Instituto Id

EI Instituto Id de Cristo Redentor, misioneras y misioneros identes es una nueva forma de vida consagrada de derecho pontificio, fundada por Fernando Rielo en 1959, en Tenerife (España). Está formado por dos ramas: una de clérigos y laicos celibes y otra de mujeres célibes, que asumen con votos públicos los consejos evangélicos de castidad, pobreza y obediencia; y por asociados, hombres y mujeres, comprometidos según su propio estado, con promesas temporales o perpetuas, en vivir el carisma y la misión del Instituto.  Tiene presencia en veinte países alrededor del mundo (África, América, Asia y Europa).

Carisma

El carisma idente consiste en el seguimiento e identificación con Cristo, viviendo y testificando, bajo la acción del Espíritu Santo, una conciencia filial que tiene al Padre Celeste como modelo de santidad. Así viene expresado en su mismo nombre, idente, que procede del mandato “Id y predicad el Evangelio” y significa caminar uniéndose con la divina conciencia filial de Cristo. Idente es un neologismo construido con el imperativo ‘id’ del verbo ir y la desinencia ‘ente’, del participio latino –ens, -entis.

La santidad filial es la misión primordial a la que han sido llamados cada uno de los misioneros y misioneras, como afirma el Fundador:
“No habéis nacido a una vocación apostólica para enseñar muchas cosas, sino aquellas que están bajo el canon de la palabra Padre”. (F. Rielo, En el Corazón del Padre, BAC, 2014, p. 27)

El carisma está fundado sobre estos tres principios evangélicos:
1) la vocación a la santidad, en respuesta al mandato: “sed santos como vuestro Padre Celestial es santo” (Mt 5,48);
2) la promoción de la vida comunitaria y el espíritu de familia, confiando en el consejo promisorio de Jesucristo: “cuando dos o más están reunidos en mi nombre allí estoy en medio de ellos” (Mt 18,20).
3) la prioritaria dedicación a la misión evangelizadora, a la que se está totalmente dedicado siguiendo el imperativo apostólico: “id por todo el mundo y proclamad la buena nueva a toda la creación” (Mc 16,15).

El lema del Instituto es Cree y Espera, lo que significa que la fe y la esperanza, fundadas en la caridad, son las que deben animar la vida de sus miembros y guiar sus pasos para la plenitud de su vocación.

Ámbitos específicos del Carisma

El carisma idente tiene dos ámbitos específicos:
1) El diálogo con los intelectuales para la propagación y defensa de la verdad revelada, como forma de servicio y defensa de la Sagrada Escritura, de la Tradición y el Magisterio de la Iglesia en el mundo de hoy.
2) El apostolado con los jóvenes que perdieron su fe católica o no la alcanzaron nunca.

Esta labor evangelizadora se realiza en variedad de misiones según las distintas solicitudes de las iglesias locales y conforme a las necesidades de cada tiempo. La universalidad apostólica del Instituto hace que establezca fundaciones en beneficio de la humanidad y, especialmente, de la Iglesia. Además, suscribe acuerdos con instituciones que procuran el bien moral y civil de la persona humana.

Estructura del Instituto

La estructura y el ordenamiento jurídico del Instituto, procediendo del carisma y del espíritu de familia, viene determinada por dos ramas con autonomía propia:
1) Misioneras identes, regidas por la Superiora General, María del Carmen García Viyuela.
2) Misioneros identes, regidos por el Superior General, Luis Casasús Latorre.
A su vez, ambas ramas manifiestan su comunión entre sí sujetándose a un Presidente, Primado de la Institución, Jesús Fernández Hernández, que ejerce su misión de gobierno como primero entre muchos hermanos y hermanas.

Audiencia del Santo Padre Francisco con el Presidente (en el centro) y Superiores Generales del Instituto Id con el el 16-5-2016