¿Alerta, Vigilante, Atento… a qué?

By 25 noviembre, 2020Evangelio, Para leer

por el p. Luis CASASUS, Superior General de los misioneros Identes.

New York/Paris, 29 de Noviembre, 2020. | Primer Domingo de Adviento

Isaías 63: 16b-17.19b.64,2b-7; 1 Corintios 1: 3-9; San Marcos 13: 33-37.

La historia del debate sobre la atención nos lleva desde la antigüedad hasta la neurociencia. Una mujer tan inteligente y sensible como Simone Weil (1909-1943) dijo: La atención es la forma más rara y pura de generosidad. Y añadió: La calidad de la atención cuenta mucho en la calidad de la oración. La calidez del corazón no puede compensarla.Image for post

Aunque cada uno de nosotros defina la atención de manera diferente, debemos estar de acuerdo en que es fundamental para el aprendizaje, las relaciones humanas y nuestra relación con Dios. No es de extrañar que el Shema, la famosa oración judía, comience con una llamada de atención: ¡Escucha, oh Israel! ¡Adonaí es nuestro Dios!

En particular, el Evangelio de hoy tiene como mensaje clave las palabras de Jesús: Les digo a todos: ¡manténganse despiertos! Si Jesús nos estuviera diciendo que estemos atentos a la tentación o cuando estamos en nuestro tiempo de oración silenciosa, o durante una lección espiritual, no sería nada demasiado nuevo.

Pero es precisamente ahora, en Adviento, cuando la liturgia nos presenta este mensaje de Cristo porque hay un hecho al que debemos estar constantemente atentos. Se trata nada menos que de nuestra verdadera condición, nuestra situación en este mundo. No me refiero a nada técnicamente filosófico, sobre nuestra esencia o naturaleza, sino a un hecho importante que domina e impregna nuestra existencia. Este hecho es que necesitamos un Salvador. Ese es un punto importante del Adviento.

Muchos de ustedes recordarán la novela Robinson Crusoe (Daniel Defoe, 1719), que cuenta la historia de un náufrago que vivió 28 años en una isla. Allí salvó la vida de un hombre que más tarde se convertiría en su sirviente y lo convertiría al cristianismo. Rescató a varios prisioneros de una tribu de caníbales, salvó a un capitán de ser ejecutado por su tripulación amotinada y fue capaz de hacer muchas cosas a pesar de los pocos medios que tenía. Pero nunca perdió de vista el hecho de que necesitaba ser rescatado, para ser salvado, como así fue. Muchos de nosotros, en nuestro mundo, ocupados todo el día con actividades profesionales o religiosas, no parecemos ser tan conscientes como ese famoso personaje de novela que, a pesar de ser capaz de realizar verdaderas hazañas, esperaba ser rescatado un día de la isla.

Ser salvado significa que alguien hace algo por mí que yo no puedo hacer. Eso significa ser redimido, o salvado. Cuando necesitamos ser salvados, realmente vivimos con esperanza y vigilancia. Especialmente por esta razón, ni el mundo ni los cristianos contemporáneos entienden muy bien el significado del Adviento. Nuestro individualismo, nuestro estilo de vida independiente y, a menudo, nuestra complacencia, no hacen posible que nos sintamos necesitados de salvación. A lo sumo, reconocemos que tenemos que hacer un esfuerzo para hacer cambios en nuestras vidas, a veces para arrepentirnos de algún pecado. Pero, ¿ser salvado? Eso suena demasiado pesimista, exagerado, incluso parece un signo de debilidad y falta de carácter.

Pero la realidad es que el pecado nos ha dejado en tal situación que necesitamos ser salvados. Esto explica por qué los primeros cristianos imploraban: Maranatha: Ven, Señor! (1 Cor 16:22). Ven, Señor Jesús es la invocación que concluye el libro del Apocalipsis (Ap 22:20).

Esto no es pesimismo dramático, sino puro realismo. Podemos progresar personal y socialmente en conocimiento, organización, justicia y virtud, pero, como Robinson Crusoe, necesitamos ser salvados. Esto es lo que la Primera Lectura expresa tan dramáticamente hoy en día: He aquí que tú estás enfadado, y nosotros somos pecadores. Todos nos hemos vuelto como hombres inmundos, todas nuestras buenas acciones son como trapos contaminados; todos nos hemos marchitado como hojas, y nuestra culpa nos lleva como el viento.

Tal vez debido al proceso psicológico de proyección, muchas religiones, incluyendo el Antiguo Testamento, reflejan un Dios “enojado”, que es el resultado de nuestra conciencia de pecado, aunque no lo reconozcamos, o no sepamos cómo expresarlo… o queramos ocultarlo.

Incluso nuestras buenas acciones son como harapos sucios. Eso retrata perfectamente nuestra división, nuestra disfunción. Es como una persona que ha caído en una adicción, lo cual lleva a que su voluntad se debilite tanto que apenas puede controlarla. No importa qué tipo de adicción sea, leve o grave, pornografía, alcohol, juegos, alguna actividad que consideremos indispensable…. En esos casos, el problema no es la sustancia o la actividad que me esclaviza. El problema es mi voluntad. Necesito ayuda externa, ya sea un médico, mis amigos, mi familia, un experto.

Esta pequeña fábula seguramente nos ayudará a recordar esa verdad:

Un emperador chino conocido por su mal carácter entró en el dormitorio de su futura esposa, que era una de las mujeres más bellas de toda China. La obligaban a casarse con él en contra de su voluntad, ya que sus padres la forzaban a hacerlo.

Sin embargo, el emperador no sabía que ella también había sido educada por sabios cuando era niña. Ella se sentó sin expresión, mirando a la pared. “Hola, amor“, le dijo, pero ella no respondió. “Te he saludado, y responderás cuando me dirija a ti, ¿me entiendes?“, gruñó. Pero aun así, ella no respondió. La mayoría de la gente ya le habría respondido, así que a pesar de sí mismo sintió curiosidad, y preguntó bruscamente: “¿Qué es lo que estás pensando?

Finalmente, ella le respondió. “Dos cosas. Una, que no deseo casarme contigo porque eres tan insensible y mezquino. Y la otra, es que me preguntaba si tienes la posibilidad de cambiar cierta cosa“.

“¡¿Qué?!” exclamó el emperador con indignación. “¡Cómo te atreves a cuestionar mi autoridad! … Pero… Admito que tengo curiosidad. Ya que tengo el poder de chasquear los dedos y todo lo que ordeno dentro de mi reino se obedece, ¿qué es lo que te preguntas si podría cambiar?” “Tu actitud“, respondió ella. Y con eso se levantó y salió de la habitación, dejándolo en un silencio sobrecogedor.

Por lo tanto, es hora de recordar que Cristo es auténtica y completamente humano y tiene la capacidad de venir a salvarnos. En la Cruz y en cada momento, como familia humana y a cada uno como persona. Volviendo a la Primera Lectura, podemos entender esto con esta bella y precisa imagen: Nosotros somos la arcilla y tú el alfarero: todos somos la obra de tus manos. San Ireneo dijo que la guía providencial de Dios para nuestras vidas es fácil mientras la arcilla de nuestros corazones permanezca flexible y húmeda. Los problemas vienen sólo cuando permitimos que la arcilla se endurezca.

Incluso el término “redentor” es muy significativo. Se refería al pariente más cercano, aquel al que le correspondía redimir a un familiar que había perdido su libertad, hecho prisionero, o porque, agobiado por las deudas, tenía que entregarse como esclavo a su acreedor. Esto se cumplía de dos maneras: cobrando la cantidad necesaria para la redención o entregándose en lugar de ese pariente.

Jesús habla hoy de no querer saber cuándo llegará “el momento”. La palabra griega en el evangelio para este tiempo es kairos. Pero hay dos palabras para el tiempo en el Nuevo Testamento, una es la que se usa hoy, kairos; la otra es chronos. Hay una diferencia entre las dos. Chronos es el tipo de tiempo al que normalmente nos referimos. Es cuando los aviones despegan o cuando el semestre comienza en la escuela. Estamos muy preocupados con este tiempo de chronos. Marca minutos, días, horas, semanas, meses. A menudo dedicamos nuestras vidas a ello y este chronos dirige nuestras vidas….

La palabra tiempo que Jesús usa hoy no es chronos sino kairos. El tiempo kairos es un tiempo especial; está cargado de posibilidades; es un tiempo poco común, lleno de lo inesperado; kairos es un momento en el que lo inesperado sucede; algo no planeado irrumpe en nuestra rutina. El tiempo de kairos es un tiempo de oportunidad; es un tiempo de gracia.

La parábola que Jesús comparte con nosotros deja claro que la aparente ausencia de Jesús de nosotros significa responsabilidad y servicio de nuestra parte. Esperar el gran momento no es aburrido, inactivo, pasivo. Más bien es en sí mismo un kairos, una oportunidad para vivir los dones que el conocer y creer en Jesús nos han traído. Este es el punto de vista de Pablo sobre la comunidad de Corinto en la Segunda Lectura.

Todos experimentamos estos momentos de la llegada de Jesús a nuestros corazones. Su forma habitual de hacerse presente es a través del Espíritu Santo con una multitud de signos, signos que seguramente pasan inadvertidos en su mayor parte. Esta lluvia de mensajes se llama Inspiración en nuestra vida.

Podríamos decir que la Inspiración es la forma en que el Espíritu Santo nos dice: Miren bien, lo que está delante de ustedes, ese acontecimiento triste o feliz, ese momento inesperado o ese momento que parece normal y, sobre todo, ese ser humano que tienen delante de ustedes… es ante todo una oportunidad, una señal que les doy, respetando su libertad, para que por favor hagan algo en nombre de Cristo. Estar alerta y vigilante significa estar persuadido de que cada momento está lleno de oportunidades tanto para ver a Dios como para ser sus manos y pies.

Así que, para nosotros, los discípulos de Cristo, la atención no es simplemente la concentración de nuestra mente y voluntad, sino la continua formulación de esta pregunta: ¿Qué quiere decirme la Providencia con esto?

Podemos usar una analogía del mundo de las artes. Tomemos la actuación en un escenario, por ejemplo. Ser un actor hábil y creativo no es sólo una cuestión de inspiración y originalidad, sino de prestar mucha atención a los otros actores, a la historia en desarrollo, al público, al escenario y al decorado, y a uno mismo. Como actor, prestar atención de todas estas formas diferentes permite actuar de manera adecuada y contribuir artísticamente al evento teatral. La atención hace posible una actuación artística.

Por supuesto, en la parábola de hoy, Jesús no sólo se refiere a su regreso a un futuro lejano no especificado, sino a su constante presencia renovadora en el mundo. La oración, como diálogo constante con las personas divinas, es la clave para mantenerse despierto. El que no reza, se duerme. Terminará resignándose y se adaptará, como todos, a la oscuridad de la noche que envuelve al mundo.

Cuando la oración se convierte en una tarea más, pierde rápidamente su atractivo y se le agota la energía vital. La oración es más bien como la respiración. A veces podemos ser especialmente conscientes de ello. Es necesario hacer una pausa de vez en cuando para centrar toda nuestra atención en nuestra respiración espiritual.

El hecho de que Cristo se refiera en sus parábolas a la noche como el momento de la llegada del Señor no significa que Dios quiera sorprendernos, como si nos estuviera tendiendo una trampa. Es la forma en que representa nuestro estado de letargo, con poca capacidad para mirar la realidad, a veces deslumbrados y otras veces absorbidos por las cosas del mundo… o de las religiones.

Deja un comentario