¿Qué sucedió el día de nuestro Bautismo?

por el p. Luis CASASUS, Superior General de los misioneros Identes.

New York/Paris, 10 de Enero, 2021. | Bautismo del Señor – Fiesta

Isaías 55: 1-11; 1 Juan 5: 1-9; San Marcos 1: 7-11.

¿Quién podría negar que la vida de Jesús cambió cuando fue bautizado? Por supuesto, esto no significa que haya pasado del pecado a una vida virtuosa, sino que desde ese momento, como relata el Evangelio según el texto de hoy, fue llevado al desierto y luego a Galilea, proclamando la buena nueva de Dios.

Al hacerlo, nos estaba mostrando que nuestra entrada activa en el reino de los cielos, en el plan de salvación de Dios, es siempre a través de otras personas, a través de una comunidad. En su caso, a través de un sorprendido Juan Bautista, que se encargó de abrir una nueva etapa en la vida de Jesús, que por supuesto no fue un cambio en su vida moral, sino en su actividad visible y concreta de trabajar por la vida eterna de las personas, para mostrar a todos que el reino de Dios está cerca (Mc 1: 15), que esa vida eterna comienza ahora.

¿Y qué sucede en nuestro caso? Exactamente lo mismo. Bueno, algo más, porque somos liberados del poder del pecado original y de nuestro propio pecado, aunque sigamos haciendo malas acciones, pero el mal ya no logrará esclavizarnos, si aceptamos la gracia del bautismo. Notemos que esta gracia no es nada mágico, ni algo estrictamente individual: es la conciencia de estar unidos a una familia, a otros seres humanos, a pecadores como nosotros, pero esta conciencia de no ser caminantes solitarios lo cambia todo… especialmente en los momentos difíciles, que todos tenemos. De manera especial, Dios usa las vidas de los miembros de la Iglesia para transformar a otros miembros:

Hace mucho tiempo, la gente de un pequeño pueblo no tenía suficiente para comer, y sin duda, tampoco tenía lo suficiente como para almacenar para el invierno. Temían que sus familias pasaran hambre, así que escondieron las pequeñas cantidades de comida que tenían. Un día, una viajera llegó a la aldea. Preguntó a las diferentes personas que encontró sobre un lugar para comer y dormir por la noche. No hay ni un bocado en todo el pueblo, le dijeron. Será mejor que vayas a otro lugar.

Oh, tengo todo lo que necesito, dijo. De hecho, me gustaría hacer una sopa de piedra para compartir con todos ustedes. Ella era muy inteligente. Sacó una gran olla negra de su carro. La llenó con agua y encendió un fuego debajo de ella. Luego, metió la mano lentamente en su mochila y, mientras varios aldeanos miraban, sacó una piedra gris de una bolsa de tela y la dejó caer al agua. Al oír hablar de la piedra mágica, la mayoría de los aldeanos se unieron a la viajera y a su olla. Olió la sopa de piedra y se lamió los labios. Ella dijo: Me encanta esta sabrosa sopa de piedra. Por supuesto, la sopa de piedra con col es aún mejor.

Enseguida, un aldeano corrió de su casa a la plaza del pueblo, trayendo un repollo. Traigo esta col de mi jardín, dijo mientras lo ponía en la olla de la sopa. ¡Fantástico! exclamó la viajera. La viajera cortó el repollo y lo añadió a la olla. Y dijo: Saben, una vez tomé sopa de piedra con col y un poco de carne, y estaba deliciosa. El carnicero dijo que pensaba que podría encontrar algunos trozos de carne. Corrió de vuelta a su tienda, mientras otros aldeanos ofrecían verduras de sus propios huertos, papas, cebollas, zanahorias…

Pronto la gran olla negra estaba burbujeando y humeando. Cuando la sopa estuvo lista, todos en el pueblo comieron un tazón de sopa, y les supo deliciosa. Los aldeanos ofrecieron a la viajera dinero y otros tesoros por la piedra mágica, pero ella se negó a vender la piedra. Al día siguiente continuó su camino.

El bautismo nos da gracias y oportunidades que no tienen miles de personas excelentes, honestas, generosas y heroicas que no recibieron este sacramento. Si bien seguir a Cristo, o imitarlo, es importante, el Bautismo nos permite compartir la vida de Dios, para convertirnos así en una nueva criatura, lo cual es diferente.

No se trata de comparar quién es más perfecto moralmente, si alguien que ha sido bautizado o que no ha recibido este sacramento, sino de darse cuenta de que, además de la presencia de Dios en cada ser humano, el bautismo, en concreto, nos hace estar injertados en la persona de Cristo, como recordaba el Papa Francisco en 2014, unos días antes de la fiesta que celebramos hoy. El bautismo “injerta” a los creyentes como un miembro vivo en Cristo y su iglesia, dijo el Papa Francisco. En el lenguaje de San Pablo, cada persona bautizada se convierte en una parte del cuerpo de Cristo.

El injerto es un tipo de reproducción vegetal. Una rama que va a recibir alimento, se une a un tronco que proporciona ese alimento. El propósito de los injertos es producir frutos.

El Evangelio nos dice: Yo soy la vid y ustedes los sarmientos. Quien vive en mí y yo en él, producirá frutos en abundancia. No somos sólo miembros de una religión organizada. Nuestra relación con Dios es aún más profunda que la mera confesión de que Jesús es nuestro Señor y Salvador. Él vive en nosotros. Nosotros vivimos en Él. El bien que hacemos, la virtud que practicamos, fluye de la sangre vital de Jesucristo que está en nuestras venas.

Con el Bautismo compartimos la vida misma de Dios. Esto tiene consecuencias importantes. En particular, si somos honestos, nuestra forma de amar puede ser no sólo muy generosa, sino virtualmente inexplicable, a menos que se reconozca la presencia de Cristo en nuestra alma. Este es el caso de los mártires que mueren perdonando y de aquellos que aman a sus enemigos con signos visibles y de manera constante.

El bautizado no sólo recibe fuerzas para superar la adversidad, sino también una alegría que todos perciben y que llamamos Beatitud; no se puede atribuir a los acontecimientos en torno al asceta, porque esta Beatitud es particularmente evidente en los momentos difíciles, como en la persecución, la oposición dolorosa de algunas personas, la separación o la impotencia para hacer el bien. Así lo escuchamos en el Evangelio, en boca de San Juan Bautista: Y por eso, este gozo mío se ha completado. Es necesario que Él crezca, y que yo disminuya.

Este ejemplo de humildad gozosa al abrir paso a Jesús y centrarse en señalar a los demás a Cristo, es un desafío para todos nosotros. A medida que el Bautista va desapareciendo de la escena de la historia, deja un vivo testimonio de quién es Jesús. Como el último profeta del Antiguo Testamento, se le ha encomendado señalar a Cristo e inaugurar el Nuevo Testamento. Al retirarse Juan (debo decrecer), le dice a sus discípulos que Jesús debe crecer.

Ese es el verdadero sentido de la abnegación, del desapego, para un discípulo de Cristo. No simplemente retirarse del mundo o entregarse frenéticamente a alguna actividad religiosa o apostólica, sino hacer todo eso sólo para hacer visible a otras personas la manera de amar de Cristo, para que tengan la oportunidad de contagiarse y entusiasmarse con lo único que puede dar pleno sentido a nuestras vidas. Como la primera lectura nos dice hoy: ¿Por qué gastar tu dinero en lo que no es pan; tu salario en lo que no puede satisfacer?

Seguramente el mensaje más profundo que San Marcos nos transmite hoy con su relato del bautismo de Jesús son las palabras de nuestro Padre celestial: Tú eres mi hijo amado, en ti me complazco. Esa es la declaración que necesitamos escuchar en nuestros corazones. Notemos que Jesús aún no había hecho milagros, ni enseñado a las multitudes, pero recibió el consuelo más profundo que un ser humano puede esperar: la confianza total de su padre, el conocimiento de que podemos satisfacer a la persona que amamos.

Además, en la cultura semítica la palabra niño no significa sólo la generación biológica. También implica la afirmación de una semejanza. Dirigiéndose a Jesús como su hijo, Dios garantiza identificarse con él, en sus palabras, en sus obras, y sobre todo en su acto supremo de amor, el don de la vida. Los que quieren conocer al Padre no tienen más que contemplar a este Hijo.

Una escritora de nuestro tiempo relata su experiencia personal del poder de la conciencia filial, el conocimiento de ser amado por aquellos que admiramos:

Mary Ann Bird nació con un labio leporino agudo. Fue sometida a diecisiete cirugías antes de llegar a la edad adulta. Como pueden imaginar, su boca y dientes deformados, junto con su hablar confuso, la convirtieron en un objeto de curiosidad para los otros niños. Y no de una manera positiva.

En un artículo escribió: Estaba convencida de que nadie fuera de mi familia podía amarme.

Eso cambió en segundo grado cuando estaba en la clase de la Sra. Leonard. En su historia Mary Ann Bird relata:

Crecí sabiendo que era diferente, y lo odiaba. Nací con un labio leporino, y cuando empecé la escuela, mis compañeros me demostraron cómo me veía ante los demás: una niña con un labio deformado, nariz torcida, dientes inclinados y habla confusa. Cuando los compañeros de escuela preguntaban, ¿Qué le pasó a tu labio? les decía que me había caído y me había cortado con un trozo de cristal. De alguna manera parecía más aceptable haber sufrido un accidente que haber nacido diferente. Estaba convencida de que nadie fuera de mi familia podía amarme.

Sin embargo, había una maestra en el segundo grado a quien todos adorábamos. Su nombre era Señora Leonard. Era una señora bajita, feliz y chispeante. Cada año teníamos un examen de audición. La Sra. Leonard le hacía la prueba a todos los de la clase, y un año yo estaba en el último lugar. Sabía de años anteriores que mientras nos poníamos de pie contra la puerta y nos tapábamos un oído, la profesora sentada en su escritorio susurraba algo, y teníamos que repetirlo; cosas como El cielo es azul o ¿Tienes zapatos nuevos? Esperé allí y escuché y escuché palabras que Dios debió poner en su boca, cuatro palabras que cambiaron mi vida. La Sra. Leonard dijo, en su susurro: Ojalá fueras mi niña.

Esas palabras cambiaron mi vida. Me han amado y eso me sacó de mi caparazón.

La propia Mary Ann se hizo maestra, una persona de belleza interior y gran bondad.

Sin duda, todos escuchamos esa misma voz cuando realmente llegamos a vaciarnos de todos nuestros miedos y ambiciones al darnos cuenta de que sólo podemos amar a Dios cuando logramos saber qué le preocupa, cómo le afecta el dolor de sus hijos y nos disponemos a aliviarlo con gestos sencillos y constantes, tomando como modelo a María al pie de la Cruz.

A esto es a lo que puede llevar nuestra condición de bautizados si somos fieles a lo que significa.

Por eso el Papa Francisco anima a los cristianos a descubrir y recordar la fecha de su bautismo. De lo contrario, teme que podamos “perder la conciencia de lo que el Señor ha hecho” en nosotros y pensar en el bautismo sólo como un evento pasado.

Finalmente, el Papa declaró: Estamos llamados a vivir nuestro bautismo todos los días. Pidamos hoy la fuerza para lograrlo cada uno de nosotros.

Deja un comentario