Con tu toque sanante transmitimos la paz. | 5 de Septiembre

Luis CASASUS, Superior General de los misisoneros Identes.

Madrid, 05 de Septiembre, 2021. | XXIII Domingo del  Tiempo Ordinario.

Isaías 35: 4-7a; Epístola de Santiago 2: 1-5; San Marcos 7: 31-37.

1. Hay un detalle en la narración del Evangelio de hoy que nos ayuda a comprender uno de los mensajes esenciales de las tres Lecturas: evitar los prejuicios y la acepción de personas.

En efecto, San Marcos nos dice que Jesús estaba viajando de nuevo por tierra de gentiles, por lo que entendemos ya había ido antes, entre la gente a la que los judíos llamaban “perros”. Se dirige a los despreciados e ignorados que, como se ve, están deseosos de escucharle, cuando sin embargo los suyos habían rechazado su mensaje.

La fuerza de la voz divina se manifiesta donde nada parecía anticiparla, en las personas y momentos más inesperados. En el lenguaje poético de Isaías, En el desierto brotarán arroyos y en la estepa ríos. Las arenas ardientes se convertirán en estanques, y la tierra sedienta, en manantiales de agua. Dios se ha servido de diversas formas para llamar nuestra atención: la zarza ardiente fascinó tanto a Moisés que no pudo evitar ponerse a escuchar. Para los peregrinos del desierto fue una columna de fuego, una nube móvil y algunos truenos los que atrajeron al monte Sinaí para escuchar a Dios. Los profetas de Dios, en su intento de que la gente escuchara, bailaban, cantaban, contaban historias y realizaban acciones simbólicas.

En última instancia, el mayor esfuerzo de Dios por ser escuchado y atendido se hizo carne en la persona de Jesús, la Palabra de Dios. Y es para alcanzar a todos, a los llamados justos y a los llamados pecadores. A los que creemos buenos y a los que calificamos de malos.

2. Está claro que otra parte esencial del mensaje del Evangelio de este domingo es nuestra necesidad de aprender a escuchar cada vez mejor. Por supuesto, Jesús no está hablando de alguna técnica para mejorar nuestra atención, sino que nos pide que nos separemos de los pensamientos y deseos sin sentido para escuchar la voz del Espíritu. De la misma manera que sacó al sordomudo de la multitud para curarlo. Ese es el primer paso de nuestra oración de Recogimiento y Quietud: evitar el ruido de los pensamientos y deseos mundanos: más allá de su calificación moral, nos hacen sordos al Espíritu.

En el libro del Génesis vemos cómo el diablo consigue primero que Eva y Adán escuchen mal. Dios le había dicho a Adán que no debía comer del fruto del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal, pero el diablo les dijo que tampoco debían mirarlo, y ya lo habían estado viendo con deseo. Los estaba engañando y no habían prestado la debida atención a lo que Dios había dicho aunque su vida dependía de ello.

3. Si juntamos las dos lecciones, concluimos que debemos aprender a escuchar atentamente la voz de Dios, manifestada en cada ser humano, con o sin palabras. No es una tarea fácil. Como decía M. Scott Peck (autor de El camino menos transitado), no se puede escuchar de verdad a nadie y hacer otra cosa al mismo tiempo.

El evangelio de hoy comienza con un toque, un mensaje no verbal. Jesús toca a uno considerado pecador, lo aleja de la multitud, mete el dedo en la oreja del hombre, le toca la lengua, mira al cielo y dice: Ephatha.

Tenemos experiencia de lo que es un toque de gracia, es decir, un Toque Carismático, que se produce cuando de alguna manera nos dirigimos en común a Dios. Por ejemplo, cuando compartimos nuestra vida espiritual en el Examen de Perfección. Esto ocurre cuando contemplamos la acción de Dios en el prójimo. Sin duda, estamos llamados a ser instrumentos de la obra de Dios en el prójimo, lo que puede ocurrir en nosotros conscientemente o no.

Esto es más poderoso que contemplar una columna de fuego o escuchar el eco de un trueno. Los pequeños gestos de generosidad de personas que a veces juzgamos mediocres o egoístas, me hacen pensar que Dios espera mucho más de mí, que siendo pecador he tenido la gracia de conocer su voluntad a través de la vida entregada de muchos hermanos y hermanas.

Hoy, en el relato evangélico, se nos dice que el sordomudo no se presenta a Jesús solo, sino acompañado por algunas personas. Por sí mismo podía moverse por su cuenta. De hecho, no estaba en las mismas condiciones que el ciego de Betsaida, que necesitaba ser llevado de la mano (Mc 8,22-23). Si Marcos subraya este hecho concreto, significa que hay un mensaje en él. Para acercarse a Cristo y escuchar de él la palabra que cura, hay que ir acompañado del testimonio de alguien que ya ha conocido al Maestro y ha experimentado el poder salvador de su palabra.

En verdad, es la fe del enfermo, así como la fe de quienes lo acompañan y lo llevan a Jesús, la que permite que se manifieste y se ejerza la omnipotencia de Dios. La siguiente conocida anécdota ilustra esta verdad.

Un día, como de costumbre, una huérfana, una niña, estaba en la esquina de la calle pidiendo comida, dinero o lo que pudiera conseguir. Llevaba ropas muy andrajosas, estaba sucia y bastante desaliñada. Un joven adinerado pasó por esa esquina sin mirar a la niña. Pero, cuando regresó a su lujosa casa, a su feliz y confortable familia y a su bien provista mesa, sus pensamientos volvieron a la joven huérfana. Se enfadó mucho con Dios por permitir que existieran tales condiciones. Comenzó a reprochar a Dios, diciendo, ¿Cómo puedes dejar que esto ocurra? ¿Por qué no haces algo para ayudar a esta niña? Entonces oyó que Dios, en lo más profundo de su ser, le respondía diciendo: Ya lo hice. Te he creado a ti.

Telémaco, un mártir cuyo compromiso abnegado con los ideales cristianos abrió los ojos ciegos y los oídos sordos de los romanos y de su emperador cristiano del siglo V, Honorio. Según la historia, este monje turco fue guiado por una voz interior para ir a Roma con el fin de detener las crueles e inhumanas luchas de gladiadores entre esclavos. Siguió a la multitud hasta el Coliseo, donde dos gladiadores estaban luchando. Saltó a la arena y trató de detenerlos, gritando: ¡En el nombre de Cristo, deténganse! Los gladiadores se detuvieron, pero los espectadores se indignaron. Un grupo de ellos entró en la arena y golpeó a Telémaco hasta matarlo. Cuando la multitud vio al valiente monje muerto en un charco de sangre, se calló y abandonó el estadio, uno por uno. Tres días después, debido al heroico sacrificio de Telémaco, el emperador decretó el fin de los juegos. En el Evangelio de hoy, que describe la curación milagrosa de un sordomudo, se nos invita a abrir los oídos y los ojos, a soltar la lengua y a orar por el valor de nuestra fe cristiana para convertirnos en la voz de los sin voz.

En este Año, dedicado a San José, es oportuno recordar el modo en que supo escuchar la voz divina incluso en sueños y también, aunque no pudiera entenderlo del todo, contemplar y aceptar los planes de Dios en María, para lo cual combinó el conocimiento de la escucha con la obediencia y en su corazón optó por alejarse, para proteger el honor de María y cargar con lo que la gente podía interpretar como una infidelidad a la costumbre judía de la continencia al observar el embarazo de María.

No es casualidad que en lengua hebrea se utilice la misma palabra para “oír” y “obedecer“, porque era inconcebible que uno pueda oír a Dios pidiéndole algo y negarse a obedecer. En latín se subraya la misma relación. La palabra para escuchar es “audire” y para obedecer es “ob- audire“, que significa escuchar con atención, estar pendiente de cada palabra. Jesús quiso sanar nuestro oído para que pudiéramos actuar en base a lo que hemos oído decir a Dios.

Jesucristo vino al mundo para curarnos y ayudarnos a resistir la tentación diabólica. Quiso cambiar nuestro oído, nuestro hablar y nuestro corazón. Lo vemos en el Evangelio de hoy. Curó el oído del sordomudo, para que pudiera sintonizar la voz del hombre con la de Dios. Luego curó su lengua para que pudiera hablar con Dios y hablar de Dios a los demás. Sanar nuestro oído significa hacer posible que realmente obedezcamos a Dios.

La ironía es que el hombre supuestamente sordo y mudo resultó ser el único que podía oír y actuar con sabiduría. Los otros eran los que realmente estaban sordos y mudos. No escucharon lo que Jesús les ordenó. Jesús les mandó que no lo contaran a nadie, pero cuanto más insistía, más lo publicaban. Al anunciar a los demás lo que Jesús había hecho, pensaron que le estaban haciendo un favor a Jesús, cuando en realidad estaban ayudando al diablo a debilitar su ministerio.

4. El Apóstol Santiago habla hoy de la discriminación hacia los pobres. Pero es un ejemplo visible y frecuente de discriminación, para recordarnos que los pobres no son sólo los que no tienen dinero, los que carecen de medios materiales, sino también los que personalmente me parecen poco atractivos, poco agraciados, los que, por cualquier razón, tienden a ser marginados. Esto incluye a las personas que, por su actitud o su difícil personalidad, considero inconscientemente inadecuadas para darles a conocer el reino de los cielos.

La Segunda Lectura nos dice que Él, de hecho, ha elegido a los pobres de este mundo para recibir las riquezas de la fe y heredar el reino. Los pobres son también aquellos que no han podido, por la razón que sea, aceptar la gracia, iniciar un camino de conversión. Pero el plan de Dios no puede fallar.

Recordemos de nuevo a San José, que no podía imaginar cómo Dios había previsto el papel que a María y a él mismo se les había asignado en la misión redentora de su Hijo. Recordemos el perdón que Jesús concedió a personas que NO iban a cambiar su actitud perversa, como el propio Judas Iscariote. Sólo Dios Padre sabe cómo nuestros humildes actos de misericordia pueden dar y darán fruto en cualquier persona.

Todo el mundo es digno de nuestro amor porque todos tienen el amor de Dios. La posición social, las creencias, las relaciones, etc., no deben ser un obstáculo para nuestro amor. Esto nunca significa abandonar el mensaje de Jesús sobre cómo vivir. Más bien implica que, dado que conocemos las enseñanzas de Jesús y de su Iglesia, somos capaces de amar aún mejor y de mostrar a los demás el camino de la vida.

Sabemos que si nos ponemos a sermonear, los demás perderán el interés por el camino de la vida. Sabemos que, si no vivimos vidas gozosas y humanamente gratificantes, los demás no desearán ese camino. Nuestra primera predicación y apostolado es simplemente vivir la alegría de la presencia del Señor en todos los aspectos de nuestra vida y en la forma de amar a los demás, creando así, ante todo, un vínculo de amistad.

Reflexionemos sobre las palabras de la multitud cuando dijeron: Todo lo ha hecho bien. Y que la gracia de Dios esté siempre con nosotros para que nunca olvidemos la abundancia de tesoros que hemos recibido por medio de Jesucristo y el poder de su Espíritu.

Deja un comentario