Carlos Alberto Quispe, misionero idente boliviano de 21 años, renueva su consagración

“Cuando salí de mi pueblo, San Ignacio de Velasco, para venir a estudiar ciencias políticas a la ciudad de La Paz, recuerdo que dije a mi madre que iba a realizar cosas grandes en esta ciudad, pues yo pensaba en ser diputado, ministro o presidente; pero cuando ingresé a la vida religiosa me di cuenta de que de verdad hice cosas grandes en La Paz. No eran las que me había, sino que lo grande que realicé fue entregar mi vida a Cristo, y ponerme al servicio de la Iglesia y de mis hermanos”. 

Este fue su el testimonio de Carlos Alberto Quispe Herrera, misionero idente boliviano de 21 años, que al pasado 12 de octubre renovó sus votos religiosos, acompañado por sus hermanos de comunidad, por la familia idente, sus compañeros de universidad, amigos y feligreses de la parroquia Sagrada Familia, regida por los misioneros identes. Fueron momentos de mucha familiaridad y alegría por el “sí” dado a Cristo por Carlos Alberto. 

El acto se llevó a cabo en una solemne celebración eucarística realizada en la residencia Idente de la ciudad de La Paz. La Misa estuvo presidida por el P. Gregorio Cabrera Cabrera, superior de la comunidad de los misioneros Identes de La Paz; y fue él mismo quien recibió la renovación de votos de nuestro hermano. La vida religiosa de Carlos Alberto lleva el signo de Nuestra Señora del Pilar y de nuestra Señora de Aparecida, ya que, tanto el ingreso a la comunidad, como la renovación de la misma se realizaron un 12 de octubre. 

Deja un comentario