Evangelio del 15 de Abril

 

El Padre ama al Hijo y ha puesto todo en sus manos.

 

Evangelio según San Juan 3,31-36

El que viene de lo alto está por encima de todos. El que es de la tierra pertenece a la tierra y habla de la tierra. El que vino del cielo da testimonio de lo que ha visto y oído, pero nadie recibe su testimonio. El que recibe su testimonio certifica que Dios es veraz. El que Dios envió dice las palabras de Dios, porque Dios le da el Espíritu sin medida. El Padre ama al Hijo y ha puesto todo en sus manos.
El que cree en el Hijo tiene Vida eterna. El que se niega a creer en el Hijo no verá la Vida, sino que la ira de Dios pesa sobre él.


SOS Evangelio: claves de lectura

Esto significa entonces que ese juicio final ya está en marcha, comenzando ahora en el curso de nuestra existencia. Este juicio se pronuncia en cada momento de la vida, como respuesta a nuestra aceptación con fe de la salvación presente y operante en Cristo, o a nuestra incredulidad, con el consiguiente cierre en nosotros mismos. Pero si nos cerramos al amor de Jesús, somos nosotros mismos los que nos condenamos. La salvación es abrirse a Jesús, y Él nos salva; si somos pecadores -y todos lo somos- le pedimos perdón y si acudimos a Él con el deseo de ser buenos, el Señor nos perdona.
PAPA FRANCISCO, AUDIENCIA GENERAL Plaza de San Pedro, Miércoles 11 de diciembre de 2013
Para leer más: http://www.vatican.va/content/francesco/es/audiences/2013/documents/papa-francesco_20131211_udienza-generale.html
[Acerca del texto publicado en este espacio, quedamos a disposición para su eliminación inmediata, si su presencia no fuese apreciada por quien tiene los derechos].

 

Deja un comentario