Motus Christi vocacional de Ecuador

By 24 febrero, 2017octubre 4th, 2019Ecuador, Motus Christi, Sin categorizar, Sudamérica

“Sean libres, pero no hagan de la libertad un pretexto para hacer el mal. Sean libres como servidores de Dios”. (1 Pe 2, 16)

Del 10 al 12 de febrero se llevó a cabo en Yaruquí, cerca de Quito, el Motus Christi vocacional de Ecuador con la presencia del P. Jesús María González, Presidente del Tribunal de Cuentas, y Juana Sánchez, Procuradora General, como parte de su visita apostólica a Ecuador. Al retiro asistieron alrededor de 60 jóvenes de las delegaciones de Ibarra, Quito, Santo Domingo y de la Administración apostólica de Loja.

En la Eucaristía de inicio, el P. José Manuel Ballesteros, Administrador Apostólico de Loja, en la homilía comentó: “En este Motus Christi vamos a confiarle a Él, nuestra conversión, nuestra transformación. Estamos seguros que Él sabrá hacer todo bien y que va a reconstruir nuestra vida, nuestra personalidad; lo puede hacer -y lo va hacer-, con esa esperanza y también con esa aspiración, por parte nuestra, a dejarnos como prendados de Él sin resistencias.”

Al término de esta Eucaristía, la misionera quiteña Norma Yánez nos contó su testimonio de conversión al haber aceptado a Cristo en su vida precisamente en el Motus Christi vocacional realizado en 2015. Posteriormente, los superiores hicieron la entrega del nuevo testamento a cada joven, como signo de acompañamiento para el retiro.

Al segundo día,  Jesús María González abrió la jornada con el tema: “La conversión”. Durante su lección, mencionó que la conversión es un estado de transformación, donde no debemos quedarnos en el mismo estado, sino que hay que dejarlo todo; y que el amor es el motor y punto de referencia desde donde debemos movernos hacia los demás.

Ya en la tarde, Juana Sánchez-Gey nos explicó que Dios es mandamiento del amor. Partiendo del encuentro de Cristo con el joven rico, explicó la verdadera naturaleza del seguimiento a Cristo: “si quieres ser perfecto, vende todo cuanto tienes y tendrás un tesoro en el cielo”.

Concluyó el segundo día con la Santa Misa presidida por el P. Saturnino García, Superior Provincial de Ecuador, invitándonos en su homilía a vivir el ejemplo de María.

Al tercer día y para terminar el Motus Christi, se realizó la misa de despedida celebrada por el P. Jesús María, acompañado por los demás sacerdotes. Luego, se hizo la entrega de los trisagios a cada joven. Poco después, nos separamos para hacer el toque carismático. Y de ahí, cada grupo regresó a su ciudad.

Durante el retiro, se pudo evidenciar el entusiasmo real de todos por vivir la santidad de acuerdo al carisma idente, aprovechando la profunda sabiduría y espiritualidad de nuestros hermanos mayores y en todos, especialmente, quedó el deseo de seguir perseverando en la unión con las Personas Divinas.

Deja un comentario