Vivir la fe en familia: Motus Christi de La Cabrera (Madrid)

By 3 mayo, 2018España, Europa

Cada cuarto domingo de mes se ha convertido ya en una tradición en Madrid la realización de un Motus Christi en el Convento de San Antonio y San Julián en La Cabrera congregando a parejas jóvenes que disfrutan de un agradable domingo en torno a Cristo.

Cada curso existe un programa de formación el mismo que para el curso 2017 – 2018 ha sido entorno a las virtudes.

El domingo 22 de abril, el Motus Christi del 4º domingo, como se le llama, contó con la participaron 38 personas de las cuales algunas familias jóvenes con sus hijos pequeños que también tuvieron sus espacios para orar y reflexionar.

Este estilo de retiro según la espiritualidad idente tiene una estructura muy sencilla pero de intensa oración que hace posible una entrañable acogida para los que asisten por primera vez y no están acostumbrados a un ambiente de retiro y oración. El Motus Christi se centró en la explicación y meditación entorno a la Prudencia, reflexión dirigida por el misionero idente Raúl Caulier, apoyado en el Magisterio de la Iglesia y en las lecciones de Fernando Rielo, Fundador de los misioneros y misioneras identes, junto con su vivencia personal. He aquí algunos fragmentos de su interesante reflexión:

San Juan Pablo II en una audiencia general del año 1978 dice: <<El hombre prudente, que se afana por todo lo que es verdaderamente bueno, se esfuerza por medirlo todo, cualquier situación y todo su obrar, según el metro del bien moral.>> (25 de octubre de 1978)

Fernando Rielo decía <<La prudencia es acto de la inteligencia práctica por medio de la cual se ve cuáles tienen que ser los medios para poder alcanzar el fin. La prudencia no solo es una virtud, sino que pasa a ser don del Espíritu Santo, por el cual, con la esperanza y la voluntad, requiere una gran fortaleza de ánimo. La prudencia va unida a la paciencia, y la paciencia es una forma de resistencia y de fortaleza.>> (Paris, 31 de diciembre de 1978)

Me gustaría puntualizar algunas cosas que creo importantes para poder alcanzar esta prudencia, como diríamos en ingeniería, cuestiones prácticas de cómo alcanzar la prudencia:

  1. El recuerdo de la experiencia pasada: Si una persona no sabe reflexionar sobre lo que le ha sucedido a él y a los demás, no podrá aprender a vivir.
  2. Inteligencia del estado presente de las cosas: El obrar prudente es el resultado de un “comprender” mirando la comprensión como la total responsabilidad, como el verdadero amor que libera de las pasiones para llegar al final de la vocación humana: “la santidad”.
  3. Discernimiento al confrontar un hecho con el otro, una determinación con la otra. Descubrir en cada opción las desventajas y las ventajas que ofrece para poder llegar a realizar una buena elección.
  4. Asumir con humildad nuestras limitaciones. Recurrir al consejo de todas aquellas personas que puedan aportarnos algo de luz.
  5. Circunspección para confrontar las circunstancias. Esto sería que alguna acción mirada y tomada independientemente puede llegar a ser muy buena y conveniente; pero viéndola desde dentro de un plan de vida o de un proyecto de progreso personal, se puede volver mala o inoportuna.

Deja un comentario