Espíritu de familia, benevolencia y sencillez. El Motus Christi de Pentecostés en París.

¡Gaudete et exsultate! ¡No te conformes con una vidamediocre! Estas son las llamadas del Papa en su última exhortación a la cual respondió con ilusión un grupo de jóvenes de diferentes ciudades de la región Ile-de-France. Por invitación de las misioneras y misioneros identes, se reunieron durante tres días para un encuentro espiritual Motus Christi, en París, en la Casa de las Hermanas de la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora de Lourdes. Profundizaron esta exhortación y compartieron esa llamada a la santidad para ver cómo ponerla en práctica en sus vidas diarias.

A todos nos conmovió el espíritu de familia, la benevolencia y la sencillez que prevalecieron en nuestro trato mutuo durante estos días vividos en la presencia de María. La oración del Trisagio mañana y tarde, la fiesta de María Madre de la Iglesia celebrada el lunes de Pentecostés (¡otro regalo del Santo Padre!) han sacado a la luz este vínculo íntimo que nos une a ella.

El Motus Christi se concluyó con un ateneo donde donde cada uno pudo lanzarse a escribir un poema, interpretar una canción o un baile, e incluso crear un espectáculo de marionetas.

Difícil de despedirse después de estos tres intensos días pero somos llenos de una alegría y paz renovadas, ¡aquellas que vienen “del Cielo”! Y como la santidad se vive en comunidad … ¡se planean otros encuentros!

Deja un comentario