Servir. | 22 de Agosto

por el p. Luis CASASUS, Superior General de los misioneros Identes.

Madrid, 22 de Agosto, 2021. | XXI Domingo del Tiempo Ordinario.

Josué 24: 1-2a.15-17.18b; Carta a los Efesios 5: 21-32; San Juan 6: 60-69.

Me gustaría comenzar con una experiencia personal. No hace mucho, una persona me preguntó: ¿Nunca has pensado en la posibilidad de abandonar el camino que intentas seguir tras Cristo?

Le contesté: Sí, ciertamente. Todos los días. Ni la pregunta de aquel amigo estaba motivada por una curiosidad trivial ni yo pretendía hacer una broma con mi respuesta.

Quizá en aquel momento no pensé en lo que nos dice Jesús en el Evangelio de hoy: Por eso les he dicho que nadie puede venir a mí si no se lo concede mi Padre, pero comprendí entonces y ahora que la auténtica perseverancia (no la formal, sino la del corazón) no se puede explicar con nuestras fuerzas y virtudes humanas.

Las fórmulas con las que llegan a mi pobre inteligencia estas dudas racionales sobre la vocación suelen ser dos:

(i) ¿Cómo es posible que después de mis infidelidades y mi poca fe, Dios me siga llamando?

(ii) ¿Cómo es posible que no haya llamado a las personas que conozco que son compasivas, valiosas y más capaces que yo?

En realidad, el texto del Evangelio de hoy contiene la respuesta más profunda posible a estas preguntas o a otras quizá mejor elaboradas: Nadie puede venir a mí si no se lo concede mi Padre. Esto debe hacernos pensar que tener fe no es un premio que nos merezcamos ni un regalo para el disfrute personal, sino para compartirlo con aquellos que quieran hacer un uso fructífero de esa fe y dar frutos, unos treinta, otros sesenta, otros ciento.

Las tres Lecturas de hoy tratan de una forma radical de ver nuestra vida, una pregunta que debe ser respondida tarde o temprano y que decide cada aspecto, cada dimensión de nuestra existencia: ¿A quién serviré? Nosotros, seres humanos de una cultura individualista que exalta la independencia, podemos tener la impresión de que la pregunta esencial es más bien: ¿voy a vivir una vida independiente o una vida de siervo? Esto es así debido a la idea ingenua e individualista de la libertad que domina el mundo. Pero esa libertad no es real, no respeta nuestra naturaleza personal, social o espiritual. Quizá sea oportuno recordar aquí las palabras de Albert Schweitzer (1875-1965), el famoso médico, teólogo, músico, filósofo y erudito nacido en Alemania: No sé cuál será vuestro destino, pero una cosa sí sé: los únicos entre ustedes que serán realmente felices son los que han buscado y encontrado cómo servir.

Para servir a alguien, ¿elijo a Dios y a los demás, o a mí mismo? En la Primera Lectura, Josué plantea el desafío de esta manera: Si no te agrada servir al Señor, decide hoy a quién servirás. Como líder, da el ejemplo declarando: En cuanto a mí y a mi casa, serviremos al Señor. Y el pueblo, recordando las muchas bendiciones de Dios para ellos y su gran fidelidad una y otra vez, se une a Josué en su elección, prometiendo: Nosotros también serviremos al Señor, porque él es nuestro Dios.

En un mundo de individualismo, las necesidades y la felicidad del individuo tienen prioridad sobre los demás. El espíritu de abnegación ya no es atractivo para las generaciones modernas. Esta actitud se ve reforzada por la pérdida del futuro para la eternidad. Hoy en día, las personas sin fe en Dios viven sólo para este mundo y esta vida, ya que para ellos no hay futuro, ni vida después de la muerte. Así que nadie está dispuesto a sacrificar su felicidad presente en aras de un futuro incierto. Queremos aprovechar todo lo que podamos antes de salir definitivamente de este mundo. De ahí que podamos entender por qué las enseñanzas de la Iglesia sobre la contracepción, la indisolubilidad del matrimonio, la unidad del matrimonio y el matrimonio entre un hombre y una mujer no son válidas para la persona pragmática/egocéntrica.

Muchos de nosotros servimos a dos o más dioses en nuestra vida. Muchos incluso caen en el sincretismo, es decir, en la mezcla de otras religiones, valores y prácticas. Aquellos valores con los que estamos de acuerdo, los practicamos. Aquellos con los que no estamos de acuerdo, los descartamos como irrelevantes o intrascendentes. Quizás porque es algo que no consideramos importante o serio. San Agustín nos advierte contra esa actitud de aceptación selectiva de las enseñanzas de Cristo. Escribió: Si crees lo que te gusta de los Evangelios, y rechazas lo que no te gusta, no es el Evangelio lo que crees, sino a ti mismo. De tales discípulos, comentó el evangelista, Jesús sabía desde el principio quiénes no creían, y quiénes eran los que le traicionarían. En efecto, los traidores de dentro son peores que los de fuera.

En el Evangelio de hoy, Jesús se fija en las dudas de sus colaboradores más cercanos, nacidas del miedo y de la incomprensión del alcance de la vocación recibida. Pero hay más. Ellos, en medio de su debilidad, tenían la impresión de que nada, o mejor dicho, nadie, podía dar verdadero sentido y contenido a sus vidas. El Papa Francisco lo expresó así:

No dice ¿adónde iremos? sino ¿a quién iremos? El problema de fondo, no es dejar y abandonar la obra emprendida, sino a quién ir. De la pregunta de Pedro, entendemos, que la fidelidad a Dios es una cuestión de fidelidad a una persona, a la que nos vinculamos, para caminar juntos por el mismo camino. Y esta persona es Jesús. Todo lo que tenemos en el mundo no satisface nuestra hambre infinita. Necesitamos a Jesús, estar con Él, alimentarnos de su mesa, de sus palabras de vida eterna. (Ángelus, 23 de agosto de 2015).

San Pablo lanza un reto similar en la Segunda Lectura diciendo: Hermanos y hermanas: Estén subordinados unos a los otros por reverencia a Cristo. Sitúa este reto en el contexto de la vida matrimonial. A los maridos y esposas se les pide que decidan si eligen servirse a sí mismos o a su cónyuge, y por extensión, a sus familias. Pero el desafío se extiende a todas las relaciones, a las amistades, a los empleadores y a los empleados, a los compañeros de fe, incluso a las personas que se acercan deprisa a la caja del supermercado. Al elegir servir a los demás antes que a uno mismo, en última instancia estamos eligiendo poner a Dios en primer lugar en nuestras vidas. Eso es el verdadero servicio.

Nos vemos interpelados a tomar una decisión radical por nuestro Señor. Como discípulos de Cristo, debemos obedecer todas las enseñanzas, especialmente las que nos resultan difíciles de aceptar. En efecto, las enseñanzas de Cristo están en contradicción con los valores del mundo. Las Bienaventuranzas son la inversión de las actitudes del mundo.

En la lectura del Evangelio de hoy, Jesús continúa su instrucción sobre la Eucaristía. Muchos de sus discípulos no pueden aceptar sus enseñanzas y vuelven a su antigua forma de vida, abandonando a Cristo por completo. Jesús se dirige a los Apóstoles y les pide que elijan con la pregunta: ¿También ustedes quieren marcharse? Pedro habla en nombre de los Doce respondiendo: Maestro, ¿a quién vamos a ir? Tú tienes palabras de vida eterna.

Las exigencias de un estilo de vida de servicio pueden ser difíciles. Y las enseñanzas de Cristo pueden ser duras de aceptar. ¿Cómo podemos seguir adelante cuando las cosas se ponen difíciles?

Tenemos dos caminos, que en realidad son gracias del Espíritu Santo, que llamamos Beatitud (certeza y conciencia de su compañía) y Aflicción (conciencia de poder compartir la misma y exigente misión de Cristo).

La respuesta del pueblo al desafío de Josué en la Primera Lectura, y la respuesta de Pedro a nuestro Señor en el Evangelio nos muestran estos dos caminos.

Cuando Josué le pide al pueblo que decida a quién va a servir, se detiene y recuerda todas las bendiciones que el Señor le ha dado y su infalible fidelidad. Llenos de gratitud a Dios, lo eligen a Él. Cuando las cosas se ponen difíciles para nosotros, también podemos hacer una pausa y recordar las muchas bendiciones que Dios nos ha dado y las muchas veces que ha mostrado su preocupación por nosotros. En la gratitud, nos sentimos inspirados a poner a Él y a los demás en primer lugar, incluso cuando es difícil.

La respuesta de Pedro a la elección que le plantea Jesús nos muestra una segunda forma de mantenerse fiel a un estilo de vida de mayordomía. Al mirarse a sí mismo y al mundo que le rodea, Pedro llega a una conclusión. Parafraseando, dice: Realmente no veo ninguna opción mejor, Señor. He probado la vida contigo y es difícil. Pero he probado la vida sin ti y es más difícil. Te elijo a ti, Señor. Pedro sabe que no tiene todas las respuestas. Y por eso, humildemente, elige confiar en Dios. Cuando las cosas se ponen difíciles, podemos seguir adelante apoyándonos en Dios y confiando más profundamente en Él.

Tener presente la bendición de su presencia (Beatitud) y mantener la gratitud por la inesperada y exigente confianza de Dios en nosotros (Aflicción), dos claves para ayudarnos a elegir a quién vamos a servir. Dos claves para un modo de vida bello y santo.

Servir a Jesús significa poner todo lo que poseemos al servicio de su reino. Espero que la siguiente historia corta (de Ralph F. Wilson) nos ayude a recordarlo.

Simón levantó la vista de su red y vio a un hombre alto que estaba tocando su barca. Era Jesús, a quien había conocido por primera vez en Judea, donde Simón había estado escuchando las enseñanzas de Juan el Bautista. Simón había oído que el propio Jesús era un maestro.

Jesús estaba tocando la carpintería de la barca de Simón, admirando su trabajo. Muy fino, dijo.

Benjamín, el constructor de barcos, lo terminó el pasado otoño, dijo Simón. El último barco que hizo antes de morir.

Jesús pasó la mano por los tablones a lo largo del costado de la embarcación. Parece bien ajustado, dijo, con uniones de mortaja y espiga. Debe haber llevado mucho tiempo hacerla.

Mucho tiempo, es cierto. Simón dejó las redes. Hablar era mucho más agradable que remendar. Benjamín y su hijo tardaron siete meses. Pensé que nunca terminarían. Y me cobró un buen dinero. Pero así, probablemente tengo el mejor barco del lago. Simón se levantó y se acercó a la barca que estaba en la playa rocosa. Parece que sabes algo de maderas.

Soy carpintero, como era mi padre antes que yo, dijo Jesús, extendiendo su mano. Me alegro de verte de nuevo. ¿Te importa si miro la popa? Simón dudó durante una fracción de segundo. Era un barco nuevo, y no quería que todo el mundo se acercase a él, especialmente alguien que no estaba acostumbrado a los barcos. Pero su orgullo pudo más que su ansiedad. Claro, pero ten cuidado de no tropezar con esas cuerdas.

Jesús subió a la barca y la examinó cuidadosamente: el timón, las horquillas, el montaje de las velas. Benjamín te ha construido un barco excelente, dijo al bajarse. Por cierto, esta tarde daré una charla en la playa. Me preguntaba si podrías ayudarme a sentar al público esta noche. Necesito un ayudante, si eres tan amable.

Te ayudaré con gusto, Jesús. Le gustaba que le necesitaran, y que un carpintero hubiera calificado su barca como la obra maestra que Simón sabía que era.

Aquella noche, tras un intento de controlar a la multitud, Simón se quedó embelesado. El ciego que había sido curado frente a él, le hizo comprender que el reino de los cielos estaba ante él.

Cuando Jesús llegó a la casa de Pedro, su suegra fue curada de la fiebre, y su casa fue base de operaciones de Jesús y lugar de muchas enseñanzas y curaciones. También la barca sirvió para transportar a Jesús y a los discípulos en su misión en Galilea. ¿Qué posees que pueda ser útil a Jesús y a tu prójimo?

Deja un comentario