La hipocresía es algo más que inconsistencia

By 3 mayo, 2020mayo 11th, 2020Evangelio, Para leer

por el p. Luis CASASUS, Superior General de los misioneros Identes.

 New York, 03 de Mayo, 2020. |  IV Domingo de Pascua.

Hechos de los Apóstoles 2: 14.36-41; 1 Pedro 2: 20-25; San Juan 10: 1-10.

Jesucristo habló a los discípulos de muchas maneras. A veces se refería a las virtudes, otras veces a los mandamientos, pero cuando habla de sí mismo, tenemos que redoblar nuestra atención. De hecho, el Evangelio de hoy nos dice que, aunque Él usaba varias figuras de lenguaje, los discípulos no entendieron bien lo que quiso decir al decir que era el pastor, el guardián y la puerta de las ovejas.

En el Evangelio de hoy, las últimas palabras de Cristo subrayan la importancia de lo que significa “ser la puerta”. En primer lugar, dar acceso a una vida plena y, al mismo tiempo, proteger de aquellos que parecen dar vida pero que en realidad son fuentes de muerte, como Él mismo dijo una vez, sepulcros blanqueados.

Cuando reconoces a una persona como hipócrita, la devalúas a ella y a su mensaje. Independientemente de su importancia o valor, su testimonio puede ser desestimado o contaminado por la falta de confianza de la fuente. Cuando hoy en día Cristo se refiere a ciertos líderes o guías espirituales, va más allá, llamándolos ladrones que sólo vienen a robar y matar y destruir.

Tú y yo podemos identificar rápidamente la hipocresía en los demás, pero ¿somos igualmente conscientes de nuestras propias inconsistencias? Seguramente es útil recordar las señales que Cristo detecta en los hipócritas, o en los comportamientos hipócritas que muchos de nosotros mostramos.

En primer lugar, no es lo mismo ser hipócrita que ser incoherente o carente de consistencia. Los primeros discípulos no fueron coherentes en su misericordia, su oración (Mt 26, 40), ni en su humildad (Lc 22, 24), Cristo los reprendió, pero no los llamó hipócritas. La diferencia es que muchos fariseos y escribas eran conscientes de su propia falta de coherencia entre el decir y el hacer. Incluso justificaban y veían sus propias inconsistencias como virtudes Somos como ellos cuando decimos: No seas deshonesto, y luego, cuando se nos sorprende siendo deshonesto, respondemos: No estaba siendo deshonesto sino diplomático. Totalmente diferente.

En segundo lugar, el hipócrita trata continuamente de recordar a los demás sus obligaciones, responsabilidades y asuntos pendientes, culpándoles de los errores de los que posiblemente sea él el principal responsable. Atan cargas pesadas, difíciles de soportar, y las ponen sobre los hombros de la gente, pero ellos mismos no están dispuestos a mover un dedo (Mt 23: 4). El hipócrita tiene una vara de medir para los demás que nunca usa para sí mismo. Incluso la sabiduría popular refleja esta actitud en sus dichos: Quien vive en una casa de cristal no debe tirar piedras.

El hipócrita no puede vivir una auténtica caridad, porque pierde la sensibilidad al dolor y las limitaciones de los demás: Rompen las cañas quebradas y apagan las mechas humeantes (cf. Mt 12: 20). Todos cometemos errores cuando actuamos con buenas intenciones y, por supuesto, todos pecamos y a veces tenemos intenciones contradictorias, pero los hipócritas son expertos en atribuir todos los errores de los demás a sus malas intenciones, a la arrogancia, a doctrinas erróneas o al deseo de ser admirados y apreciados. Esto explica por qué San Pedro relaciona la hipocresía con la envidia: Por lo tanto, dejando de lado toda malicia y todo engaño e hipocresía y envidia y toda calumnia, como los recién nacidos, anhelen la leche pura de la palabra, para que por ella crezcan en todo lo que se refiere a la salvación (1Pe 2: 1-2).

Finalmente, los actos del hipócrita están orientados a impresionar a los demás. Al mismo tiempo, se caracterizan por crear obstáculos para el progreso de los otros. Esperan que los demás acepten sin cuestionamientos que ellos son una clase superior de seres humanos. Por supuesto, esa es una forma de robar la vida de otras personas. Hacen todas sus acciones para ser vistos por los demás. Porque ensanchan sus filacterias y alargan las borlas de sus mantos (Mt 23: 5). Y, a diferencia de Jesús, no son una puerta, sino un muro insuperable: ¡Hipócritas! … cierran el reino de los cielos en la cara de la gente. Porque no entran ustedes ni dejan entrar a los que quieren entrar (Mt 23, 13).

Observemos cómo, en la Primera Lectura de hoy, los apóstoles hacen exactamente lo contrario, dando una luz para que la gente cambie y una respuesta a su honesta pregunta: ¿Qué debemos hacer, hermanos míos?

Por lo general, las personas hipócritas evitan pedir perdón, en primer lugar, porque compensan internamente sus errores y ofensas (Primer punto) pero también porque consideran que eso destruiría su reputación. Es irónico, pero sabemos que sucedería exactamente lo contrario, como le ocurrió a San Pedro y a tantos pecadores que se acercaron a Jesús.

Para mantener su posición de dominio, los hipócritas evitan acciones que hagan más fuertes a los demás, dan mucha importancia a las cosas pequeñas mientras trivializan lo verdaderamente esencial, y evitan el razonamiento basado en hechos, obstaculizando así la misión y el desarrollo de sus semejantes. También crean la impresión de estar o hacer más de lo que en realidad hacen, para ganar más crédito o elogios de los que merecen.

Cristo resume, en su última frase de hoy, la misión que tiene al venir al mundo: He venido para que tengan vida y la tengan en abundancia. En el Bautismo, morimos y resucitamos con Cristo. Nos transforma de ser una tumba, un lugar de muerte espiritual, a ser templos del Espíritu Santo. Como dice San Pedro a los primeros cristianos: Ustedes se han extraviado como ovejas, pero ahora han vuelto al pastor y guardián de vuestras almas.

En la primera parte de su mensaje de hoy, Jesús se refiere a los peligros, enemigos y salteadores que sólo buscan sus propios intereses. Alude especialmente a los guías y líderes espirituales que aparentemente desean el bien de los demás, pero que en realidad sólo buscan sus propios intereses. Los hipócritas.

Una observación importante es que, si bien los hipócritas pueden engañar a sus víctimas por un tiempo, llega el momento en que las ovejas reconocen la voz del verdadero pastor, de la persona o personas que realmente las acercan a Dios.

Pero tal vez la fuerza de esa alegoría, la puerta, radique en el hecho de que acercarse a Dios no es un método, ni seguir una ley, ni siquiera una disciplina. Sin despreciar lo anterior, Cristo nos revela que Él es el pasaje, la puerta. Nos invita a tomar su vida como norma y criterio propio en cada pensamiento, deseo y motivación. En todo lo que hacemos o decimos, necesitamos consultar y buscar el consejo de Cristo en nuestra toma de decisiones; ese es el espíritu que debe presidir nuestra mente, voluntad y corazón. Este es el Espíritu del Evangelio… Donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.

A través de la puerta las ovejas entran… y también salen. Debemos recordar esta observación, porque nos dice cómo ser cuidadosos al acercarnos a nuestros semejantes. Nuestros encuentros con los demás siempre tienen lugar después de haber pasado por Cristo, no de acuerdo con nuestro carácter, temperatura emocional o la visión que tenemos de la otra persona. Jesús es una puerta estrecha (Mt 7:14) porque exige la abnegación y el amor incondicional a los demás, pero es la única que lleva a la vida.

Las ovejas reconocerán la voz del verdadero pastor. Esto es literalmente cierto. Un hombre fue llevado ante un juez en la India, acusado de robar una oveja. El acusado aportó pruebas para demostrar que la oveja era suya; pero el prisionero también tenía testigos, y no fue en absoluto fácil decidir de quién era la demanda justa y correcta. El juez pensó enseguida en las costumbres de los pastores para cuidar de sus rebaños y ordenó que se llevara el animal al tribunal. Envió a un hombre a una habitación contigua, mientras que al otro se le dijo que llamara a las ovejas, para comprobar si no conocía la voz del desconocido, y permaneció impasible; pero el prisionero, impaciente en la otra habitación, hizo un “chuck, chuck”, un sonido peculiar con su boca, en el que las ovejas se alejaron de inmediato hacia el sonido. Este “chuck, chuck” era la llamada peculiar que había utilizado siempre para cuidar de su rebaño y que decidía claramente de inmediato que él era el dueño autentico y legítimo.

Cuando intentas hablar con un niño que no te conoce, lo más probable es que te ignore, que huya con su mamá o que incluso llore.

Las ovejas reconocerán la voz del verdadero pastor. Esta afirmación es importante. Va más allá de lo que enseñaba el Antiguo Testamento, diciendo que la ley de Dios está escrita en nuestros corazones, Yo escribiré mis leyes en sus corazones y mentes. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo (Jer 31:33) y nos hace entender que está encarnada en la persona de Cristo, lo que hace más humano, más natural (y podríamos decir más sobrenatural) conocer y seguir la voluntad de Dios.

¿Cómo sé que Dios me ha hablado realmente? ¿Cómo sé que no fue sólo mi imaginación, sino que fue realmente Él? Somos capaces de discernir los mensajes inaudibles de Dios a través de lo que la experiencia nos enseña:

1. Su mensaje suele ser algo inesperado (en la forma y en el momento), nos sorprende con la guardia baja y contiene algo que va claramente en contra de nuestra voluntad y preferencias. No podemos confundir esto con ninguna forma de “represión”, porque Dios siempre llama a hacer algo nuevo, a poner en acto lo que estaba latente en mi interior. Esta característica de ser algo inesperado va más allá de los procesos puramente racionales, y ocurre como en los primeros cristianos (Primera Lectura): nos deja el corazón afligido, que es otra forma de describir la Estigmatización, la dolorosa marca de fuego, en el alma y el espíritu, que nos pone en estado de alerta y nos hace caminar, con una compasión que ya no es la natural de todo ser humano, sino la que sienten las personas divinas. Como dijo San Pablo, ¿No saben que son templo del Espíritu Santo? Él habita en ustedes y habla en ustedes con gemidos inefables.

Este hecho de ser inesperado y opuesto a mis instintos (como perdonar y amar a un enemigo) es probablemente el sello más inequívoco de la nueva y abundante vida que el Buen Pastor desea concedernos. Es como una visita inesperada.

2. Encaja con la vida y la personalidad de Cristo. Continuando con la metáfora de la visita inesperada: Después de abrir la puerta al visitante insospechado, nos damos cuenta de quién es, su personalidad, sus intenciones. Nos damos cuenta de que quiere invitarnos a una nueva vida. No importa si pensamos que ya somos sus discípulos. Nos envuelve en una nueva paz que el mundo no puede dar y que sólo viene de Él, una Bienaventuranza que es el aliento del Espíritu Santo en nuestras velas (Espiración). Sabemos entonces que el Buen Pastor nos visita, dispuesto a llevarnos a los verdes pastos. No sólo eso; nos hace comprender que todo lo demás no es necesario ni vale la pena (Purificación), aunque sea algo bueno y hermoso.

Este carácter exclusivo de su invitación, esta llamada a no distraerse por otras cosas, me confirma que estoy escuchando su voz en el Evangelio, en el ejemplo de una persona o en el sufrimiento y los sueños de mis semejantes.

3. ¿Qué pasa cuando termina la visita? Cuando medito sobre la experiencia que he tenido, sobre los momentos más o menos intensos que he vivido, veo que las consecuencias son duraderas, y que percibo mi vida y la de los demás de manera diferente. Estoy seguro de que no me abandonará en los momentos difíciles, que cuando el lobo ataque, Él no desaparecerá. Y entonces, disfruto de una felicidad que no es temporal o una pseudo-felicidad sino una alegría duradera.

Al mismo tiempo, siento la necesidad de compartir este encuentro con otros.

Hace unas semanas, un joven de mi familia asistió a un concierto y fue recibido con un saludo especial por su cantante favorito. Se lo ha dicho a todo el mundo, una y otra vez, en cada comida, en cada red social a todos los vecinos y amigos. Por supuesto, esto es una sombra de lo que nos pasa cuando nos encontramos con Cristo. Cuando tenemos un encuentro auténtico con Cristo, nadie necesita recordarnos que debemos vivir y predicar el Evangelio. Parafraseando a San Pablo, diríamos que no podemos evitarlo, no podemos hacer nada más.

Jesús es una puerta estrecha, pero ¿quién más tiene palabras de vida eterna?

Deja un comentario