El reino de los cielos es como un bambú…

By 17 diciembre, 2020Evangelio, Para leer

por el p. Luis Casasús, Superior General de los misioneros Identes.


New York/Paris, 20 de Diciembre, 2020.

Cuarto Domingo de Adviento |2 Samuel 7: 1-5.8b-12.14a.16; Carta a los Romanos 16: 25-27; San Lucas 1: 26-38.

El texto del Evangelio y la Primera Lectura de hoy cuentan historias separadas por mil años: el fin del reinado de David y la Anunciación del Señor. El sorprendente mensaje enviado por Yahvé a David, a través del profeta Natán, está lleno de significado, a pesar de su sorprendente apariencia.

¿Por qué no le agradaría a Dios que el Rey David le construyera un templo? ¿Y por qué dice que le daría un reino que duraría para siempre, si en el año 587 a.C. los babilonios destruían Jerusalén y terminaban para siempre con el reinado del linaje de David?

La primera pregunta se responde en el Libro de las Crónicas, donde se percibe que David ya no podía contener las luchas por el poder en su propia familia, los sufrimientos de su pueblo y la amenaza de las tribus enemigas: Esta palabra del Señor llegó a mí: “Has derramado mucha sangre y has luchado en muchas guerras. No construirás una casa para mi Nombre, porque has derramado mucha sangre en la tierra ante mis ojos” (1 Cr 22: 8).

La segunda pregunta es aún más importante, y nos revela que los planes de Dios son imparables y mucho más profundos que los proyectos humanos. David y su pueblo soñaban con un reino que nadie pudiera destruir, pero sabemos bien que todo imperio produce explotación, corrupción y esclavitud en las esferas política, económica, moral y social, para finalmente caer y dejar el poder a otro. Yahvé revelaba lo que el Evangelio de hoy anuncia: la venida de un Rey en la persona de un niño pobre e indefenso, que no derramará otra sangre que la suya y que nos dará la libertad más difícil de alcanzar, incluso en medio del sufrimiento causado por las leyes naturales y por nuestras ambiciones.

Así es como son y como se llevan a cabo los planes divinos. María era una joven socialmente insignificante, nacida en un insignificante pueblo perdido en las montañas de Galilea. José era un simple carpintero, pero pertenecía a la casa de David.

La venida del reino de Dios no es algo que se pueda observar, ni la gente dirá, “Aquí está” o “Allí está”, porque el reino de Dios está en medio de ustedes (Lc 17: 20-21).

De esta manera, de forma inesperada, la profecía de Natán, pronunciada mil años antes y recordada por todos los profetas, se cumplió literalmente. Pero hay más. La forma de realizar los planes divinos no es lo que podríamos esperar. El reino de los cielos podría ser comparado con un bambú… aunque esta no fuese una parábola de Cristo:

El Árbol de Bambú chino tarda cinco años en emerger del suelo. Pero cuando brota, crece rápidamente en cinco semanas hasta una altura de más de 25 metros. Si el árbol no hubiera desarrollado una fuerte base invisible no podría haber mantenido su vida mientras crecía. Este sistema de apoyo le permite sobrevivir en las condiciones más duras durante muchos, muchos años, gracias a la durabilidad, la fuerza y la flexibilidad que desarrolló previamente. Las raíces se desarrollan silenciosa e invisiblemente y si alguien cultiva ese árbol puede preguntarse durante los cinco años de espera si sus cuidados fueron inútiles o si algo falló.

Como San Pablo nos dice hoy, de esa manera Dios revela lenta y gradualmente sus planes de salvación (eso es lo que significa la palabra “misterio“) y el momento final de esa revelación es el momento en que Jesús exclama en la Cruz: Todo se ha cumplido (Jn 19:30), con lo que quiere decir: Este es el momento más glorioso de mi vida, en el que el Padre mostró hasta dónde llega su amor por el hombre.

Todo lo anterior no sólo es importante para la historia del pueblo de Israel y para la Iglesia, sino personalmente para cada uno de nosotros.

Muchas veces pensamos que nuestros esfuerzos son un fracaso, tanto para cambiar como para hacer el bien a los demás. Pero el Espíritu Santo también hace un esfuerzo, mucho más perseverante que el nuestro, semejante al crecimiento del bambú, que se manifiesta de muchas maneras en nuestro interior.

Con delicadeza, sin que nadie lo sepa, a veces sin que nos demos cuenta, hace más sensibles dos puntos de la vanguardia de nuestra alma: la atención y el deseo. Sólo cuando toda nuestra atención y deseo se fijan en algo, ya sea una obra de arte, un evento, unas palabras o la vida de otra persona, surge el éxtasis. Esa es la puerta donde el Espíritu llama y, si lo dejamos entrar, continúa trabajando en nuestra alma. Sin duda, algo así le debió pasar a la joven María en Nazaret. Dios nos atrae hacia sí, nuestra alma le responde y a cambio nos llena de alegría.

En palabras de nuestro Padre Fundador, Él nos inclina a sus cosas, a su voluntad y a sus planes, lo que produce en nuestra alma cambios inesperados que nos hacen comprender el Evangelio de hoy: nada es imposible para Dios.

Muchos de nosotros leemos el texto del Evangelio de hoy como si todo hubiera sucedido en pocos minutos para que se produjera la Anunciación. Pero en realidad, el Evangelio presenta a María en una disposición contemplativa y de discernimiento. María estaba ciertamente abierta a la oración y a la contemplación. En ese estado, el Espíritu aumentó su sensibilidad natural y su deseo inocente de servir a Dios y a su prójimo. La invitación a ser la Madre de Dios no fue sólo un encuentro con el ángel; ella siempre estaba discerniendo lo que el Señor le decía. Y así, poco a poco, como crece el bambú, el reino de los cielos se hizo presente en ella.

En la conmemoración de hoy de la Anunciación, por supuesto celebramos la obediencia y la fe de María de Nazaret, pero el texto del Evangelio quiere centrarse en el acto que Dios realizó en Ella. Esto también es esencial en cada uno de nosotros y es uno de los mensajes clave del Adviento. Por ejemplo, anteriormente hemos mencionado la atención y el deseo. Es imposible para nosotros tener un perfecto dominio de ninguno de los dos. Las distracciones y los pequeños o grandes deseos nos acosan. Necesitamos la ayuda del Espíritu Santo y esto es lo primero que experimentamos en nuestra vida espiritual.

La forma en que el Espíritu Santo nos cambia inicialmente es transfigurando nuestras virtudes naturales, nuestra inteligencia y nuestra voluntad. Pero al mismo tiempo, también cambia nuestra forma de amar. En esto, la Anunciación es un ejemplo modelo, porque el amor de María por Dios y por su futuro esposo José, se elevan al más alto grado, haciéndola capaz de amar a todas las personas a su alrededor y también a todos aquellos que se iban a acercar a su Hijo en los siglos venideros. Por eso, en su Magnificat, María exclama: Desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada, porque el Poderoso ha hecho obras grandes en mí.

Podemos ilustrar esto con una historia personal contada por el escritor Christopher De Vinck.

Tenía un hermano llamado Oliver que estaba gravemente discapacitado, ciego y postrado en la cama. Nadie estaba seguro de si Oliver era consciente del mundo que le rodeaba, aunque comía cuando le daban de comer. Aunque vivió hasta los 30 años, alimentarlo era como alimentar a un niño de ocho meses. Necesitaba cuidados las 24 horas del día, y su madre se los dio hasta el día de su muerte.

Chris recuerda… Cuando tenía unos 20 años, conocí a una chica y me enamoré. Después de unos meses la llevé a casa a cenar para conocer a mi familia. Después de las presentaciones y alguna pequeña charla, mi madre fue a la cocina para comprobar la comida, y le pregunté a la chica, “¿Te gustaría ver a Oliver?” porque, por supuesto, le había hablado de mi hermano. “No“, respondió ella. No quería verlo. Fue como si me diera una bofetada en la cara. En respuesta murmuré algo cortés y me dirigí al comedor.

Poco después, conocí a Rosa, una chica encantadora de pelo oscuro. Me preguntó los nombres de mis hermanos y hermanas. La traje a casa después de unos meses para conocer a mi familia. Las presentaciones. La pequeña charla. Cenamos; luego llegó el momento de darle de comer a Oliver. Entré en la cocina y preparé la comida de Oliver. Luego, recuerdo que le pregunté tímidamente a Rosa si quería subir a ver a Oliver. “Claro“, dijo, y subimos las escaleras. Me senté en la cama de Oliver mientras Rosa se quedó mirando por encima de mi hombro. Le di su primera cucharada, y luego la segunda. “¿Puedo hacerlo yo?”, preguntó ella con soltura, con libertad, con compasión. Así que le di el tazón y ella le fue dando a Oliver una cucharada tras otra. Hoy Rosa y yo tenemos tres hijos.

Dios transforma el amor inicial que tenemos a las personas que nos quieren, en amor realmente universal.

El Misterio de la Salvación nos ha sido revelado y nos enseña que Dios no quiere ayudar a los pobres, a los pequeños, a la gente de buena voluntad, sin nosotros. Hoy es un día apropiado para seguir el ejemplo de María, en quien la gracia creció silenciosamente, como el bambú, hasta dar un fruto visible y gozoso para todos. María es obediente. Su obediencia es arriesgada cuando dice: Hágase conforme a tu palabra. Su obediencia es amorosa. Ama a Dios y por eso confía en Él y obedece. Ella siguió diciendo “” a Dios hasta el final de su vida terrenal para ser la Madre de Dios. Ojalá nos esforcemos en imitar el “” radical de María abriendo un lugar para que Cristo ponga su tienda en nuestros corazones, y así ayudar a traerlo al mundo.

Cuando nos parece que nada funciona, que nada tiene sentido y empezamos a cuestionar la realidad de nuestra vocación, recordemos la preferencia de Dios por los últimos, por los que no cuentan para nada, por todo lo que es despreciado por la gente. Haciendo fructificar el vientre de María, mostró que no hay condición de muerte que el Señor no sepa recuperar la vida. Incluso los corazones secos como las arenas del desierto se transformarán en exuberantes jardines, regados por el agua de su Espíritu, el desierto se convierte en un campo fértil, y el campo fértil hace como un bosque (Is 32:15).

Por lo tanto, no olvidemos que nuestras pequeñas buenas acciones ayudan a los demás a ver la luz que los llevará ante Dios, ahora mismo o al final de sus días.

La anunciación a María y la encarnación del Verbo constituyen el misterio más profundo de la relación entre Dios y los hombres y el acontecimiento más importante de la historia de la humanidad: Dios se hace hombre, y lo seguirá siendo para siempre, tal es el alcance de su bondad y misericordia y su amor por todos nosotros. Y, sin embargo, el día en que la Segunda Persona de la Santísima Trinidad asumió la frágil naturaleza humana en el seno puro de la Santísima Virgen, todo sucedió en silencio, sin fanfarrias de ningún tipo… de la misma manera discreta, perseverante y segura como crece el bambú.

One Comment

  • Eugenio Sánchez Sánchez dice:

    Bellísima metáfora, la del bambú, para explicar la profundidad de los misterios divinos. El “Cree y espera” que nos enseña a vivir Fernando Rielo es la clave para ser nosotros, también, un bambú.
    Que Dios se haga hombre y por amor entregue su vida es para concluir, como enseña San Juan en el Evangelio, que Dios es AMOR.
    Y no puede ser menos que infinito AMOR.
    De ahí la respuesta que cada uno debemos dar a su AMOR, porque el refrán es certero: Amor con amor se paga.
    Gracias, Luis, por la enseñanza. Dios te lo pagará con creces.
    Un abrazo, Eugenio.

Deja un comentario