Category

Id por todo el mundo

Tailandia: Misión Idente, 38 años de evangelización

By | Actualidad Idente, Id por todo el mundo | No Comments

Video informativo sobre las necesidades de la obra de las misioneras y misioneros identes en Tailandia, país con un 0,1% de católicos, en el que estamos presentes desde 1980, año en que llegó nuestro querido hermano Eduardo Domínguez Suriá (Tenerife 1949-Chiangmai 2011). El video se centra en la misión idente de Chiangmai, norte del país, donde el Instituto Id tiene el Centro Pastoral de Saraphee y una residencia para las misioneras.

“San Miguelito”: la Ciudad Monástica Idente de Bolivia

By | Bolivia, Id por todo el mundo | 3 Comments

Esta misión de “San Miguelito”, que durante treinta años ha desarrollado el Instituto Id de Cristo Redentor, Misioneras y Misioneros Identes en los llanos del sur de Bolivia, en la llamada Chiquitania boliviana, ha pasado de ser un colegio internado agropecuario, en el que se graduaron de bachilleres agropecuarios miles de jóvenes campesinos, a ser un centro de promoción humana y espiritual, una “ciudad monástica idente”, que en este siglo tiene una gran misión de restauración personal, familiar y social. Es lugar elegido para vencer los grandes males y enfermedades sicosomáticas y espirituales que acechan a muchas personas del mundo de hoy: soledad, pérdida del sentido de la vida, estrés, depresión, autorreferencialismo egocéntrico,…

A la Ciudad Monástica de San Miguelito acuden continuamente grupos de jóvenes para trabajar un fin de semana en un “Motus Christi” o retiro rejuvenecedor del su espíritu juvenil.

Jóvenes de Santa Cruz de la Sierra (a 450 Km), que se preparan para el sacramento de la Confirmación, pasan un fin de semana inolvidable, que reafirma su fe, su convivencia comunitaria; así como su deseo de volver a este que consideran un paraíso.

La iglesia dedicada a nuestro Padre Celestial, recientemente inaugurada y consagrada por la más alta autoridad eclesiástica de la Diócesis, es lugar de meditación, de encuentro con Cristo. Tanto dentro como en el atrio de la misma se encuentra el ambiente y motivación adecuados para ello.

Desde esta Ciudad Monástica Idente de San Miguelito se atiende a las comunidades rurales cercanas y se acoge a las comunidades religiosas, incluyendo las de clausura, que encuentran en la Ciudad Monástica un tiempo y espacio de inspiración para su vida de oración.

No puede faltar la foto de familia de cada grupo que pasa por la Ciudad Monástica de San Miguelito.

Los encuentros en la Ciudad Monástica de San Miguelito dan la oportunidad, casi siempre, de conocer algunas de las misiones jesuíticas mejor conservadas, cultural y arquitectónicamente, de toda América.

¡Bienvenidos a la Ciudad Monástica de San Miguelito, en Bolivia!

 

Repúblicas checa y eslovaca, un sueño idente de los superiores

By | Europa, Id por todo el mundo, República Checa | One Comment

En mi fantasía, cuando supe que iría a Praga, se me dibujaba la nieve y el aullido lejano de los lobos; en la realidad, cuando, en Bratislava, fui al primer supermercado, el habla de los eslovacos me evocó el lenguaje de los pájaros. Al llegar a Praga un mes después, en tren, un niño rubio cruzó su mirada con la mía, y fue como si el Niño Jesús de Praga estuviera ahí, en esa criatura encantadora. Era el 20 de septiembre de 1991.

Me había despedido de Felipe Rufes ese día, como de Antonio Vicente unos días antes. Ellos habían llegado a Checoslovaquia antes que yo; Felipe a Olomouc en febrero de 1991; Antonio Vicente a Bratislava, en julio del mismo año.

Cuando llegué a Praga, desde Olomouc, estaba en la estación de Holešovice el prof. Josef Forbelský, importante hispanista y traductor. Me acompañó al colegio universitario Kajetánka, mi primer lugar de residencia. No fuimos en taxi, como hubiera deseado el profesor, sino en una ambulancia que estaba allí, quizás esperando al turno de servicio, o por algún otro motivo; y es que los taxistas se negaban. Haría falta un poco de tiempo y espacio para tratar de exponer los motivos de esta negativa.

Los tres misioneros nos veíamos periódicamente en una de las tres ciudades. El superior era Felipe, que supo compaginar la sabiduría con la mansedumbre y el calor humano, y que no desatendió nunca el contacto con Luis Sánchez, el primer misionero idente que se asentó en el mundo eslavo, concretamente en Polonia.

Habían abierto brecha, con anterioridad, el Presidente de los misioneros y misioneras identes (P. Jesús Fernández) y la Superiora General de las misioneras (María del Carmen García Viyuela). Estos primeros viajes identes al mundo eslavo eran expresión del sueño del Fundador del Instituto y constituían el fundamento de todo lo que iba a venir después.

Así comenzaba la fundación en Checoslovaquia, que pronto se dividió en dos repúblicas, checa y eslovaca (el 1 de enero de 1993).

Ninguna de las peripecias vividas en estos primeros años tuvo la capacidad de producir sentimientos de soledad; no, el sentimiento de soledad no forma parte de la experiencia de los primeros misioneros identes de estas tierras: la presencia de Cristo, del Padre celestial, del Espíritu Santo, de María, del Fundador, de todo el Instituto lo excluían.

La Providencia iba sembrando el carisma, que brotaba en este campo de misión con pequeñas plantas que nacían, crecían, se desarrollaban. Así, nació la planta de las relaciones con el mundo universitario, en Olomouc, Bratislava y Praga: encuentros con intelectuales, con poetas. Nació la planta de la presencia de los misioneros en distintas facultades; la planta de los encuentros de jóvenes, nacionales o internacionales; la planta de la Juventud Idente, llegando a celebrarse pronto campamentos. También surgían las primeras vocaciones de misioneras y de misioneros: primero fueron las mujeres. Algunas estudiantes de la Facultad de Filosofía de Olomouc se pusieron a caminar por la senda del carisma idente. Entretanto aumentaba el número de jóvenes amigos, futuros jóvenes identes, y aumentaba la frecuencia y la amplitud de las actividades de la Juventud Idente. Sobre todo en Pilsen, donde vino a vivir un queridísimo amigo, Pablo Chacón, siguiendo la invitación del Superior General. Era verdaderamente el cumplimiento de la parábola del grano de mostaza.

Con la ordenación sacerdotal del que subscribe, se abrieron horizontes en el campo eclesiástico. Así germinó también la planta del Instituto del Arzobispado, donde lo habían nombrado director espiritual, a causa de un “rapto”, usando el término del obispo auxiliar de Praga, Mons. František Lobkowicz, ahora obispo de Ostrava-Opava. Con el Instituto del Arzobispado, muchas relaciones con jóvenes y profesores, destinadas a durar. De ahí surgió la vocación de John De Gree, que hace ya bastantes años vive en California con su numerosísima familia.

Allá por el año 1993, o quizás el 92, Felipe Rufes había conocido a Antonín Lukeš, destinado a ser el primer misionero idente del mundo eslavo. Mi primer contacto con Antonín siguió la descripción de Felipe cuando tuvo que partir para China: “Es un joven rubio, de pelo largo, pantalón corto y chancletas, y viene a misa a esta iglesia y siempre va a comulgar. Se llama Tonda. Le he propuesto un proyecto”. Yo le conocí a Antonín así: Cuando le vi pensé “seguro que es él”. Le esperé a la puerta de salida de la iglesia y le dije, en un checo que lo entendía Antonín solo porque era checo y le bastaban algunos elementos para entenderlo: “¿Eres Tonda?” Me respondió: “Sí”. “¿Conoces a Felipe?”. “Sí”. “¿Te ha hablado de un proyecto?”. “Mmm…”. Fuimos directamente a un pequeño parque cercano. Nos sentamos en un banco y hablé con él. Bueno, le hablé o le pronuncié palabras difícilmente inteligibles. A Antonín yo le entendía mejor, aunque no bien, porque creo que en una lengua extranjera es más fácil entender que hablar. Bien, pues Antonín Lukeš es actualmente párroco en la Parroquia de la Natividad de María, de Praga, donde reside una comunidad de tres misioneros.

Así iban creciendo esas tiernas plantas que la Providencia sembraba. En el año 1996, surgió la cabalgata de Reyes Magos de Praga, también en circunstancias providenciales. Esta cabalgata fue creciendo, hasta llegar a echar raíces en la República Checa y transformarse en tradición popular. Además, según parece, ha sido inspiradora de esta misma actividad en Polonia.

Ya desde los comienzos y con el paso de estos años, otras vocaciones, eslovacas, han ido surgiendo: Miloš Miko, Anita Szaboová, Jana Boboková, Michal Koči. Se sembró una semilla muy pequeña, un puñado de almas impulsadas por una ilusión irrefrenable: cumplir una misión; los superiores sembraron un sueño; ese sueño fue tomando forma y adquiriendo envergadura. El carisma idente comenzó a hacerse planta, árbol, y a extender sus ramas, y en sus ramas aparecieron nidos. Son las muchas personas – muchos millares – que han tenido noticia de los misioneros identes (desconocidos antes totalmente en Checoslovaquia), que han manifestado su amistad, que han abierto sus corazones al mensaje idente, que han ayudado a los misioneros y misioneras, que han participado en nuestras actividades, que mantienen contacto, que se sienten identes (es el caso, por ejemplo, de muchos jóvenes que constituyeron el núcleo de la primera Juventud Idente de esta región y que se identifican como “identes”). El carisma idente se ha extendido en estos años en la Parroquia de la Natividad de María, en las relaciones con universidades (sobre todo la de Santa Isabel en Bratislava), en la participación de muchos jóvenes en la Ruta Jacobea, en Motus Christi, en encuentros internacionales, o como voluntarios en América, donde misioneros y misioneras checos o eslovacos han ejercido misiones durante años, en la Familia Idente.

El futuro en estos países eslavos está clamando por nuevas manos, para transformar de nuevo unas tierras maltratadas por la historia en vergeles de religión, de santidad; como lo fueron en tiempos de sus mártires (San Venceslao, santa Ludmila, san Adalberto, san Juan Nepomuceno, san Juan Sarkander, y otros) y de sus grandes apóstoles (San Cirilo y San Metodio, San Procopio, Santa Inés, Santa Zdislava, San Clemente, san Adalberto, que además de mártir es el apóstol de Polonia y de Hungría).

En fin, estas pinceladas de los primeros tiempos de la presencia del carisma idente en las repúblicas Checa y Eslovaca – para nosotros han sido siempre una sola nación, Checoslovaquia – son como el bosquejo de una catedral realizado por un niño que apenas sabe agarrar el lapicero.

Alberto Giralda, M. Id

Hogar del Niño Jesús de Abancay: 33 años sirviendo a la infancia peruana

By | Id por todo el mundo, Perú, Sudamérica | One Comment

Por el P. Tomás Gordo, misionero idente y Director del Hogar del Niño Jesús.
El Hogar del Niño Jesús se encuentra ubicado en la parte central de la ciudad de Abancay, provincia de Abancay, del departamento de Apurímac (Perú). Comprende un área total de terreno de 1.630 m2.

La población que habita en el departamento de Apurímac está considerada como una de las más pobres de Perú, como consecuencia de haber vivido muchos años de postergación, con bajísimo nivel de vida y con elevado índice de analfabetismo. Esta situación adversa se agrava en la población campesina, y muy especialmente en los niños y jóvenes que tienen que vivir en la pobreza.

La creación del Hogar se da por la necesidad de albergar a niños y jóvenes provenientes de comunidades campesinas pobres de Apurímac, principalmente. En su gran mayoría, huérfanos de padres, debido a la violencia social vivida durante los años de terrorismo en las décadas de los 80 y de los 90. También hay niños y jóvenes procedentes de familias disfuncionales, con baja capacidad económica y necesitados de una educación mejor que la que se imparte en las comunidades campesinas.

El Hogar fue fundado por Monseñor Enrique Pelach y Feliú (segundo obispo de Abancay, período 1968-1992), siendo una construcción de adobes de unos 140 años, que tuvo que ser derribada al haber sido calificada como construcción ruinosa por Defensa Civil.

A fines de 1984, el obispado de Abancay encomendó la administración y dirección del entonces llamado “Hogar San Martín de Porres” a los Misioneros Identes, quienes desde el 12 de agosto de 2006, con la autorización episcopal, cambiaron su nombre por “Hogar del Niño Jesús”.

En marzo de 1999, tras 15 años de ralentización de las obras, se reanuda la reconstrucción del Hogar. También a un ritmo muy lento pues las ayudas son principalmente del exterior: España, Italia, Francia, Luxemburgo, Estados Unidos, etc. Las ayudas municipales son ocasionales, a base de algún alimento no perecedero, y en cantidades muy insuficientes, pero que se agradecen.

A partir del año 2009 hubo un nuevo avance en la reconstrucción del Hogar, gracias a donaciones provenientes de EE.UU, España, Italia y Luxemburgo. El agradecimiento a todos nuestros benefactores será siempre sincero y permanente, como no podía ser menos. Todas las ayudas han sido inestimables. En ocasiones, con esfuerzos encomiables, como es, por ejemplo, el caso de CANINCA (Islas Canarias, España) que desde muchos años, y aún hoy, aportan cantidades muy dignas de su capacidad económica. Actualmente, las ayudas que recibimos son de Italia (principalmente de Busseto), Estados Unidos y España.

Todas estas ayudas han disminuido alarmantemente en este último año (2016). ¿Serán los efectos de la crisis económica mundial? Lo más imprescindible es la cantidad destinada a la alimentación diaria de los chicos, para que el Hogar continúe abierto y pueda seguir prestando la labor benéfica que ha venido prestando durante más de 30 años a tantas generaciones de chicos y jóvenes de esta tierras andinas tan desprovistas de medios para soñar un porvenir con futuro profesional y “sentido de la vida”.

El Hogar del Niño Jesús tiene como misión brindar digno alojamiento, alimentación y formación humana y espiritual a cuarenta chicos de la región, entre los 8 y 18 años, en situación de escasos recursos económicos y dificultades sociales y familiares. Se les proporciona, además, formación primaria y secundaria de calidad, priorizando su formación humana y espiritual a fin de restaurar y elevar su autoestima, favoreciendo una convivencia donde se desarrollen valores y los chicos puedan desarrollar sus talentos en todos los ámbitos.

Además de los recursos económicos para la alimentación y cuidado de los niños y la infraestructura física, en continua mejora, son necesidades importantes el laboratorio informático, la actualización constante de la Biblioteca con buenos textos y materiales didácticos actuales, y equipos para la proyección de películas.

Camerún, treinta años de misión

By | África, Camerún, Id por todo el mundo | No Comments

Por Anne Daban, misionera idente

La misión idente en Camerún comenzó el 25 de junio de 1988. El arzobispo de Yaoundé, S.E. Monseñor Jean Zoa, había solicitado la llegada de misioneros identes tras haber tenido noticia de su existencia por los hermanos Jacquard, sacerdotes franceses que trabajaban en fabricar prótesis, sobre todo, para enfermos de lepra, en Camerún y en otros países. Éstos habían conocido a la joven doctora Anne Daban, que había trabajado como voluntaria con los misioneros identes en la selva amazónica peruana, en San Pablo de Loreto. Concretamente, con las doctoras Mª del Carmen Orts y Mª del Pilar Bandrés.

El 22 de junio de 1988, Fernando Rielo despedía en Madrid a los primeros misioneros destinados a Camerún, entre ellos, Anne Daban y Montserrat Serra Renom, con emocionadas palabras: “Sed apóstoles de África, misioneros de toda África”.

A su llegada al aeropuerto de Douala, S.E. Monseñor Zoa les estaba esperando para conducirles en su coche a Yaoundé. Desde el primer momento experimentaron su delicadeza y preocupación paternal por cada uno de ellos así como su identificación con el carisma idente pues repetía: “todos somos itinerantes”.

Los misioneros identes fueron instalados en la Parroquia Ste. Marie Médiatrice, segunda parroquia de Yaoundé, creada en 1932 por misioneros franceses. Al principio vivieron con tres sacerdotes cameruneses, lo que les ayudó a conocer de cerca su visión y su experiencia pastoral frente a la tradición africana y las costumbres. Ellos les aconsejaron tomar el tiempo necesario para aprender a conocer la mentalidad. “Tomar su tiempo” es un concepto muy presente en la sabiduría africana. Tiempo para observar, tiempo para escuchar, tiempo para hablar, tiempo para reflexionar… Las palabras del Fundador, “mirar África con la pupila del amor”, también les ayudaron a entrar en un mundo totalmente nuevo para ellos.

La evangelización de Camerún había comenzado en 1890 con los Padres Palotinos alemanes. A partir del ofrecimiento de estas tierras a María, como Reina de los Apóstoles, en la festividad de la Inmaculada Concepción de María de 1890, la evangelización había tomado fuerza entre la población. Así pues, en 1990 se celebró el Primer Centenario de la evangelización y se vivió un nuevo impulso apostólico. Para clausurar este aniversario, el 8 de diciembre de 1991 fue coronada María como Reina de los Apóstoles y Patrona de Camerún, volviendo a confiarle el país a Ella.

En este providencial contexto histórico llegaron este primer grupo de hermanos y hermanas identes que empezaron a dedicarse de lleno a la parroquia encomendada. Además de ello, las misioneras también trabajaron en el campo de la salud y de la enseñanza con clases en el Seminario menor y en escuelas católicas.

El 20 de enero de 1993, y con la presencia del Superior General de los misioneros identes, P. Luis Casasús, S.E. Monseñor Zoa ordenó sacerdote a Enrique Guedeja, misionero idente español, que había llegado a esta misión en 1989. Poco después, en 1990, llegó el también español José Manuel Conde, sacerdote idente, que fue párroco durante varios años.

Ordenación sacerdotal de Enrique Guedeja, por parte de Mons. Jean Zoa, el 20-1-1993 en Yaoundé

Otro hito histórico fue el reconocimiento jurídico de la Institución ante el Estado de Camerún, en 1998, al mismo tiempo que se celebraba el funeral de S.E. Monseñor Jean Zoa, viendo en ello un signo de su intercesión.

Tras la visita del Presidente de la Institución idente, P. Jesús Fernández Hernández, y de la Superiora General de las misioneras identes, Mª del Carmen García Viyuela, la misión se vio reforzada con la llegada del sacerdote español Efrén Blanco (1994) y de la misionera ecuatoriana Bertha Caiza (1995).

En 1996 se abrió la fundación de Chad, segunda fundación idente de África. Se cumplían las palabras del Fundador: “La fundación de Camerún será la puerta de África para nuevas fundaciones”. José Manuel Ballesteros, médico y sacerdote, Acisclo Díaz, sacerdote, y algunos meses después, Paul Alexandre, llegaron a Yaoundé con destino el Chad. Después se incorporaron a la misión del Tchad Justo de la Fuente, médico, en 1997, y las misioneras Mª Lourdes Real, Mª Carmen Díaz y Haydée Alvarez en 1999.

 

El sucesor de Mons. Zoa, Mons. André Wouking, autorizó la construcción de las dos casas de formación, para misioneros y misioneras, con sendos centros polivalentes para los jóvenes. Vimos en ello la intercesión de aquél que nos había abierto su diócesis y había sido un pastor y un padre para nosotros.

En el año 2000 se confía al Instituto Id misioneras y misioneros identes la Parroquia de la Ste. Famille d’Elig-Assiga, al dividirse la gran parroquia de Ste. Marie Médiatrice en tres parroquias. A la vez, era evidente la bendición de nuestro Padre Celestial hacia nuestro amado Fundador y su amor por la juventud, a través de la expansión rápida de la Juventud Idente.

Se había creado un centro de Corte y Confección en la parroquia Ste. Marie Médiatrice, el cual continuó en el Centro Polivalente de las misioneras. Actualmente se realiza también la alfabetización de mujeres y jóvenes. Es un centro femenino para ayudar en la formación profesional de jóvenes de bajos recursos económicos. Por su parte, la comunidad de misioneros identes ofrecían talleres de electricidad y carpintería para los chicos en los locales de la parroquia, primero, y en el centro polivalente, después.

En 2008 llegaron desde Chad, al cerrarse la fundación por el momento, Justo de la Fuente y Mª Lourdes Real, con el fin de incorporarse a la nueva misión confiada por el entonces arzobispo de Yaounde, S.E. Mons. Tonye Bakot: el Centro Católico Universitario de la Universidad de Yaundé II, creado por los PP. Jesuitas. Dicho centro se convertía en parroquia universitaria y se confiaba a los misioneros identes. Providencialmente, el decreto tenía fecha de 25 de junio de 2008, ¡vigésimo aniversario de la llegada de los primeros misioneros identes a Camerún!

En junio de 2009 un grupo de más de 30 personas participó en la Peregrinación a Roma, con ocasión del 50º Aniversario de la Institución. Amigos de los misioneros identes y feligreses de las parroquias nos acompañaron y fueron motivo de edificación y de comunión para los demás, por su alegría y piedad. Fueron unos días inolvidables, de gracia y de felicidad para todos. Todavía continúa el lazo en torno al seis de diciembre, aniversario del tránsito del Fundador al cielo. El broche de oro aquel año fue la ordenación sacerdotal de Justo de la Fuente por Mons. Tonye Bakot, en la parroquia universitaria “S. Pedro y S. Pablo” el 22 de noviembre.

Actualmente, ya hay misioneros y misioneras cameruneses profesos, jóvenes que se están formando y familias que viven unidas al carisma y colaboran en las actividades apostólicas en las dos parroquias. En ellas son miembros de los Consejos Parroquiales, de Cáritas, catequistas, formadores de parejas, etc. Se ha empezado a realizar el deseo de Mons. Zoa: “constituir equipos como Cristo lo hizo con sus doce apóstoles, y sus setenta y dos discípulos, para llegar a las muchedumbres”.