La Cruz Tridimensional

By 8 septiembre, 2019 Evangelio, Para leer

Madrid, 08 de Septiembre, 2019. XXIII Domingo del Tiempo Ordinario.

por el p. Luis Casasús, Superior General

Libro de la Sabiduría 9: 13-18; Carta a Filemón 1: 9-10.12-17; San Lucas 14: 25-33.

Todo proyecto importante comienza con una estimación de costos. Ser un discípulo de Cristo es un proyecto importante que debe comenzar con un cálculo contable y un presupuesto espiritual. Al igual que una empresa que planea un gran proyecto de construcción o un país que planea un asedio en la guerra, un futuro discípulo se enfrenta al desafío de planificar con anticipación porque, definitivamente, ello le exigirá un alto costo.

Esto no es difícil de entender. Pero cuando pensamos en nosotros mismos, nuestro razonamiento es incierto. Buscamos la vida, no la muerte. Queremos evitar todo lo que nos hace sufrir y, por desgracia, la cruz no evoca la idea de la salvación. La lógica de la cruz no es la del mundo. El hombre nace y crece para asimilar la lógica del mundo. No aspiramos inmediatamente al dolor, sino al amor. Sin embargo, cuando el amor se “vive hasta el fin” (Jn 13, 1), su fruto es la vida. Por eso la cruz, siendo primero un signo de muerte, se convierte en el símbolo de la vida.

Hasta finales del siglo III, los símbolos cristianos eran el ancla, el pescador y el pez, pero nunca la cruz. Sólo a partir del siglo IV, con el famoso descubrimiento del instrumento de ejecución de Jesús por Santa Elena, la cruz se convertirá en el símbolo de la victoria sobre la muerte y de todo aquello que causa la muerte. Elegir la cruz es elegir la vida. Pero eso no es tan fácil de entender.

Esto explica por qué las lecturas de hoy incluyen el libro de la Sabiduría, donde comprendemos que, aunque pasamos nuestras vidas buscando respuesta a las preguntas sobre el significado de la vida, sólo a través de la fe y la confianza en Dios podemos llegar a una respuesta satisfactoria. Sólo Dios puede desvelarnos la verdad.

El primer versículo en el texto de la Sabiduría hoy es: ¿Qué hombre puede conocer los designios de Dios o hacerse una idea de lo que quiere el Señor? Desde el principio del libro, se nos dice que sólo a través del Espíritu de Dios (el Espíritu Santo) podemos lograr algún elemento de comprensión y, por lo tanto, de sabiduría. Y, más tarde, Pablo se lamenta: Los judíos quieren ver señales milagrosas y los griegos buscan sabiduría; pero nosotros anunciamos a un Mesías crucificado. Esto resulta ofensivo a los judíos, y a los no judíos les parece una tontería (1 Cor 1: 22-23).

Estamos demasiado condicionados por nuestro cuerpo corruptible, que pesa sobre la mente. Como dice el libro de la Sabiduría, si las cosas de la tierra ya son difíciles de entender; ¿Cómo descubrirá el hombre los pensamientos de Dios? Pero Cristo, como invariablemente hace, enseña la forma práctica y concreta de seguirle. En la Segunda Lectura, cuando Pablo invita a su amigo y a los cristianos de Coloso a no dejarse guiar por consideraciones humanas, se nos ofrece un ejemplo conmovedor del contraste entre la lógica y la justicia de este mundo y la misericordia de Dios. Sabemos que ocurren milagros inesperados cuando buscamos ajustarnos y someternos a la misericordia divina.

¿Cómo terminó la historia de Onésimo? No tenemos noticias seguras, pero las señales indican que fue muy bien recibido porque, unos años después, en su carta a los colosenses, Pablo todavía habla de Onésimo, nuestro fiel y querido hermano, uno de los vuestros (Col 4: 9). Cincuenta años después, Ignacio de Antioquía recuerda a cierto Onésimo, obispo de Éfeso… podría ser la misma persona.

Jesús formula tres exigencias muy difíciles, que terminan con el mismo riguroso diagnóstico: no puede ser mi discípulo.

I. Primera condición: Si vienes a mí y no estás dispuesto a sacrificar tu amor por tu padre y tu madre, tu cónyuge e hijos, tus hermanos y hermanas, y de hecho a ti mismo, no puedes ser mi discípulo.

Cristo, por supuesto, no exige que literalmente odiemos a nuestra familia, sino que nunca permitamos que las relaciones humanas tengan prioridad y prioridad sobre nuestra relación con Dios. El ídolo más difícil de renunciar a menudo no es la riqueza o incluso nuestra voluntad, sino nuestro apego a nuestro cónyuge, hijos y amigos, especialmente cuando esas amistades no son sanas.

Muchos de nosotros dedicamos mucho tiempo a las relaciones humanas, pero debido a que no logramos fundamentar nuestras relaciones en Cristo, tales relaciones tienden a ser egoístas, egocéntricas, posesivas, inseguras y manipuladoras. Odiar es tener el coraje de romper incluso los lazos más queridos cuando constituyen un impedimento para seguir a Cristo. Sólo cuando nuestra relación está arraigada en Cristo, puede ser compasiva, comprensiva y liberadora, ya que sintiéndonos seguros en el amor de Cristo, no necesitamos tratar de controlar a la persona que amamos.

Esto puede llevar a separarse, a oponerse en todo sentido a lo que es contrario al Evangelio, incluso cuando significa estar en desacuerdo con un amigo, ofender la sensibilidad de alguna familia, renunciar ciertos compromisos.

Debemos agregar que, con esta primera condición, Jesús también señala la posibilidad de renunciar a nuestro propósito lícito y natural de crear una familia y ser madres y padres. Se refiere a la vocación religiosa.

Esta es una actitud que la Madre Teresa vivió desde que era una niña. Su madre, Drana, era una mujer fuertemente religiosa que enseñó a sus hijos a confiar en Dios en todas las circunstancias.

La propia fe de Drana no fue sacudida incluso después de que su esposo, Nikola, fue asesinado debido a sus firmes creencias políticas. Por el contrario, continuó enseñando a sus otros hijos la importancia de seguir la voluntad de Dios. A los dieciocho años, Teresa se había convencido de que Dios la estaba llamando no solo para ser monja, sino también para servir como misionera en la India. Siguiendo lo que le había enseñado su madre, aceptó la misión a pesar de que significaba dejar atrás a su querida familia y su patria.

La decisión no fue fácil ni carente de desafíos. Entre ellos estaba el hecho de que el hermano de la Madre Teresa, Lazar, estaba horrorizado de que su hermana quisiera «enterrarse» (como escribió en una carta) en un convento. Además, su compromiso con la India levantó barreras geográficas entre ella y su patria, y los cambios políticos pronto hicieron imposible regresar a su lugar de nacimiento. Aunque no lo sabía en ese momento, su partida de su hogar a la edad de dieciocho años fue la última vez que la Madre Teresa vio a su madre y a su hermana con vida. Aun así, nunca dudó de haber tomado la decisión correcta; y durante toda la vida, honró la memoria de su madre buscando vivir como la sierva de Dios que Drana le había animado a ser.

II. La segunda condición no negociable es cargar nuestra propia cruz. Cristo es muy consciente de nuestras dificultades para ser perseverantes en esta resolución y quizás por eso nos da dos ejemplos:

La primera breve parábola es sobre un hombre que, queriendo proteger la cosecha de ladrones y animales, decide construir una torre en su campo para poner allí un guardia. No comienza a trabajar sin haber calculado primero la cantidad necesaria para completar el trabajo.

La segunda ilustración habla de un rey que quiere comenzar una guerra. También se sienta y evalúa las fuerzas de su ejército.

Las dos parábolas constituyen una invitación a recordar la seriedad y el compromiso que conlleva la vocación cristiana. Esto es algo en lo que tenemos que meditar todos los días y también es una realidad que debemos dejar clara a los jóvenes aspirantes a ser discípulos misioneros.

Los impulsos y el entusiasmo inicial no son suficientes, la constancia en la oración, la conciencia de cuál es nuestra cruz y la ayuda de una comunidad son necesarias para perseverar.

¿Qué significa tomar nuestra cruz diariamente? Primero, tenemos que examinar qué entendemos por nuestra Cruz.

La experiencia diferente y variada de los santos nos permite distinguir tres dimensiones de nuestra cruz.

* En primer lugar, las pruebas y tribulaciones de nuestra vida. Como dijo un monje ruso:

Son las penas, desgracias, la pérdida de seres queridos, los fracasos en el trabajo, todo tipo de privaciones y pérdidas, los problemas familiares, las adversidades relacionadas con circunstancias externas, los insultos, las ofensas, las acusaciones falsas y, en general, nuestras tribulaciones terrenales… Ninguna distinción, ni riqueza, ni gloria, ninguna clase de grandeza terrenal nos librará de ellas.

Estas dificultades nos permiten vivir en la tierra, no como alguien en su propia casa, sino como un extraño o un forastero en tierra extranjera. Como extranjeros, debemos buscar nuestro regreso a Su reino. Este fue el caso de Adán y Eva: originalmente vivían en el Paraíso en unión con Dios. Pero le desobedecieron y sufrieron las consecuencias de la muerte, la tristeza y la enfermedad, siendo expulsados del Paraíso.

Soportar nuestras penas con fe es lo que significa llevar nuestra cruz personal, conscientes de que estamos cargando nuestra cruz de una manera que traerá salvación.

* La segunda dimensión de nuestra cruz es la lucha contra las pasiones. San Pablo dice: Los que son de Cristo Jesús han crucificado ya la naturaleza del hombre pecador junto con sus pasiones y malos deseos (Gal 5:24). Aún más, estamos llamados a renunciar a nuestro ego y a nuestro orgullo. Muchos de nosotros estamos dispuestos a servir a Dios y a los demás. Nos unimos a la Iglesia u otras organizaciones como voluntarios, para prestar nuestros servicios de forma gratuita. En sí mismo, esto es algo noble. Pero una cosa a la cual es más difícil para nosotros renunciar es nuestro ego. Nos resulta difícil someternos a nuestros superiores o a la voluntad de la comunidad. Una oposición frontal a las pasiones es literalmente imposible. Esto es lo que confirma la experiencia y es por eso que el consejo de nuestro Fundador, Fernando Rielo, ha sido siempre evitar el diálogo y la negociación con nuestras pasiones o, en otras palabras, ayunar de ellas.

* La tercera dimensión de la Cruz está exactamente descrita por estas palabras de Jesús en el Huerto de Getsemaní: Pero no se haga mi voluntad, sino la tuya (Lc 22:42)

Cristo, como hombre, ató su voluntad a la de Dios. Es como dice San Pablo: Con Cristo estoy crucificado, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. (Gal 2:19-20). Este es el comienzo del estado futuro después de la resurrección, cuando Dios significará todo para todos (1 Cor 15:28).

III. La tercera condición para ser un discípulo de Cristo se establece al final del texto del Evangelio de hoy: Ninguno de ustedes puede llegar a ser mi discípulo si no renuncia a todo lo que tiene. Esta debería ser la virtud más básica del vacío de mí mismo que debo cultivar. Si no puedo renunciar a las cosas materiales, no podré progresar a un nivel superior de renunciar a mí mismo. Esto es sólo el nivel elemental. ¿Hasta qué punto estamos apegados a las cosas de este mundo, a las comodidades a las que estamos acostumbrados? De hecho, si nos tomamos en serio nuestro crecimiento espiritual, debemos tomar el camino de la abnegación de las cosas materiales. No es que tales cosas sean malas en sí mismas, sino que no podemos estar bajo su control. Compartir nuestros recursos con otros asegurará que tengamos la libertad de amar. El apego a nuestra riqueza es a menudo la causa de la insensibilidad hacia otros que necesitan nuestra ayuda.

Ciertamente, la decisión de seguir a Cristo implica una relación completamente nueva con nosotros mismos y con nuestro prójimo, e incluso a veces contra los bienes de este mundo. Sí, hay un coste para ser un discípulo de Jesús, pero cuesta aún más rechazarlo.

 

Deja un comentario