Congreso Internacional de Cuidados Paliativos, Bioética y Discapacidad en la UTPL (Ecuador)

By 14 noviembre, 2019 noviembre 17th, 2019 Academia, Actualidad Idente, Ecuador, Sudamérica

Benedicto XVI, en su encíclica Caritas in Veritate, afirma que, “se necesitan unos ojos nuevos y un corazón nuevo, que superen la visión materialista de los acontecimientos humanos y que vislumbren en el desarrollo ese ‘algo más’ que la técnica no puede ofrecer”.

Ante esta premisa como Universidades Católicas y como sociedad responsable, nos sentimos exhortados a afinar la sensibilidad ética para salir de la esclavitud de la indiferencia que puede provocar el  individualismo tolerante y así descubrir lo realmente valioso que ofrecen la Bioética y los Cuidados Paliativos. Dichas disciplinas constituyen  alternativas humanizadoras para dotar de esperanza al dolor y al sufrimiento, no solo del paciente y sus cuidadores en la etapa final de la vida, sino a lo largo de la evolución normal de la enfermedad.

Los Cuidados Paliativos y el cristianismo están muy alineados, puesto que comparten valores de servicio, respeto a la vulnerabilidad, a la dignidad de las personas. Comparten valores como la esperanza y la compasión, que desde Cristo se eleva a la más exquisita caridad.

Nuestra responsabilidad como Universidad Católica se ha visto reflejado en el Congreso Internacional de Cuidados Paliativos, Bioética y Discapacidades, que organizamos desde el Departamento de Ciencias de la Salud de la UTPL. Este evento congregó a 18 ponentes internacionale y a 18 nacionales, quienes mostraron los últimas avances de la ciencia, nuevas opciones tecnológicas y terapéuticas, progresos asitenciales y de políticas públicas.

Desde el 7 hasta el 9 de noviembre de 2019 los Cuidados Paliativos se han hecho presentes en la UTPL como parte del diálogo que supera los límites verbales y penetra en la solidaridad y el compromiso interdisciplinar donde es clave la ética del cuidado. Una vez más se ha demostrado cómo los Cuidados Paliativos constituyen el escenario propicio para mostrar al hombre como un espíritu sicosomatizado, capaz de superar el individualismo atomizado para abrirlo a la riqueza de la filiación divina, la misma que le permite aceptar su vulnerabilidad y trascender.

Los 350 estudiantes de la modalidad presencial, 420 de la modalidad abierta, así como los 300 profesionales de todo el país, de Colombia y de Perú, fueron parte de parte de este compromiso con el discernimiento social, moral y sanitario, que hacen que la ciencia sea un aporte de promesa y esperanza.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario