¿Cuál es la paz de Dios? Motus Christi

¿Quieres transmitir la paz y no sabes cómo hacerlo? Empieza a renunciar a las armas de los celos, rivalidades, malas contestaciones, amor propio…

¿Quieres cambiar de verdad? Deja una, una, todas las ideas fijas que tienes

¿Sabes como se escribe de verdad la palabra ‘competir’?: Compartir

El P. Jesús Fernández, presidente de los misioneros identes en el Motus Christi internacional en lengua española dirigido a los jóvenes ha tratado la bienaventuranza: “Bienaventurados los pacíficos porque ellos serán llamados hijos de Dios”. 

Comenzó aludiendo a la festividad de Todos los Santos para entrar de lleno después en lo que significa ser pacíficos:

• Los santos anónimos son los que sin saberlo están viviendo las bienaventuranzas. Las bienaventuranzas son el evangelio de Cristo.

• Las bienaventuranzas están dichas para los niños, porque ellos viven el reino del amor. Por muchas barbaridades que hayamos hecho, estamos dentro de las bienaventuranzas.

• Cristo nos da el título de que somos, por gracia, “hijos del Padre” —filiación mística—. Este título excede las promesas de las Bienaventuranzas anteriores. No es un título honorífico, es real.

• No se trata de ser “apacibles” por constitución hereditaria. No se trata de una disposición natural. Los pacíficos que habla Cristo no son personas simplemente de buen carácter, tranquilos, incapaces de molestar a nadie.

• Se trata de ser pacífico por virtud; debemos ganarnos la paz con el sudor de nuestra frente.

• Los pacíficos son aquellos que, por donde pasan, apaciguan pasiones, violencias, conflictos; son los que procuran la paz a su alrededor, haciéndose violencia ellos mismos. 

• No permitir, con la ayuda de la gracia, que broten de mí pasiones, malas expresiones, gestos, pasiones, el decir “no” constantemente…

• Cristo nos dice: “No penséis que he venido a poner paz en la tierra; no vine a poner paz, sino espada” (Mt 10,34). Es decir, con la espada de mi virtud voy cortando mis pasiones, mis tendencias, mi mal carácter.

• El Evangelio no es un cuento de hadas, con una paz idílica, que no es real, y puede ser un pretexto para la comodidad y la paz de los cementerios.

• La paz de la que habla la Bienaventuranza es un “don”: una paz que requiere disposición y esfuerzo por nuestra parte, un violentarse a uno mismo y renunciar a nuestro amor propio, a nuestro egoísmo, a nuestro mal carácter.

• Podemos resolver todo con la Palabra de Dios, con el Evangelio.

• Los pacíficos son constructores de la paz. La paz que habla esta bienaventuranza es eminentemente “creativa” y “activa”.

• Aconsejaría que tuviéramos todos las bienaventuranzas en la mesa de noche, en nuestra mesa de trabajo. Son mucho más que un examen de conciencia en justicia y en santidad.

• Basta un minuto de oración en el que solo miro a Dios, solo miro la bondad, la hermosura, la paz para descubrirla dentro de mí. Esta fuente, esta cascada está dentro de nosotros y forma parte de la gracia.

• La paz que habla Cristo no tiene frontera, porque el corazón humano no tiene ni color, ni frontera. La división, la frontera la ponemos nosotros.

• La paz del corazón es más fuerte que nuestras debilidades. Esta paz, que es amor, perdona, hace nuevas todas nuestras relaciones. 

• Seamos peregrinos de la paz, del amor y de la libertad.

• La paz de Cristo es de concordia, no de discordia. Me llama a compartir; no a competir.

• El Reino de Dios es de aquellas personas que forman “Legión de Santos anónimos”, de personas sencillas, que tratan, con ayuda de la gracia, y en medio de muchas imperfecciones, de cumplir con la voluntad del Padre, expresada en el Padrenuestro, en las Bienaventuranzas y en el Evangelio de la santidad. El puente de unión entre ellas es un SÍ. Con eso basta.

• La gracia es el trampolín para vivir la justa paz del corazón.

Después de esta profunda y bellísima lección ha dado su testimonio de conversión el misionero chileno que pertenece a la comunidad de Chile, Raúl Caulier Cisterna, muy querido por muchos jóvenes españoles de la Juventud Idente que han compartido con él grandes sueños durante los años de su permanencia en España. A continuación han tenido lugar los grupos de toque carismático, en los que una vez más se puede apreciar el bien que estos Motus Christi están haciendo en la vida de los participantes.

Se recuerda que la próxima semana los Motus Christi serán locales. En el siguiente enlace tendrán puntual información de las horas y países en los que se llevarán a cabo: https://motuschristi.idente.org/

Deja un comentario