Encuentros a lo largo del camino

Por el P. Luis Casasús, Superior General de los Misioneros Identes
Comentario del P. Luis Casasús al Evangelio del 14-7-2019, Décimoquinto Domingo del Tiempo Ordinario (Deuteronomio 30: 10-14; Colosenses 1: 15-20; San Lucas 10: 25-37)

 ¿Qué debo hacer para heredar la vida eterna? Esta es la pregunta que el rabino, un doctor de la Ley, le hizo a Jesús en el Evangelio de hoy. Es una excelente pregunta, que realmente debemos hacer a Dios todos los días. Por supuesto, una cosa es hacer la pregunta, otra el recibir la respuesta y otra distinta es implementar la respuesta en mi vida. Ve y haz tú lo mismo; no es suficiente el saber. Es nuestra vida la que prueba si hemos asimilado o no la palabra de Jesús.

Esa pregunta sobre la vida eterna es verdaderamente universal. Recordemos que un joven rico (Mc 10: 17-30) hizo esa misma pregunta cuando Cristo estaba emprendiendo su viaje a Jerusalén, en su camino hacia la muerte, para dar su vida por todos los hombres y mujeres de todos los tiempos. En el texto de hoy, tal vez ese abogado eclesiástico estaba tratando de desconcertar a Jesús, pero su inquietud está poniendo de relieve algo que cada uno de nosotros sentimos profundamente, un fuerte y profundo deseo de plenitud de vida, de vida eterna. Al menos, ese doctor de la ley fue a la fuente adecuada con su pregunta. ¿Con qué frecuencia no acudimos a Jesús porque realmente… no queremos saber la verdad?

En todo caso, la pregunta es apropiada y oportuna porque no habla de «mérito», sino de «herencia». La vida eterna no se gana; la recibimos de forma totalmente gratuita. Pablo lo proclama vigorosamente en la Segunda Lectura, donde insiste a los colosenses que la salvación, la vida eterna, no proviene de la ley, sino del perdón de los pecados obtenido por la fe en la muerte y resurrección de Cristo. Desde la prisión, proclama que Cristo es el primero en la nueva creación, porque conquistó la muerte y nos abrió el camino a Dios. De modo que ha sometido bajo su poder a las fuerzas invisibles de la oscuridad, a los espíritus misteriosos que los colosenses temían.

¿Y nosotros? Aunque hoy día no creemos en las fuerzas invisibles que asustaban a los colosenses, también somos víctimas del miedo. Puedes llamarlo ansiedad ante las dificultades que se presentan cada día, preocupación o estrés, pero reaccionamos ante estas realidades de una forma que nos separa de las personas cercanas que están heridas, nos parecemos al Sacerdote y al Levita de la parábola de hoy. Paradójicamente, el preparar una homilía, una charla o una lección espiritual, trabajar arduamente por el bien de la familia o la comunidad y organizar muchas reuniones indispensables, podría hacernos insensibles a las necesidades emocionales y espirituales de los hermanos cercanos a nosotros. Quizás no queremos meternos en problemas o tener dolores de cabeza, quizás no tengamos tiempo que perder …

El miedo nos ataca en todas partes, de muchas formas y en todo momento. Los efectos del miedo son de gran alcance y perjudiciales para el crecimiento espiritual, pero también afectan nuestra vida apostólica. Podemos tener miedo de afrontar nuevas oportunidades y nuevas iniciativas, temer al fracaso y al rechazo, temer las incertidumbres, los accidentes y las enfermedades, temer a las personas, perder nuestro status, …

Sólo la presencia de Jesús puede calmar nuestras ansiedades y permitirnos profesar con Santo Tomás: Señor mío y Dios mío (Jn 20, 28). Cristo sabe que cada uno de nosotros, al igual que los primeros apóstoles, tiene nuestra sala secreta y nuestras puertas cerradas.

Muchos de nosotros, como los colosenses, tememos a Dios porque no lo conocemos bien.

* Algunos temen el castigo de Dios. No deberían estar viviendo con ese temor al juicio de Dios, porque Cristo ha expiado nuestros pecados y nuestro Padre celestial está siempre abierto a nuestro arrepentimiento.

* Otros temen que Dios nos exija demasiado.

Pero Él nos ofrece un yugo soportable y una carga ligera (Mt 11: 28-30), mientras que Él mismo se pone en marcha hacia Jerusalén para llevar la cruz (Lc 9:51).

Érase una vez una niña cuyo padre era impresor. Estaba imprimiendo la Biblia. Un día, su hija encontró un trozo de papel que había caído al suelo en la sala de corte. El documento contenía palabras de Juan 3:16, » Tanto amó Dios al mundo que entregó …» pero faltaba el resto del versículo. Ella estaba intrigada por esta afirmación. Se lo leyó a sí misma una y otra vez: «Tanto amó Dios al mundo que entregó «. Le gustó tanto que lo mantuvo cerca de su corazón y lo leía todos los días. La habían educado para comprender que Dios era justo y santo, que odiaba el pecado y se enojaba con el pecador, pero nunca había leído que Dios la amaba tanto que entregó … aunque ella no sabía exactamente qué había entregado. Esta revelación trajo tanta alegría a su corazón que se puso a cantar, y su madre, viendo a la niña tan feliz, le preguntó: «¿Qué te pasa?» «Oh, mamá, es maravilloso», dijo, sacando el pequeño papelito. «Lea lo que dice …» Dios amó tanto al mundo que entregó «.» ¿Entregó qué? «, Preguntó su madre. «No lo sé, pero si Él me amó tanto como para no tener que entregarme nada, ya nunca tendré miedo de Él».

El rabino que preguntó a Cristo quién era su prójimo estaba tratando de poner límites a su amor, poniendo barreras o condiciones en su amor al prójimo. El Shemá, la oración judía más importante, ordena amar al Señor y al prójimo. Algunos doctores de la Ley decían que tenían que amar solo a los hijos de Abraham, otros extendieron este amor también a los extranjeros que vivían mucho tiempo en la tierra de Israel. Pero todos estaban de acuerdo en decir que los pueblos lejanos y, sobre todo, los enemigos no eran su prójimo.

Una de las asombrosas enseñanzas de la parábola del buen samaritano es que Jesús, sin decirlo explícitamente, nos enseña que el verdadero problema NO es determinar qué personas debo considerar como mi prójimo, sino cómo puedo yo convertirme en su prójimo, cómo puedo vivir la conducta misericordiosa de Dios. Ve y haz tú lo mismo.

Esto explica por qué Jesús no dice nada sobre la identidad del hombre que había sido atacado por los salteadores. No sabemos nada de él: ni la edad ni la profesión, ni la tribu a la que pertenecía, ni la religión que profesaba: el samaritano se convirtió en su prójimo.

Era un ser humano que necesitaba ayuda. Para Jesús, este hombre es un símbolo de todas las víctimas de violencia física y psicológica.

En nuestras sociedades modernas las personas viven solas, una al lado de la otra. Una persona tiene miedo de dar, debido al miedo y las viejas heridas, y después esta persona recibe la misma respuesta que ella ha dado: El rechazo produce rechazo.

Por el contrario, como un pastor que busca desesperadamente a una oveja perdida, como la mujer que buscaba ansiosamente su moneda perdida, Dios busca a todos aquellos que crean desconfianza, que desean infligir violencia y miedo… incluso aquellos que pretenden producir terror, en otros seres humanos, ya sea física, emocional o espiritualmente.

La Primera Lectura de hoy plantea el problema de cómo conocer la voluntad de Dios. Y el Deuteronomio ya nos dice que la respuesta no está en el cielo ni más allá del mar. Esta es la primera de las dos claves que se nos han dado: Una es el Evangelio, la vida personal y la enseñanza de Cristo, y la otra clave se expresa en la actitud del samaritano: escuchar nuestro corazón en un estado de oración. Lo que Dios quiere es lo que también pide nuestro íntimo ser. La ley de Dios nace de nuestra misma naturaleza como seres humanos.

Si no permitimos que nuestros corazones sean cegados por las pasiones, siempre lograremos tomar decisiones de acuerdo con la voluntad de Dios. Su ley, dice el Deuteronomio, no es una imposición arbitraria de un Señor, sino una expresión de lo que nuestra generosidad oculta (a veces sepultada) nos pide que hagamos. Esto es una consecuencia de la presencia (constitutiva) de las personas divinas en nuestro corazón.

Para los cristianos, la Ley se lleva a la perfección en la Verbo Encarnado de Dios, que es la revelación perfecta del Padre, y es el Camino, la Verdad y la Vida. Israel vio la revelación de la voluntad de Dios, y por lo tanto de su naturaleza, en la Ley; De manera similar, los cristianos ven la revelación completa de la gloria de Dios en Cristo Jesús: No piensen que he venido a anular la ley o los profetas; no he venido a anularlos, sino a darles cumplimiento (Mt 5: 17).

El samaritano de la parábola generalmente suele ser llamado «el buen samaritano», pero probablemente tenía sus planes, intereses, faltas y pecados. Era un samaritano corriente, pero lo suficientemente humilde como para escuchar la voz de Dios en su corazón: al pasar junto al herido se conmovió al verlo.

Muchas personas que se presentan como ateos (o los llamamos así) puede que rechacen a Dios con palabras, pero en realidad no rechazan a Dios; quizás solo rechazan su falsa imagen, tal vez lo que ven en nosotros, los creyentes. Los samaritanos o ateos que aman al hermano y la hermana necesitados, sin saberlo, están adorando y siendo obedientes al verdadero Dios. Esta es la razón por la que es tan crucial animar a los jóvenes a ser voluntarios, a servir en cosas sencillas, en resumen, a salir de sí mismos, a vivir extáticamente-

El amor cristiano y perfecto no significa proporcionar siempre lo que la otra persona quiere, ceder incansablemente y no atender nuestras propias necesidades. Una visión inmadura y mundana del amor nos cargaría con la obligación de satisfacer todas y cada una de las necesidades del otro, eliminar todo su dolor y ceder a todas sus exigencias materiales o emocionales. Por supuesto, este no es el amor que nos hace libres y obedece la voluntad de Dios. Pero cuando entendemos que la divina Providencia coloca a una persona en nuestro camino, podemos estar seguros de que Él nos está pidiendo que lo amemos con todo nuestro corazón, alma y medios, como lo hizo el Samaritano: Se acercó a él, limpió sus heridas con aceite y vino, y las vendó. Luego lo puso en su propia montura y lo llevó a una posada, donde cuidó de él.

Cristo nos habla a través de los escritos de San Juan Crisóstomo:

No te estoy diciendo que resuelvas todos mis problemas, que me des todo lo que tienes, aunque yo soy pobre por amor a ti. Solo pido un poco de pan y ropa, algo de alivio para mi hambre. Estoy preso. No te pido que me liberes. Sólo deseo que, por TU propio bien, me hagas una visita. Eso será suficiente para mí y, a cambio, te haré el regalo del cielo. Te he liberado de una prisión mil veces más severa. Pero estaré feliz si vienes a visitarme de vez en cuando.

El texto del Evangelio afirma que el Sacerdote y el Levita pasaron por el camino, se tropezaron con la víctima «por casualidad» o mejor, porque la divina providencia lo dispuso. En muchos casos, no necesitamos ir a buscar al hermano necesitado. Las circunstancias y coincidencias nos hacen encontrarnos con él. Si servimos a nuestro prójimo, especialmente a los que experimentan algún tipo de pobreza o sufrimiento, veremos el rostro de Dios: Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros. Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros (1Jn 4:11-12).

No puede haber amor a Dios que no se exprese en el amor al prójimo. Pero tengamos en cuenta que, también a la inversa, no existe un amor auténtico al prójimo que no brote del amor a Dios, porque de lo contrario sería una forma refinada y sutil de amor propio.

La historia del buen samaritano no es simplemente una descripción del tipo de vida que debemos llevar. En el nivel más profundo, también es un relato de la historia del pecado, la caída y la redención. Todos nosotros, como pecadores, somos el hombre golpeado y dejado medio muerto al lado del camino, y no podemos ser salvados por la ley o la religión o nuestras propias obras, sino sólo por Jesucristo y su gracia.

Deja un comentario