Reinar desde la Cruz

By 23 noviembre, 2019 Evangelio, Para leer

Madrid, 24 de Noviembre, 2019. Cristo Rey. Solemnidad.

Luis CASASUS, Superior General de los misioneros Identes

2Samuel 5: 1-3; Colosenses 1: 12-20; San Lucas 23: 35-43.

1. Dios nos da sólo lo que necesitamos. En la Primera Lectura vemos cómo David, un pastor inteligente y valiente, fue proclamado rey de la tribu de Judá.

Logró construir un poderoso reino que heredó su hijo Salomón. Éste logró mantener unido el reino de su padre, pero pronto las tribus se separaron nuevamente e Israel volvió a ser un pueblo insignificante, ridiculizado por las fuertes tribus vecinas.

El sueño de los israelitas de la época de Cristo era reconstruir un día el gran reino de David y convertirse en los gobernantes del mundo y rezaban continuamente al Señor para que enviara a su Mesías.

Jesucristo es la respuesta de Dios a las oraciones y expectativas de su pueblo. Al igual que David, es un rey pastor que busca cuidar de las ovejas perdidas.

Como siempre, la respuesta de Dios va más allá de nuestras peticiones y aspiraciones. El buen ladrón le pidió a Jesús simplemente que lo recordara: Recuérdame cuando llegues venido a tu Reino. Pero él le respondió: En verdad te digo que hoy estarás conmigo en el Paraíso.

No podemos entender completamente por qué nuestro Padre Celestial eligió esta forma de salvarnos, la Pasión de su Hijo. Quizás Soren Kierkegaard (1813-1855), el célebre filósofo danés. que solía invitar a sus lectores a descubrir el significado de sus obras, puede ayudarnos.

Escribió una historia sobre un rey que se enamoró de una joven campesina. El rey sabía que era imposible para él casarse con ella. Los reyes nunca se casaban con campesinas. Siempre se casaban con alguien de la realeza. Pero este rey era tan poderoso que podía casarse con la joven y salirse con la suya. Pero le vino un pensamiento. Si se casaba con la campesina y seguía siendo rey, siempre faltaría algo en su relación. Como él era el rey, pensaba que ella podría admirarlo y respetarlo, pero en realidad nunca lo amaría. La brecha entre ellos sería demasiado grande. Ella siempre sería consciente del hecho de que él era de la realeza y ella una simple y humilde campesina. Entonces se le ocurrió un plan. Decidió que renunciaría a su reinado y se convertiría en un humilde campesino. Luego le manifestaría su amor como un simple campesino a otra campesina. Buena idea. Pero el rey finalmente se dio cuenta de que, independientemente de lo noble que eso pudiera ser, podría resultar contraproducente. Podía perder no sólo su trono, sino también a la joven. Ella podría rechazarlo; especialmente si lo juzgaba estúpido por hacer algo tan imprudente como renunciar a su trono y a todos los beneficios que conlleva ser rey.

Entonces, ¿qué podría hacer? El rey finalmente decidió que amaba tanto a la campesina que arriesgaría todo para hacer posible el verdadero amor entre ellos.

Kierkegaard nunca contó cómo terminó la historia, nunca dijo si la joven aceptó el amor del rey o lo rechazó, nunca dijo si se casaron y vivieron felices para siempre. Sin lugar a dudas, Kierkegaard tenía varias razones para no contar cómo terminó la historia. Una razón podría ser que ese no es el punto clave de la historia. Lo importante de esa historia es el amor del rey por la humilde campesina. Otra razón por la que Kierkegaard nunca contó cómo terminó la historia es porque realmente no ha terminado… todavía continúa. Se podría decir que cada uno de nosotros está en el proceso de escribir su propio final personal para esa historia. Cada uno de nosotros está en el proceso de determinar si daremos acogida al amor de Dios o lo rechazaremos. En nuestro caso, es una historia real, cuyo final aún no se ha escrito.

Por mi parte, creo que nuestro Padre Celestial estaba (y siempre está) dispuesto a darnos una señal clara y poderosa de Su aflicción, que desea compartir con confianza con nosotros, su verdadera y más profunda «emoción» espiritual: Habrá más alegría. en el cielo por un pecador que se arrepiente que por noventa y nueve justos que no necesitan arrepentirse (Lc 15: 7). Esta es la base de su decisión de haber permitido la Pasión de su amado Hijo. Además, es por eso que es apropiado llamar a Jesús un rey pastor. Un buen pastor reúne, no se dispersa. Reunir personas: sin duda, lo más difícil de este mundo, porque la separación es el camino más rápido y transitado hacia la alegría fugaz y engañosa.

2. Si la respuesta de Dios es exactamente lo que necesitamos, ¿por qué no es aceptado por los israelitas y tampoco por nosotros mismos?

Encontramos la respuesta en el Evangelio de hoy. Los tres tipos de personas que se encontraban junto a la cruz de Cristo representan bien nuestras actitudes hacia la Palabra de Dios.

* Hay personas que no se dan cuenta de lo que está sucediendo. No entienden cómo puede ser que un hombre justo, que está muriendo sin reaccionar, puede ser el tan esperado rey. No entienden por qué Dios no interviene para salvarlo y ayudarlos a ellos.

Estas personas perplejas al pie de la cruz no son responsables de la muerte de Jesús, sino que representan a los pobres de espíritu; se sienten impotentes y abandonados: Todas las personas que se habían reunido para ver el espectáculo, tan pronto como vieron lo que había sucedido, se fueron a casa golpeándose el pecho (Lc 23:48).

Ellos representan a todas las personas bien dispuestas que quisieran entender el plan de Dios, pero no pueden porque aquellos (tú y yo) que deberían acompañarlos e iluminarlos, a su vez, son ciegos e insensibles, tal vez los hemos considerado un caso imposible o perdimos la paciencia con ellos. No saben cómo hacer el bien a sus semejantes; nadie se lo ha dicho.

Muchos de ellos, como los Colosenses en la Segunda Lectura, y muchos de nosotros también, recurrimos desesperadamente a ídolos de muchos tipos, algunos no inherentemente malos, pero potencialmente capaces de destruir nuestra libertad emocional y espiritual y arrastrarnos a olvida lo que significa el amor. El consumismo, la obsesión por mantenernos jóvenes y hermosos y un deseo incontrolable de nuevas experiencias son ejemplos contemporáneos bien conocidos.

Hoy día, estas amenazas son más graves y serias que en 1925, cuando Pío XI instituyó la Fiesta de Cristo Rey, porque estas amenazas se presentan ahora bajo la apariencia de tolerancia, secularización y neutralidad.

Es en la Unión Formulativa, en la contemplación de la vida de Cristo, meditando en el Espíritu del Evangelio, donde gradualmente encontramos lo que podemos hacer frente a las aguas turbulentas de nuestras pasiones y los eventos incontrolables que nos rodean. Y particularmente, cómo podemos ofrecer un perdón incondicional a todos aquellos que nos hacen daño. Así es como se realiza el señorío de Cristo en nuestra alma.

Las palabras del enemigo burlándose de Cristo, deberíamos aplicarlas a nosotros: Sálvate a ti mismo primero, si quieres salvar a otros. A menos que seamos salvos, a menos que seamos liberados de la esclavitud del pecado, nadie creerá que Cristo es nuestro salvador.

Hablar de Jesús como nuestro rey y Señor significa que Cristo reina en mi mente, en mi voluntad, en mi alma.

* El segundo tipo de personas es realmente cruel y despiadado. La perversa banda de los fariseos y los soldados romanos. Todos ellos se burlan de Él. Se ríen de Cristo: es un perdedor, incapaz de salvarse y no puede bajar de la cruz.

Pero Jesús no da la prueba que le piden. No desciende de la cruz para convencer a todos. Si bajara de la cruz, traicionaría su misión; estaría confirmando la falsa idea de Dios que los líderes espirituales de la gente tenían en mente, un Dios poderoso que derrota y humilla a los enemigos, que sería como los poderosos de este mundo, fuerte, arrogante y vengativo.

Dios es todopoderoso porque ama inmensamente, se pone sin límites y condiciones al servicio de las personas. La omnipotencia suya es respecto al servicio. Lo hemos visto en Jesús, que se inclina para lavar los pies de los discípulos: ese es el rostro auténtico del Dios omnipotente, el Rey del universo.

¿Podemos aspirar a influir en la vida de las personas crueles y despiadadas? Decididamente, sí. Recordemos la narración de San Mateo: Un oficial del ejército romano estaba en pie frente a Jesús. Cuando el oficial vio cómo murió Jesús, dijo: «¡Este hombre realmente era el Hijo de Dios!» (Mc 15, 39).

Tarde o temprano, quizás al final de nuestra vida, o cuando nuestro prójimo llegue ante Dios, nuestro humilde testimonio será el medio por el cual la misericordia divina será abrazada por las personas aparentemente irredimibles y despiadadas.

Hay una historia particularmente famosa que ilustra esta verdad:

Había un sacerdote que estaba en Roma que estaba completando sus estudios, y cada día visitaba una iglesia en particular para rezar. Una vez, afuera de una iglesia, solía reunirse un grupo de personas sin techo, y después de unos instantes, uno de los hombres le llamó la atención. Se acercó a él para hablar y le preguntó si los dos se habían conocido antes.

El hombre sin hogar lo miró y dijo: Sí, fuimos ordenados juntos. Al parecer, ese hombre sin techo había atravesado momentos difíciles como sacerdote y dejó el sacerdocio.

El primer sacerdote tuvo la oportunidad de tener una audiencia con el Papa Juan Pablo II. Entonces, le dijo: Santo Padre, hay un sacerdote viviendo en las calles aquí en Roma. Si hay algo que pueda hacer, por favor ayúdelo.

Un par de días después, el sacerdote recibió una invitación del Papa Juan Pablo II para cenar e invitar al hombre sin techo. A medida que se acercaba la noche, el Papa preguntó si podía hablar en privado con el indigente. Después de 20 minutos regresaron, notablemente emocionados. Se despidieron, y el sacerdote acompañó al hombre sin techo y le preguntó qué había sucedido en su audiencia privada.

El indigente le dijo: El Papa me pidió que yo le confesase. El Papa le ofreció que, si lo deseaba, lo reinstalaría como sacerdote. El indigente aceptó y escuchó la confesión del Papa. Entonces el Papa escuchó la suya y le encargó acompañar a las personas sin hogar en la iglesia donde antes solía mendigar.

Cristo sabe bien que los soldados eran personas ignorantes y pobres, arrebatados de sus familias y enviados, por poco dinero, a cometer actos de violencia contra gentes de diferente idioma, costumbre y religión.

Sólo eran capaces de repetir las palabras que habían escuchado pronunciar a sus líderes: Si eres el rey de los judíos, sálvate a ti mismo. Realmente no sabían lo que hacían. Ignoraban todo el alcance y las consecuencias de sus acciones.

En nuestro lenguaje espiritual, diríamos que las personas de este segundo grupo son esclavos de su Defecto Dominante, generalmente alguna manifestación de orgullo y de miedo. Muchos de nosotros estamos viviendo en pecado, pero debido a que estamos anestesiados por el mundo, hemos llegado a vivir con nuestros pecados, pensando que es algo normal. Sin una conciencia real del pecado, ¿cómo podemos distinguir lo que está bien y lo que está mal? Esta es la forma en que nuestro Defecto Dominante nos esclaviza.

* El buen ladrón representa a las personas que lloran sus pecados, que verdaderamente se arrepienten de ellos. Este segundo ladrón llama a Jesús por su nombre. Lo considera un amigo, el amigo de quien que ha tenido una vida desgraciada. No lo considera simplemente una «persona importante» sino un compañero de viaje, alguien que aceptó someterse, a pesar de ser justo, al destino de los malvados.

El buen ladrón hizo exactamente lo que tenía que hacer: reconocer y abandonar el pecado que lo esclavizó. Por el contrario, muchos de nosotros tenemos una idea vaga de nuestros pecados, incluso cuando podemos dar con precisión una definición teológica abstracta del pecado.

Como la mayoría de las personas que rodean al crucificado, los líderes religiosos, los soldados y uno de los ladrones, no podemos acoger y reconocer las continuas oportunidades que se nos dan para vivir la libertad del reino de Dios, para servir, para entregar nuestra libertad a Dios y para ser llenados con su gracia.

Como Cristo nos enseña en la parábola del Siervo Inútil, sólo cuando podemos servir con los talentos y la salud que se nos han dado, recibimos la mayor recompensa posible y nos convertimos cada vez más en la imagen y semejanza del Dios que nos ha creado. Cuando damos, por un lado, recibimos la alegría de dar y ver a alguien que se siente amado y, por otro, crecemos en la capacidad de dar y compartir de Dios. No vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos (Mt 20, 28).

El buen ladrón logró ofrecer su vida a Cristo en el último minuto.

Se dio cuenta de que en la historia humana hay más de lo que vemos, experimentamos y entendemos. Se dio cuenta que Jesús tenía las llaves de un Reino mucho más grande que nuestro propio universo personal de pensamientos y deseos. Sintió que el Reino de Cristo podría comenzar en la tierra, por medio de la fe, la esperanza y la obediencia, pero que sólo alcanzaría su plenitud en el cielo.

Y el Buen Ladrón, aún colgado en la cruz, muriendo con un dolor insoportable, estaba gozoso porque se había puesto bajo la protección del Rey.

Quizás la lección más práctica que podemos aprender en esta Fiesta de Cristo Rey es que, incluso en mis horas más oscuras, cuando siento que el mundo se ha vuelto contra mí, en tiempos de desesperación emocional, puedo (y con frecuencia se me pide) ayudar a alguien más necesitado, a perdonar o alentar a otro, a dar un anticipo pequeño y decisivo de lo que es la vida eterna.

Deja un comentario