Evangelio del 22 de Abril

 

Yo soy el pan de Vida.

 

Evangelio según San Juan 6,44-51

Jesús dijo a la gente: “Nadie puede venir a mí, si no lo atrae el Padre que me envió; y yo lo resucitaré en el último día. Está escrito en el libro de los Profetas: Todos serán instruidos por Dios. Todo el que oyó al Padre y recibe su enseñanza, viene a mí. Nadie ha visto nunca al Padre, sino el que viene de Dios: sólo él ha visto al Padre.
Les aseguro que el que cree, tiene Vida eterna. Yo soy el pan de Vida. Sus padres, en el desierto, comieron el maná y murieron. Pero este es el pan que desciende del cielo, para que aquel que lo coma no muera. Yo soy el pan vivo bajado del cielo. El que coma de este pan vivirá eternamente, y el pan que yo daré es mi carne para la Vida del mundo”.


SOS Evangelio: claves de lectura

La forma más natural de defenderse es bajar el nivel, pensar mal, decir mal: cerrarse. En este punto queda excluida la posibilidad de novedad. Por eso “el que cree tiene vida eterna”. Si te cierras y escuchas tus resentimientos (que son la defensa de tu propia mediocridad) no puedes ser “enseñado por Dios”. Sólo de Dios, del Padre, se puede aprender la misericordia. Por eso, quien aprende del Padre va a Cristo. Quien aprende del Padre la magnanimidad de la misericordia, el carácter de la paternidad, evidentemente se asocia a Cristo, que recurre a Él para ejercitarla en la ofrenda de sí mismo, para darse como pan que da la vida, como Cristo se da a sí mismo. Todo esto está infinitamente lejos del resentimiento y la murmuración. Lo que aprendemos del Padre y de Cristo es ofrecernos a nosotros mismos. Y si muchas veces no tenemos nada bueno que ofrecer, entonces se da el resentimiento, es decir, la renuncia al propio derecho, a la propia opinión. Se espera cociendo el pan de la paciencia y la misericordia.
Para leer más: BERNARDO DE ANGELIS, CON VOI TUTTI I GIORNI, Lombar Key, 2008
[Acerca del texto publicado en este espacio, quedamos a disposición para su eliminación inmediata, si su presencia no fuese apreciada por quien tiene los derechos].

 

Deja un comentario