía que hacer era inventar un dispositivo que pondría a unos cuantos infelices desprevenidos tras las rejas en su lugar, y él quedaría libre.

¿No podría seguir trabajando en la televisión como lo hago ahora? preguntó. ¿Quiere decir que se niega? preguntó el general. Iván pensó: ¿Quién me daría las gracias? ¿Valía la pena salvar a esa gente? Natasha era su compañera de toda la vida; lo había esperado durante 17 años… No podría hacerlo, dijo al final. Pero usted es el hombre adecuado para el trabajo, dijo el general. Le daremos tiempo para que se decida.

No lo haré. Poner a la gente en prisión por su forma de pensar no es mi estilo. Esa es mi respuesta final. Iván sabía lo que su “no” significaba. Unos días después estaba en el tren a Siberia para trabajar en las minas de cobre donde le esperaban raciones de hambre y probablemente la muerte. Sin embargo, estaba en paz consigo mismo. Jesús habla de perder la vida, pero también habla de ganarla. Esta muerte para sí mismo es, de hecho, la entrada a una vida superior. Es la muerte por causa de la vida.

No todos los seguidores de Cristo deben dar sus vidas con sangre, pero todos estamos continuamente llamados a darla explícitamente y con violencia interior en la abnegación, que es un componente esencial y profundo de nuestro esfuerzo ascético.

La mejor expresión de la ofrenda de la vida es la Abnegación del ego. Esto no ha sido determinado por ningún teólogo o Papa. Es el mismo Cristo, en sus palabras de hoy, quien nos dice: Quien quiera venir en pos de mí debe negarse a sí mismo.

Podemos entender mejor estas palabras de Jesús si miramos las reacciones de los seres humanos ante las mayores dificultades que encontramos en la vida: la muerte, el dolor de los seres queridos, la traición, las divisiones…

El primero es el camino de la negación. Esta fue la actitud de Jeremías. Hacer la voluntad de Dios era demasiado para él. Surgen diferencias, malentendidos y oposiciones; los conflictos con el rey y las autoridades religiosas explotan. Incluso el pueblo, enfadado y decepcionado, pide al profeta que guarde silencio. Sus enemigos declarados recogen pruebas contra él y lo hacen arrestar. Lo golpean y lo someten a un proceso por el cual, por suerte para él, será absuelto. En ese momento de profunda angustia, trató de escapar: No lo mencionaré, no hablaré más en su nombre.

Pero abrió su corazón y reconoció que negarse a escuchar a Dios sería su muerte. Como le sucede a alguien que ha experimentado un afecto irresistible, Jeremías no logra liberarse del Señor que lo ha seducido. La pasión arde en su corazón como un fuego imposible de apagar. A pesar del insoportable dolor y la decepción que sufre, no puede abandonar su misión. La negación fue sólo un intento inútil de escapar de la realidad más poderosa, los planes divinos.

En mayor o menor grado, todos nosotros hemos tenido esta actitud:

– haciendo oídos sordos a una recomendación que se me hace a mí o que yo mismo, siento en la oración,

– buscando una excusa en la falta de capacidad o tiempo para no llevar a cabo una tarea,

– abandonando completamente mi vocación con argumentos poderosos, por ejemplo, diciendo que “no soy apto para eso” o que “mis hermanos me hacen el camino imposible”.

La segunda reacción es la vía de la manipulación. Este fue el caso de Pedro en la narración del Evangelio de hoy. No podía aceptar que Jesús, a quien antes reconoció ser el Cristo, también sufriera la pasión y la muerte. Esto no puede sucederte a ti. Pedro no podía aceptar esta verdad.  Debemos cambiar el curso de los acontecimientos. Debemos incluso cambiar el plan divino.  Esta es la manera de manipular, tomar las cosas en nuestras propias manos.

Así es como reaccionamos nosotros también.

– Juzgando por nosotros mismos la importancia de algo que viene de Dios. Tal vez no sea tan importanteTal vez puede esperarNo creo que sea peligroso para mí sefuir siendo como soy.

– Pensar en las buenas acciones que hago y así quitarle prioridad a lo que es la voluntad de Dios para mí. Llamaré a esta persona cuando pueda tener más tiempo para pensar en qué decirleMi dedicación ya es mayor que la de los demás, seguro que Dios me entiendeMi buena voluntad compensa cualquier otra cosa.

Ahora vemos que la negación y manipulación de la verdad es destructiva para la vida. Es en este contexto que Cristo nos da su consejo, verdaderamente adecuado a nuestra naturaleza y nuestro destino: Quien quiera salvar su vida la perderá, pero quien pierda su vida por mí la encontrará.

Sí, para encontrar la vida, es necesario perderla. Doy mi vida para retomarla. Nadie me la quita, sino que la doy libremente (Jn 10:17-18). No importa cuán grandes sean nuestras actividades, cuán felices nos hagan, o cuánta admiración causen en los demás. Llegará el día en que nos serán “arrebatadas” por la ley natural de la existencia humana, porque en este mundo no podemos tener plenitud ni seguridad absoluta.

Puede que tengamos que pasar por todas las etapas psicológicas de rechazo, ira, resentimiento, negociación. Pero sea lo que sea, cuanto antes lleguemos a la etapa de aceptación, mejor para nosotros. Huir de la realidad o de la voluntad de Dios no puede traernos la verdadera felicidad.

La Abnegación del yo nos hace libres de la dictadura de nuestros juicios, nuestros deseos y del poderoso instinto de felicidad.

Es cierto que hay personas que están completamente apegadas a sus juicios y opiniones, con las que no es posible dialogar y que consideran que los demás carecen de la sensibilidad o de la experiencia necesarias para tener una opinión válida.

También hay hombres y mujeres que utilizan todo tipo de justificaciones para realizar sus deseos, que a menudo parecen artificiales y caprichosos para los demás. Esto es particularmente crítico en el caso de quienes tienen funciones de liderazgo y responsabilidad para con otras personas. Una de las consecuencias del apego a los deseos es, en estos casos, que los que les rodean se transforman en sirvientes silenciosos, afligidos… y de una sonrisa forzada.

De esta manera poderosa, nuestro ego nos separa de Dios y del prójimo, por lo que la oración unitiva centra sus esfuerzos en liberarse de esta influencia negativa.

El apego a nuestros juicios es común. Pero, sobre todo, cuando estos juicios conciernen a la vida moral de otra persona, los resultados son particularmente dañinos. La siguiente historia muestra cómo este apego nos separa del prójimo y de Dios.

El poeta italiano medieval Dante Alighieri asistía a un servicio religioso. Dante estaba profundamente inmerso en la meditación y no se arrodilló en el momento adecuado. Sus enemigos se apresuraron a ir al obispo y exigieron que Dante fuera castigado por su sacrilegio. Dante se defendió diciendo, “Si los que me acusan hubieran tenido los ojos y la mente en Dios, como yo, ellos también habrían dejado de notar los eventos a su alrededor, y ciertamente no habrían notado lo que yo estaba haciendo.”

Tememos a la Cruz porque anula lo que realmente amamos: el ego que hay en mí. Jesús justifica su elección de compararse con la semilla: Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda solo; pero si muere, produce mucho fruto (Jn 12:24). Y también podemos decir, con el propio Cristo, que es un fruto duradero e imperecedero que va más allá de nuestra corta vida y llega a las personas de una manera inimaginable. Sólo en el cielo podemos ver esta realidad en toda su plenitud. Para ganar nuestra vida “hay que perderla”. Es necesario gastarla para los hermanos y hermanas

Las Lecturas de la liturgia de hoy son todas de una misma pieza. De diferentes maneras dicen lo mismo. No se puede resistir el llamado de Dios, excepto al precio de no ser fiel al yo más profundo, ese yo que está en sintonía con lo que Dios quiere. Se debe confiar absolutamente en Dios y en su Hijo Jesucristo. No importa lo que el mundo diga y califique de ridículo, el creyente debe mantener esta confianza absoluta. Dios estará a su lado. Siguiendo a Cristo, el cristiano heredará la vida eterna con Él. Hemos de ser siempre conscientes de esta verdad básica y ofrecernos a Dios en plena confianza.

En nuestras culturas actuales, donde hay tanto anhelo y se habla de bienestar y de la búsqueda de la felicidad, este instinto de felicidad encuentra un terreno abonado. Sin embargo, veamos lo que dice nuestro Padre Fundador:

Nosotros no tenemos que buscar la felicidad, es algo de lo cual estamos maravillosamente dispensados. La felicidad la tienen que buscar aquellos que de alguna forma se apartan de Cristo, sea de una forma culpable, en el sentido formal y estricto de la palabra, o bien por una irresponsabilidad general del mundo, y especialmente de los cristianos, de los que debieran ser los apóstoles auténticos y consagrar su vida, todos y cada uno de los momentos de su existencia para estar convirtiendo su espíritu, con el amor de su espíritu, a todos (29 Junio, 1972).

Es importante recordar que los instintos son algo que compartimos con los animales. Una definición generalmente aceptada de instinto es la tendencia de un organismo a dar una respuesta compleja y específica a los estímulos ambientales sin implicar una razón. La clave aquí es “sin involucrar la razón”. Además, diríamos que la fe tampoco interviene en las reacciones instintivas o “automáticas”, como dicen algunos.

La voluntad de lograr gratificaciones, reconocimientos y beneficios estará siempre presente. Incluso en los más puros actos de amor hay a menudo algunas formas veladas de egoísmo y ambición. En el Evangelio de hoy, el papel del instinto de felicidad está encarnado por el sentimental, bueno y santo Pedro. Ahora se convierte en un obstáculo porque se deja guiar por el razonamiento humano. Aspira a una gloria, unos éxitos y unos honores que son obstáculos en el camino del Maestro y de sus discípulos.

Con los problemas que me rodean y mi falta de fe, un montón de cosas horribles podrían suceder, exigiendo una respuesta, un nuevo esfuerzo. Pero entonces se convierte en un fuego que arde en mi corazón, aprisionado en mis huesos; me canso de acogerlo, pero no puedo apagarlo (Jeremías 20:9).

En nuestros sufrimientos nosotros también tendemos a ver las situaciones desde una perspectiva estrecha, superficial y miope. Se trata de ver que nuestra forma de pensar es un obstáculo para el plan de Dios, y es también, al mismo tiempo, obstáculo para nuestra felicidad. Sólo podemos rendirnos gozosamente al plan de Dios cuando modelamos nuestro pensamiento, nuestra perspectiva y por lo tanto nuestro comportamiento o vida con la de Dios, entonces seremos, como dijo Jesús, recompensados, con una vida que el mundo no puede dar, con una paz y una alegría que pueden ser nuestras desde ahora.

Tres imperativos caracterizan la radicalidad de una elección que no admite demoras ni segundas intenciones: Niégate, toma tu cruz, sígueme. Y recordando siempre que no se trata de acciones ocasionales, de algo que hacemos en momentos difíciles, sino de un estado, de lo que llamamos oración continua.

Deja un comentario