Debate en Bolonia sobre la salud del migrante, dentro del master sobre Salud Global y Migración

La muerte en Italia de tres neonatos en los primeros meses de este año a causa de una circuncisión ritual hecha en un entorno inadecuado y por personal no sanitario ha sacado a la luz la gravedad de este tema. Es un problema que tiene muchas aristas: religioso, cultural, ético, jurdico, antropológico, sanitario, económico y de acceso a los servicios de saludad.

Para profundizar el debate se ha desarrollado el pasado 3 de junio en el Instituto Veritatis Splendor, de la Diócesis de Bolonia, un seminario organizado por la Fondazione Idente di Studi e di Ricerca, el Rielo Institute for Integral Development y Caritas Roma, con la colaboración del Gruppo Regionale Immigrazione e Salute Emilia Romagna (GrIS-Emilia Romagna), perteneciente a la Società Italiana di Medicina delle Migrazioni(SIMM). Todo ello en el marco de la séptima edición del Máster sobre Salud Global y Migración que estas instituciones ofrecen.

El seminario fue inaugurado por el P. José María López Sevillano, vicepresidente del Instituto de Misioneros Identes, que afirmó que es necesaria una antropología potenciante, incluyente y dialogante para vencer las diversas formas de xenofobia y reconocer que todos somos deudores del movimiento migratorio. Le siguió el P. Francesco Scimè, responsable de la Oficina de Pastoral Sanitaria de la Diócesis de Bolonia, quien recordó que la respuesta al problema de la salud no se resuelve solo desde el aspecto médico sino de modo global y que debemos mirar a los migrantes como verdaderos hermanos nuestros.

Desde el punto de vista del derecho, Clede Maria Garavini, Garante Regionale de Emilia Romagna para la infancia y la adolescencia, afirmó que la Convención de la ONU sobre los derechos de la infancia, de 1989, garantiza el pleno goce de derechos de los niños y adolescentes estranjeros que entran en Italia, aunque sea de modo ilegal, por lo cual en cada decisión tiene que considerarse siempre el «supremo interés del menor».

Marina Lalatta (profesora de Filosofía del Derecho de la Università di Bologna) habló de la relación entre prácticas rituales y derechos fundamentales, como el de la libertad religiosa y educativa, de la tensión entre derechos, del derecho de pertenencia a una comunidad pero también del derecho de abandonarla y a la autodeterminación (diritto di exit).

Por su parte, Cristiana Natali (antropóloga de la Università di Bologna) explicó la importancia de la circuncisión ritual como rito de iniciación para muchas culturas.

Sobre la base de la legitimidad de la circuncisión ritual, ejecutada sobre todo en la cultura judía y musulmana por motivos culturales y religiosos, y reconocida por la Constitución italiana, el tema se centró sobre la conveniencia de que esta intervención quirúrgica se realice dentro del Sistema Sanitario Público italiano (Servizio Sanitario Nazionale) para tutelar adecuadamente la salud del niño. Marisa Calacoci, referente del GrIs-Emilia Romagna, ha concluido que insertar la circuncisión ritual  dentro del sistema público con un costo accesible, tutelaría a los menores y favorecería una efectiva integración social y sanitaria de los migrantes que la practican.  “Más allá de la importancia del rito, la seguridad del niño es la cuestión central», ha subrayado a su vez Erika Agresti, de la asociación Diversa/mente.

El seminario es parte del primer master realizado en Italia sobre los aspectos médicos y socio sanitarios de la asistencia al inmigrante y a aquellos que sufren de traumas sociales. Según el enfoque de Salud Global, fundado sobre el paradigma de los determinantes sociales de salud, analiza las desigualdades que sufre la sociedad y propone los instrumentos operativos para aplicarlos (www.mastermemp.org).

Además, en el marco del máster el jueves 6 de junio se proyectó el documental «Los sin voz», de la cineasta italoaustraliana Catherine MacGilvray, que cuenta la trágica historia de la migración salvadoreña a Long Island (NY), donde esta comunidad es la colonia migrante más numerosa. La película conmovió mucho a todos y suscitó un interesante diálogo sobre el derecho a la migración, sobre la lucha humana para labrarse un futuro y el papel que la fe juega en ello.

Deja un comentario